Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional SÁBADO 12 2 2005 ABC Londres estudiará no reparar más submarinos atómicos en Gibraltar Afirma que la avería del Tireless fue algo excepcional b El aeropuerto de Ginebra, gestio- rá a analizar algunos modelos existentes. Entre estos, está el de los aeropuertos franco- suizos de Ginebra y BasileaMulhouse, que son compartidos por Francia y Suiza. España, según supo ABC, plantea la necesidad de que haya una sola terminal y no dos ramas diferentes, una hacia La Línea de la Concepción y otra hacia el Peñón. nado por Francia y Suiza, se apunta como modelo para el uso conjunto hispano- británico del aeropuerto del Peñón LUIS AYLLÓN MÁLAGA. El director general para Europa del Foreign Office, Dominick Chilcott, aseguró ayer a las autoridades españolas que la reparación del submarino nuclear Tireless en Gibraltar, que permaneció en la base naval de la colonia durante un año, fue un caso excepcional según señalaron fuentes diplomáticas, tras la primera reunión del Foro de diálogo sobre el Peñón celebrada en Málaga. El encuentro tenía como objetivo central estudiar el uso conjunto del aeropuerto gibraltareño. Sin embargo, el director general para Europa y EE. UU. del Ministerio español de Exteriores, José Pons, planteó a su colega británico, en presencia del ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, la exigencia española de que Londres ponga por escrito la promesa que en mayo de 2001, tras la salida del Tireless hizo el entonces secretario del Foreign Office, Robin Cook, de que no habría más reparaciones que afectaran al sistema nuclear de los submarinos. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, estuvo en Málaga para, sin participar en las reuniones, subrayar la importancia que el Gobierno da al Foro y a las reclamaciones sobre los submarinos. Chilcott mostró la disposición del Gobierno británico a estudiar la demanda española, tras consultas con su Ministerio de Defensa. Dado que Chil- cott tiene rango de director general, no hubo, por ahora, una aceptación clara por parte de Londres de la petición de España- -que querría que las reparaciones no fueran de ningún tipo- pero sí la percepción de que se trata de una cuestión que irrita no sólo a los españoles, sino también a los propios gibraltareños. Así lo reveló ayer el propio Caruana ante los periodistas, aunque precisando que no les molesta que se hagan otro tipo de reparaciones que no afecten al sistema nuclear. Al concluir la reunión, José Pons dio lectura a unas conclusiones acordadas con británicos y gibraltareños, en las que, además de la referencia a la cuestión de los submarinos, se anuncia que, en un ambiente cordial y constructivo se ha acordado poner en marcha un grupo de trabajo técnico para explorar las posibilidades de uso conjunto del aeropuerto instalado en el istmo del Peñón, de forma que resulte beneficioso para la población de Gibraltar y del Campo de Gibraltar. La satisfacción de Caruana Caruana, a quien se veía sensiblemente satisfecho de la forma en que se está desarrollando la cooperación con las autoridades españolas, advirtió, no obstante, que un acuerdo sobre el aeropuerto tardará su tiempo y se mostró contrario a fijar plazos para no ser rehenes de ellos. Por otra parte, a petición de los gibraltareños, se estudiarán mecanismos para agilizar el tráfico por la verja que separa Gibraltar de La Línea, y para facilitar el funcionamiento de las 70.000 líneas telefónicas que en 2001 facilitó España a Gibraltar y que, por problemas entre las operadoras, no han comenzado a funcionar. Una sola terminal Descartada cualquier posibilidad de utilizar elementos del acuerdo suscrito en 1987, que no llegó a ponerse en marcha y hoy está obsoleto, el grupo de trabajo, que tendrá una parte más técnica y otra más jurídica, comenza- El Foro de diálogo se reunió ayer por primera vez. En la orden del día, el uso conjunto del aeropuerto de Gibraltar EFE CARLOS RODRÍGUEZ BRAUN YANKEE COME HOME! s fácil, y también razonable, burlarse del ímpetu de Moratinos persiguiendo a Rice y vanagloriándose de lo cálido de su fugaz y peatonal encuentro, o de la desmesurada sonrisa de Bono ante Rumsfeld. Pero ambos ridículos son en realidad laboriosos y plausibles empeños para reparar a toda prisa el antiamericanismo de Rodríguez Zapatero, pródigo en desaires desde que ostensiblemente no respetó la bandera estadounidense. Yankee go home! Tal ha sido la progresista consigna del líder que, destino esquivo, debe ahora invertir. Como apuntó ayer el Economist esta ha sido una buena semana para el E simbolismo. Nada menos que Francia recibió simultáneamente a Rumsfeld y a Rice. Ocho países europeos, ocho, visitó doña Condoleezza en su primer viaje como jefa de la diplomacia norteamericana, y sus mensajes más importantes los emitió nada menos que en París, donde también todos le sonrieron y la llamaron Condi ¿Hay una actitud diferente desde Washington? Sin duda alguna. Nadie habló de la old Europe y en cambio Rice enfatizó una agenda común a ambos lados del Atlántico. Afirmó que a EE. UU. le interesa una Europa fuerte, anunció que tal será la idea que transmitirá Bush en su próximo viaje a (nótese) Bruselas, y subrayó la cooperación en lo tocante a Kosovo, Afganistán, Líbano y Siria. Es verdad que no hay coincidencias en asuntos como las armas para China, y otros, como Iraq, pero la secretaria de Estado sonrió amablemente y aclaró: tampoco debemos estar de acuerdo en todo. La nueva actitud americana no oculta que el verdadero cambio es el europeo, un cambio profundo que ha dejado descolocado a Rodríguez Zapatero, y ante el cual da la sensación de que las luminarias socialistas se verán forzadas a hacer algo ligeramente distinto de, por ejemplo, vocear su fascinación ante el más siniestro y duradero dictador de América Latina. Editorializó irónico el Wall Street Journal no hay nada que cure mejor las heridas que el éxito. En efecto, las elecciones en España operaron como un deficiente predictor de los acontecimientos. Después ganó Howard en Australia en octubre, Bush en EE UU en noviembre, y esta semana Rasmussen en Dinamarca (y lo llamaron de la Casa Blanca para felicitarlo) Cabe recordar que la oposición danesa se había comprometido a retirar el medio millar de soldados que su país tiene en Iraq. ¿Usted cree que Rasmussen divagó sobre alianzas de civilizaciones? Pues no. Dijo, simplemente: no abandonaremos al pueblo iraquí Y ese pueblo, abandonado por nuestro progresista Gobierno, cuando tuvo que elegir entre lo que pedía Bush y pedían los terroristas (perdón, quise decir insurgentes sorteó bombas e hizo lo que recomendaba ese reaccionario unilateralista tejano. Apenas hemos empezado a ver lo que puede lograr la libertad, declaró Rice en París. Puede ser, pero el que lo ha visto más tarde es el presidente español. Por cierto, el próximo gobernante de peso a presentarse a unas elecciones es Blair, otro aliado de Bush, que seguramente las ganará. Es que Rodríguez Zapatero tiene un ojo.