Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 10 2 2005 ABC La Administración Bush pide a Europa que no busque ser el contrapeso de EE. UU. La Casa Blanca intenta pasar de la desconfianza creada por Irak a la cooperación b La gira conciliadora de Rice, la secretaria de Estado, se completará en la última semana de febrero con una visita de Bush para reparar las relaciones con Europa P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. La ofensiva iniciada por la nueva secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para reparar las relaciones entre Estados Unidos y Europa se verá completada durante la última semana de febrero con otra gira del presidente Bush con el objetivo de superar todo el cinismo y la desconfianza acumulados durante la crisis de Irak. Gestos y recorridos, en los que España queda visiblemente marginada, pero que según la Casa Blanca deben interpretarse como un genuino deseo de acercamiento y cooperación. Dentro de este esfuerzo de persuasión y encanto diplomático iniciado por Washington, el presidente Bush dedicará la primera gira internacional de su segundo mandato a la Vieja Europa. Un periplo que comenzará el próximo 22 de febrero en el cuartel general de la OTAN, uno de los foros internacionales donde fueron más visibles los desencuentros trasatlánticos generados por la saga de Irak. En Bruselas, Bush también tendrá oportunidad de reunirse con la plana mayor de la Unión Europea, además de celebrar una cena de trabajo con Chirac. En estas reuniones, la Casa Blanca tiene previsto reiterar la idea básica de que Europa debe ser un socio y no un contrapeso de Estados Unidos. Tras su reelección en noviembre, George W. Bush ya confirmó su deseo de aplicarse a la hora de explicar porqué tomo las decisiones que tomo Turno de explicaciones que la Casa Blanca aprovechará para recordar, entre otras cuestiones, su rechazo a que la Unión Europea elimine la prohibición de vender armas a China impuesta tras la matanza de Tiananmen. Bush y Aleksander Kwasniewski, presidente polaco, ayer en Washington EPA Visita a Alemania Al día siguiente, el presidente Bush es esperado en Alemania con la misma idea de que a nadie interesa prolongar unas malas relaciones entre Estados Unidos y Europa. Como ha indicado un alto cargo del gobierno germano, no estamos en el negocio de volver a luchar la guerra del año pasado Berlín ha confirmado Bush se reunirá con el canciller alemán en el castillo de Mainz, fortaleza del siglo XVII bombardeada por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Ayer mismo, el presidente Bush se declaraba deseoso de abordar con los aliados europeos el reto de proliferación nuclear planteado por Irán, calificando como muy positivas las respuestas recogidas por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. Según el ocupan- El presidente quiere abordar con los aliados europeos el reto de la proliferación nuclear planteado por Irán te del Despacho Oval, es importante que hablemos con una sola voz para que el Gobierno de Teherán aprecie que existe una unanimidad internacional contra sus muy desestabilizadoras ambiciones nucleares. Tras una visita obligada a las tropas del Pentágono estacionadas en Alemania- -presencia militar sometida a una significativa reducción- -Bush se trasladará a Eslovaquia para una cumbre con el presidente ruso Vladimir Putin. Durante esta cita en Bratislava, se espera que Rusia y Estados Unidos firmen un acuerdo para restringir el comercio de misiles portátiles susceptibles de ser utilizados por terroristas contra aviones comerciales. Pero a pesar de esos gestos, las relaciones entre Moscú y Washington tampoco atraviesan por su mejor momento. La Casa Blanca ha iniciado una amplia revisión de sus relaciones con el cada vez más autoritario Gobierno ruso, pese a las reiteradas declaraciones de confianza hacia Putin realizadas por el presidente Bush. Este replanteamiento de relaciones, pese a los intentos de lograr una alianza estratégica, podría derivar en una posición estadounidense de mayor confrontación hacia Rusia como respuesta a inquietantes actuaciones contra sus propios ciudadanos e ingerencias en países vecinos, especialmente en zonas como Ucrania, Moldova y Georgia.