Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional SÁBADO 12 2 2005 ABC Interrogados dos benedictinos por presunta relación con Antza jefe de ETA Una nota hallada en la casa del etarra decía que el fraile francés daría al español un paquete b La Guardia Civil puso en libertad a Agirre Begiristain después de interrogarle para averiguar si tiene en sus archivos del convento de Lazcano documentos de la banda D. M. J. P. MADRID. El monje benedictino Juan José Agirre Begiristain, detenido ayer por la Guardia Civil por su presunta relación con el dirigente de ETA Mikel Albizu Antza fue puesto en libertad tras prestar declaración en el convento de Lazcano (Guipúzcoa) Por el mismo motivo y en una operación simultánea, la Policía francesa detuvo al navarro Marcel Etxendia, también monje benedictino, en el monasterio de Belloch en Urt, donde en 1962 la banda terrorista celebró su primera asamblea. Etxendia, de 70 años, también fue puesto en libertad. Agirre, director de la biblioteca del monasterio de Lazcano- -uno de los archivos más importantes con información sobre el País Vasco- negó, en declaraciones a los medios de comunicación después de ser puesto en libertad, cualquier relación con ETA. Y es que la Guardia Civil le preguntó si tenía en su poder documentos de la banda, como el Zutabe boletín interno de la organización criminal. Con cierta dosis de ironía, Agirre afirmó que dijo a los agentes que su misión es simplemente recopilar documentación de todos los partidos políticos vascos. Como archivero tengo las puertas abiertas para todo el mundo. No hago distinción Según informaron a Efe conocidos y colaborares del monje, Agirre recibía periódicamente documentos etarras, como la revista Zutabe para ser archivada en la biblioteca que dirige en el convento. La Guardia Civil detuvo a Juan José Agirre, de 75 años, gracias a una comisión rogatoria internacional enviada desde Francia con los detalles de su presunta relación con Mikel Antza La Policía francesa halló hace dos días una nota mecanografiada en la que aparecían mencionados los dos monjes benedictinos detenidos. Según fuentes de la lucha antiterrorista, la nota estaba oculta, junto a otras, en un agujero en el que se puede introducir la mano después de retirar una trama de madera en la casa de Sallies de Bearn, donde fue detenido el jefe del aparato político de ETA, Mikel Albizu, Antza el 3 de octubre de 2004, junto a Soledad Iparraguirre, Anboto Pidió copia de su testimonio para archivarla El sacerdote narró de forma jocosa que al finalizar su interrogatorio pidió a los agentes de la Guardia Civil una copia de su declaración firmada para poder clasificarla e incluirla en el archivo de Lazcano. Agirre, que prestó testimonio durante diez minutos en presencia de la abogada Elu García, estuvo acompañado por el prior del convento. Tras comunicarle los agentes que quedaba en libertad- -sobre las cuatro de la tarde- -se le notificó que su declaración sería enviada al juez, quien podría llamarle para ampliarla. En tono irónico, dijo que tenía ansias por tener material de todos los partidos sean éstos de izquierdas, de derechas o de centro, porque eso es historia del mañana. Si no se recopila, el día de mañana qué pasaría señaló, para calificar de tesoro toda la documentación que guarda en su archivo. En la nota se indicaba que había que entregar un paquete, del que no especificaba su contenido- -se sospecha que podría contener Zutabes a Marcel Etxendia, ya que Juan José Agirre iba a visitar al monje residente en Belloch en Urt para recogerlo. En este sentido cabe recordar que tras la detención de Mikel Antza se localizó el lugar en el que el dirigente etarra imprimía los boletines internos de la banda. El hallazgo de la anotación manuscrita fue comunicado inmediatamente por la Policía francesa a la Guardia Civil a través del enlace del instituto armado en suelo francés. Los agentes de la Benemérita decidieron detener a Agirre previa comunicación al Juzgado central de instrucción número cinco de la Audiencia Nacional, cuyo titular, Baltasar Garzón, se encuentra esta semana de guardia. Hasta el monasterio benedictino se desplazaron políticos vascos para expresar su apoyo a Agirre, entre ellos Joan Joxe González de Txabarri, Joseba Egibar, el miembro de la mesa nacional de Batasuna Joseba Permach y el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga. EFE El monje Agirre (arriba) recibe, ayer, el apoyo, a la derecha, de Joseba Permach (Batasuna) y de Joseba Egibar (PNV) Abajo, el fraile atiende a una llamada telefónica Otro capturado por integrar el aparato de captación ABC MADRID. La Policía detuvo ayer en Azpeitia (Guipúzcoa) a Unai Lizaso Sanz, de 29 años, por su presunta vinculación con ETA. El arrestado está directamente relacionado con Iker Iparraguirre Galarraga, quien logró eludir a los agentes el pasado miércoles y aún se encuentra huido. Las identidades de Iparraguirre y de Lizaso han surgido a raíz de las 14 detenciones practicadas en el País Vasco, Navarra, Cádiz y Valencia. En el transcurso de esa operación Iparraguirre detectó la presencia po- licial por las calles de Azpeitia y echó a correr. Los agentes realizaron dos disparos al aire de intimidación que no surgieron efecto. Iparraguirre se refugió en una herriko taberna enfiló el cuarto de baño y saltó otra vez a la calle por la ventana. La detención de Lizaso es la número quince de las practicadas por la Policía en la sexta operación contra el aparato de captación e información de ETA, a raíz del análisis de la documentación incautada al que fuera jefe del aparato militar de la banda Ibon Fernández Iradi.