Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura JUEVES 10 2 2005 ABC A las mismas puertas del recinto ferial Juan Carlos I de Ifema, cuando los primeros galeristas acababan de llegar para dar los últimos retoques a sus stands ETA irrumpió en ARCO como mejor saber hacer, estallando bombas. El mundo del arte rechazó unánimemente el atentado Arte sin miedo TEXTO: A. ASTORGA N. PULIDO FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Y EFE MADRID. Llegar a la feria se convirtió ayer en una misión casi imposible. A primera hora no se podía acceder ni en coche ni en taxi al recinto. La estación de Metro de Campo de las Naciones permanecía cerrada. Cada cual se las ingenió como pudo, pero llegó, aunque tarde, a ARCO, que era de lo que se trataba. A mediodía, el volumen de coleccionistas era muy similar al de otros años y la normalidad, absoluta. Pepe Martínez, de Espacio Mínimo, tiene claro que no podemos ni debemos dejarnos intimidar por los asesinos y los violentos. El público va a venir y la feria será un éxito Después de un atasco de dos horas pudo llegar. Le avisó uno de sus artistas, Enrique Marty, que por poco le coge de lleno el atentado. Los terroristas son como esos maleducados que se presentan sin invitación en una fiesta- -comenta- pero no van a poder con nosotros, ni con este país. Van contra la razón y la decencia Enrique Marty ultimaba en esta galería su obra. ¡De qué van éstos! Son unos dementes, unos patanes que, con nocturnidad, han aparcado un coche con una bomba dentro decía ayer aún en caliente. Apuesta por volver a la absoluta normalidad, como si no hubiera pasado nada y hablar poco de ello, pues es el efecto buscado Las hay, como Gloria Pérez, de Joan Prats, que creen que lo ocurrido va a afectar mucho. Este año se preveía un ARCO con mucha energía, muy vital. Y esto ha sido un golpe bajo, que afectará al coleccionismo privado básicamente. El volumen de negocio se va a resentir estos primeros días Otras, como Oliva Arauna (sus pendientes de cremalleras eran una instalación en sí mismos) no cree que sea así. Dice que los coleccionistas la han llamado para decirle que no faltarán. Ha llegado andando a la feria y ha dejado tirado el coche a mitad de camino. No nos van a parar- -comenta- El cuadro más caro de la feria La prestigiosa galería suiza Jan Krugier incluye en su stand que comparte este año con Oriol Galería d art, importantes obras de la colección de Marina Picasso. Como Guitare et partition (1920) del artista malagueño, valorada en 11 millones de euros, la obra más cara de ARCO, según los organizadores. La más barata, un vídeo de Miltos Manetas, La Vie Su precio: 40 euros. El arte puede con todo Durante la conversación llega Soledad Lorenzo, de arriba abajo enfundada en un original traje de David Delfín: camisa blanca con cuatro cuellos y otros tantos puños, hecha expresamente para ella, y chaqueta desestructurada, como la tortilla de Ferrán Adriá. Ha dejado el coche en casa. No hay derecho dice con tristeza. Recuerda algo similar durante la inauguración del Guggenheim de Bilbao. Cree que sí afectará a los extranjeros. Lo mismo que María Corral, que recorre los pabellones de punta a punta en silla de ruedas. Tuvo un percance en un pie por una caída: No hay que hacerles el juego. No se sabe cómo puede afectar a la feria, pero es muy problemático Junto a ella, el coleccionista José Lladó, que quitaba hierro al asunto: Esto está ya lleno. Ha sido uno de esos disparates, una vez más, de estos señores con ganas de fastidiar. Pero no van a conseguirlo La directora del IVAM, Consuelo Ciscar, que presentaba ayer la ampliación del museo, estuvo atrapada en la entrada de la M- 40. Su vena de ex política salió a flote: Hay que combatir el terrorismo con los medios del Estado y no hacer ni una concesión En su opinión, se va a resentir todo, no sólo coleccionistas y público, también los galeristas Había curiosidad por ver cómo se tomaban el atentado las galerías extranjeras. En Lisson, de Gran Bretaña, lo tienen claro, aunque confiesan que no han vivido ninguna experiencia similar en otra feria. Carolyn Alexander, de Alexander and Bonin, de Nueva York, dice que es muy triste, pero en todas partes hemos aprendido a vivir con ello. Da igual donde estés También dice que vendrán en el futuro. A la una menos cuarto, algunas galerías, como Moriarty, todavía están vacías. Sus responsables no han podido llegar aún. Juana de Aizpuru- -estrena sillas en el stand aún con las etiquetas colgando- está encantada sin chill- outs enfrente: Al fin lo hemos conseguido. El año pasado me puse hasta borde, pero se nos estaba yendo la gente por lo folclórico que se estaba convirtiendo esto Se enteró de la noticia en su casa: Pensé: ¡Dios mío, nos va a repercutir! Estamos ya muy hartos. Nos va a perjudicar en todos los sentidos. Incluso a Madrid como posible sede olímpica. Los del COI acaban de irse. Tenemos esta lacra que hay que extinguir. Ya está bien. Hay que ir a por ellos Helga de Alvear, que nació en el 36 y pasó la guerra en Alemania, recordaba ayer: No me asusta ningún terrorista También conoció la noticia en casa. La llamaron sus hijas. Los españoles- -dice- -lo asumimos hace mucho tiempo y no nos afecta demasiado; a los extranjeros les toca más. Algunos coleccionistas me han preguntado qué va a pasar. Están preocupados Carolina Díaz es partidaria de dar una respuesta del mundo del arte a los terroristas, mostrando nuestro rechazo absoluto Por la feria pasean algunos artistas. Como Miquel Navarro. Somos bastante valientes y aquí estamos advierte el escultor valenciano, para quien ARCO se presenta este año muy bien. Normalidad reclaman dos de los históricos de ARCO. Elvira González dice que, de no ser así, podrían con nosotros Pepe Cobo está convencido de que habrá una solidaridad tremenda En París, en la FIAC, vivió algo pareci-