Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 11 2 2005 ABC Ciencia Descubiertos primitivos organismos unicelulares en la sima oceánica más profunda de la Tierra Se trata, en su mayoría, de especies hasta ahora completamente desconocidas para la ciencia b El ADN de esas especies, que Vida en las profundidades Especimenes encontrados Científicos japoneses han descubierto, con ayuda del sumergible robótico Kaiko extraños organismos unicelulares en los sedimentos de la sima Challenger, la fosa abisal más profunda del planeta El submarino Kaiko desaparecido en 2003, era el ingenio con mayor capacidad de inmersión Cable de control ROV Kaiko -Longitud: 3,1 m- Anchura: 2,0 m- Altura: 2,3 m- Peso: 5.600 kg- Profundidad máxima: 11.000 m- Velocidad de avance: 2 nudos- Velocidad de ascenso: 1 nudo Focos 3 cámaras de Tv Brazo articulado Motores Cesta de muestras Barco de apoyo Yokosuka Sonar La vida a once mil metros Las criaturas unicelulares descubiertas por los investigadores japoneses forman parte de una clase de organismos llamados foraminíferos. Y han sido recogidos a 10.896 metros de profundidad en el fondo de la sima Challenger. De formas redondeadas y alargadas, estos seres están protegidos por una blanda cubierta orgánica. Y soportan presiones de 110.000 kilopascales, unas mil veces superior a las existentes en la superficie terrestre. Los análisis de ADN indican que son organismos que datan del periodo precámbrico, anterior a la explosión de especies modernas. Los ejemplares más abundantes y sorprendentes tienen forma de tubo, dividido en varias cámaras visibles a través de sus transparentes paredes corporales. marzo de 2003, cuando uno de sus cables secundarios se rompió durante la aproximación de un tifón. Con ese accidente desapareció uno de los pocos ingenios construidos por el hombre que podía alcanzar profundidades de más de seis mil metros. viven a casi 11 km. de la superficie, indica un origen antiguo, anterior a la explosión biológica del Cámbrico, hace 550 millones de años A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. En la fosa oceánica más profunda de nuestro planeta, la sima Challenger, de 10.896 metros, la vida también se abre paso. Con ayuda del batiscafo robótico Kaiko científicos japoneses han hallado una fauna submarina dominada por diminutas criaturas de morfología muy simple. En su mayoría son especies desconocidas para la ciencia que forman parte de una clase de organismos marinos unicelulares llamados foraminíferos, los seres vivos más abundantes de los mares junto a las bacterias. Estas criaturas de formas redondas y alargadas están protegidas por una blanda cubierta orgánica, en lugar de conchas como es habitual en las 4.000 especies conocidas de foraminíferos. La razón es que a tales profundidades no encuentran el suficiente carbonato de calcio para formar un caparazón, según detallan Yuko Todo y sus colaboradores en un estudio publicado en la revista Science En la oscuridad completa que reina en el fondo de esa fosa abisal, esos seres han logrado adaptarse a la tremenda presión que ejerce sobre sus organismos una columna de agua de casi 11.000 metros. Se estima que esos microscópicos seres soportan presiones de 110.000 kilopascales, unas mil veces superior a la existente en la superficie terrestre. Sería equivalente a la ejercida por el peso de cincuenta aviones jumbo uno encima de otro. Nivel del mar Barco de apoyo del Deep Flight (EE. UU. Profundidad a la que la luz deja de penetrar en el agua (100 metros) 1.000 Cachalote (prof. máxima: 1.150 metros) 2.000 Submarino militar (prof. máxima: 900 metros) Escafandra Jim (prof. máxima: 600 metros) 3.000 4.000 5.000 Shinkai 6500 (prof. máxima: 6.500 metros) 6.000 Jason (prof. máxima: 6.000 metros) Organismos primitivos Los científicos japoneses de este grupo, que contaron con la colaboración de la Universidad de Southampton, pudieron analizar el ADN de las diversas especies de foraminíferos descubiertas. Los análisis indican que son una forma primitiva de organismos que datan del periodo anterior a la gran explosión de diversidad biológica del Cámbrico, hace 550 millones de años, que originó la mayoría de los seres vivos que hoy conocemos. Los ejemplares más abundantes y sorprendentes tienen forma de tubo, dividido en varias cámaras visibles a través de sus transparentes paredes corporales. Más que su existencia en el punto más profundo de la Tierra, lo que asombró al equipo de Yuko Todo fue la abundancia de ejemplares viviendo en el fangoso suelo de la sima Challenger. El profesor Jere Lipps, de la Universidad de California, señala que este tipo de organismos han logrado adaptarse a la profundidad de los océanos desde hace millones de años, incluso antes de la formación de esta fosa de la trinchera de las Marianas, por un proceso de subducción de placas tectónicas. 7.000 Jules Verne Explorer (prof. máxima: 11.000 metros) Deep Flight II (prof. máxima 11.000 metros) Lanzador 8.000 Un robot sumergible a 11.000 metros Los ejemplares fueron identificados por el robot Kaiko operado por la agencia de investigación y tecnología marina Jamstec, de Japón, en una incursión realizada hace varios años hasta el fondo de la sima Challenger, una gigantesca hendidura que se habría formado hace más de seis millones de años. Esta sima fue descubierta en 1951 por el navío Challenger de la armada británica. El 24 de marzo de 1995, el sumergible Kaiko tocó el fondo de esa fosa y recogió muestras de sedimentos, lo que ha permitido la identificación de estos seres vivos. Este robot se perdió en el mar el 29 de 9.000 Pez registrado a más profundidad (8.370 metros) Kaiko (prof. máxima 11.000 metros) Islas Marianas Zonas de exploración 11.000 m Fosa de Las Marianas Oc. Pacífico Indonesia 800 km Nueva Guinea 10.000 11.000 Sima del Challenger CG. SIMÓN C. AGUILERA