Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 VIERNES 11 2 2005 ABC Cultura y espectáculos En ARCO, estas arañas se encargan de dar mucho la lata con sus ritmos Uno de los pasajes más impactantes de la muestra, de la mano de Martín y Sicilia Este Madrid que sueña olímpicamente tira con ARCO. Unas veces da en la manzana y otras en las mismísimas narices de los asistentes. En general, en la feria se mira, aunque alguno asegure que también se ve. La vista es la que trabaja, en cualquier caso Lo que hay que ver TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE FOTOS: IGNACIO GIL Lo importante es participar, desde luego. Sobre todo después de la visita de los trece hombres sin piedad del COI la pasada semana, que nos quieren hacer pasar por el aro (por los cinco aros, hablando en plata) de las grandes ideas del Barón de Coubertain. A jugar, pues, camino de 2012. Y a entrenar. Bien puestos a cubierto en los recintos de Ifema, y preparados, listos, ya para un fin de semana de alta competición en un deporte poco extendido entre nosotros (y entre vosotros y ellos) el arte contemporáneo, o deportivamente hablando, el tiro con ARCO, ésa gran feria de las vanidades (y hasta de las banalidades) artísticas en su vigesimocuarta edición. Los unos aseguran que esto no es sino un gran zoco, con demasiados ceros a la derecha, y hasta alguno a la izquierda. Los otros que si aún pervive cierto aroma de bazar de las sorpresas. Animales y animaladas Nuestro ARCO se tensa y hasta apabulla, con más galerías que Alcatraz, y no le rondemos a Burt Lancaster con los pajarillos, que lo que le han hecho a esos pobres canarios de uno de los stands encerrados y rodeados de peces no tiene perdón de Dios, que revolo- tean con una cara de susto que ni que hubiesen visto al pollero. Y es que en esta mastodóntica muestra (hay más animales repartidos entre las distintas galerías, y hasta algún reptil, artísticamente hablando, claro) nadie puede dudar de que hay arte, mucho arte, pero también ensayo, bastante ensayo. Y unas cuantas ocurrencias que nunca deberían haber salido de las páginas de un fanzine. Pero es que los pabellones 7 y 9 (esto de pabellón suena a novelón ruso y a tisis y a Chejov que no vean) van sobrados. Y aquí hay más ego que en el monólogo de Molly Bloom, y por haber hay hasta algún alter ego, Berlinde de Bruyckere, Resina, piel de caballo, PU- foam, cera, hierro