Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura VIERNES 11 2 2005 ABC Alfred Stieglitz, el espíritu rebelde que renovó el arte norteamericano del siglo XX El padre de la fotografía moderna en EE. UU. se reúne con amigos y colaboradores en el Reina Sofía es mi pasión; la busqueda de la verdad, mi obsesión decía Stieglitz, que exportó a su país los nuevos vientos que llegaban del Viejo Continente NATIVIDAD PULIDO MADRID. El espíritu rebelde y apasionado del padre de la fotografía moderna en Estados Unidos, Alfred Stieglitz, deambula por los rincones de la sala A 1 del Reina Sofía, junto a obras de la que fuera su esposa, Georgia O Keeffe (una de las artistas más interesantes y enigmáticas del siglo XX) sus colaboradores más íntimos (el caricaturista Marius de Zayas, el pintor Francis Picabia, el fotógrafo Eduard Steichen... y estupendas piezas de su propia colección, algunas donadas a importantes museos. Aunque en principio desborda al visitante la amplitud de esta sala para el pequeño formato y el carácter intimista de las obras, tienen éstas tal intensidad que se acaba olvidando ese inconveniente. Organizada en colaboración con el Museo d Orsay de París y comisariada por Daniela Tilkin y Françoise Heilbrun, la muestra resulta un apasionante y apasionado paseo por el Nueva York del primer tercio del siglo XX, cuando Stieglitz y su círculo pusieron patas arriba el arte en Estados Unidos, con la mirada puesta en la efervescente Europa de la época. Maestros hoy inb La fotografía discutibles como Rodin, Matisse, Picasso, Brancusi, Braque o Cézanne pisaron suelo norteamericano gracias al visionario Stieglitz. Fotógrafo intenso, atrapó con la misma poesía ciudades fantasmagóricas que se desvanecen entre brumas, rascacielos o árboles (de todos ellos hay ejemplos en la exposición) Pero también se distinguió como editor (creó las revistas Camera Work y 291 galerista (puso en marcha The Little Galleries of the Photo- Secession- -más conocida como 291, pues estaba situada en ese número de la Quinta Avenida- The Intimate Gallery y An American Place, además de apoyar la gestación de la Modern Gallery) mecenas (promocionó a muchos jóvenes creadores) filósofo... El núcleo de la muestra lo componen ochenta fotografías de Stieglitz, en las que se aprecia claramente su evolución en este lenguaje (del pictorialismo a la imagen directa) Especialmente mágicos resultan los retratos que hizo de distintas partes del cuerpo de O Keeffe: sus pies, su pecho y, muy especialmente, sus manos. También destaca una serie de pinturas de Picabia; un espléndido Violinista de sociedad de Gino Severini, propiedad del Metropolitan neoyorquino, un grupo de esculturas doradas de Brancusi o un puñado de máscaras africanas que tanto le fascinaban. Un apartado dedicado a Duchamp reúne la Fuente de este último (su célebre urinario) junto Georgia O Keeffe. Manos y uvas (1921) de Alfred Stieglitz a una foto de esta pieza firmada por el propio Stieglitz. Se integran a la muestra los dos nuevos braques, comprados para el CARS por Cultura, y que ayer se presentaron oficialmente. Fotógrafo, editor, galerista, mecenas y filósofo, Alfred Stieglitz tuvo como compañera de viaje y musa a la artista Georgia O Keeffe Nueva York y el arte moderno. Alfred Stieglitz y su círculo (1905- 1930) Museo Reina Sofía. Hasta el 16 de mayo Los partidos miden sus fuerzas en el Senado sobre el Archivo de Salamanca A. B. H. MADRID. El debate sobre la desmembración del Archivo General de la Guerra Civil en el seno de la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado sirvió ayer para escenificar el enfrentamiento que ha convertido la salida de los papeles de Salamanca en una cuestión de Estado. Si la ministra de Cultura, Carmen Calvo, intentó hacer frente al reclamo de los populares haciéndose la sueca y negando amenaza alguna sobre el patrimonio español, la consejera de Castilla y León, Silvia Clemente, cargó las tintas repasando uno por uno los argumentos que esta Comunidad esgrime en su defensa de la unidad documental del centro archivístico de Salamanca: las particularidades de su origen, la doctrina de la Unesco, la Constitución... Clemente exigió la prevalencia del interés general de todos los españoles, anunció su intención de solicitar la inclusión del Archivo en el Registro de la Carmen Calvo, ayer en el Senado EFE Memoria de la Humanidad creado por el Consejo Internacional de Archivos en 2003 y recordó a Calvo la petición del presidente del Gobierno: Dejemos a la historia que descanse Para la responsable cultural de Castilla y León, no es ésta menos Comunidad por respetar el orden constitucional y exigir al Estado que lo garantice y, en este sentido, denunció las irregularidades observadas en todo el proceso de asesoramiento, así como la falta de diálogo con Castilla y León. Este encuentro de todas las Comunidades, afirmó Clemente arropada por los consejeros de las Comunidades gobernadas por el PP, ha de traducirse en un pacto de Estado que asegure el mantenimiento de la configuración actual de nuestros archivos, museos y bibliotecas Carmen Calvo reprochó cierto tono ofensivo intolerable en una cámara como ésta y defendió que la salida de los papeles a Cataluña no es un conflicto, sino una decisión, y no se puede se- guir utilizando la política como arma arrojadiza, porque es una cuestión de voluntad que nada tiene que ver con la coyuntura ¿Por qué los anteriores ministros de Cultura fueron tan tontos y usted tan lista? inquirió a Calvo el portavoz popular en el Senado, Juan Van Halen, quien recordó a la ministra que su decisión nace del fruto con el tripartito catalán y que esto es poco serio Más serio se mostró el alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, que fue tajante al advertir que no vamos a consentir que salga ni un papel y calificar la actitud de la ministra de muro de incomprensión, intolerancia e incultura A su juicio, el de Carmen Calvo es un papelón que pasará a la historia como el de la primera ministra de Cultura que desmantela culturalmente el Estado, aunque confió en el largo camino jurídico que acaba de empezar. Por su parte, la consellera de Cultura de la Generalitat, Caterina Mieras, que apostó por cerrar el pasado exigió al Gobierno que elija entre un archivo del expolio sin Cataluña y uno nuevo con todos y advirtió que Cataluña sólo estará en Salamanca si quiere