Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 10 2 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Es el síntoma de una guerra sorda, demoledora, que mantienen los separatismos contra el Estado ¿PUEDE HACER ALGO EL PP? Y una vez que los socialistas han dado por amortizada la marca España, ¿qué puede importarles que la emigración a raudales pueda poner en peligro la convivencia? Cada emigrante un voto ducido para Zapatero al este cronista le gus problema de los presos. taría criticar de vez Me temo que haya sido inen cuando a la oposiútil la lucha de tres décadas ción y ensalzar en alguna de todos los Gobiernos; ocasión al Gobierno. AunETA conseguirá su éxito en que sólo fuera para dar la la agonía gracias a Zapateimpresión de mayor ecuaniro. Los socialistas negocian midad. ¡Cómo envidio a CÉSAR ALONSO DE con ella y con sus socios ciesos hábiles artesanos que LOS RÍOS viles. Con razón la madre saben dar una de cal y otra de Pagazaurtundúa le ha dide arena! Así que ayer dedicho a Patxi López que es un traidor qué toda la mañana a rastrear los por pactar con traidores. periódicos de los últimos días por ¿Debe criticar este cronista la si encontraba hechos merecedores incapacidad que demuestra el de elogio para el Gobierno y de crítiPP al no saber impedir esta marca para la oposición. Mi desolación cha hacia el exterminio del fue grande porque resulta difícil Estado Nación? concebir una gobernación tan deY mientras se nos prepara este fisastrosa y no menos difícil imaginal, se humilla a los españoles con nar cómo puede oponerse a ello el esta broma macabra de la utilizapartido principal de la oposición. ción de cuatro lenguas en el ParlaTememos, por ejemplo, el llamado mento. Cuánto odio en las almas de problema nacional. Yo creo que va los nacionalistas, qué complejos a ser resuelto por Zapatero del mohistóricos y qué indignidad la del do más expeditivo, esto es, hacienPSOE al colaborar con ellos. ¿Tendo desaparecer el Estado Nación. dré que criticar al PP si acepta esta La conversación secreta que managresión a la cultura, española, a la tuvo hace un tiempo con Imaz, al razón, esta ridiculización de la vimargen de la villanía de las formas da parlamentaria? y de la ruptura de hecho del Pacto Antiterrorista, confirma la explicauna vez que los socialistas ción que vengo dando a los movihan dado por amortizada la mientos de Zapatero, esto es, a su marca España, ¿qué puede impordecisión de terminar con el Estado tarles que la emigración a raudales autonómico de acuerdo con los napueda poner en peligro la convivencionalistas y al precio que sea. A cia? Cada emigrante un voto. Es la partir de esa liquidación del Estatesis Caldera. La política de emigrado, el final del terrorismo queda reción va a poner a prueba la resistencia de nuestra sociedad en todos los órdenes: en el económico y presupuestario, puesto que difícilmente vamos a poder atender como se debe a tantos beneficiarios de nuestro bienestar social; en el cultural porque va saltar el sistema de costumbres, la convivencia con lo distinto; en el laboral porque no va a haber trabajo suficiente dada la invasión por tierra (pateras terrestres) por mar (las pateras clásicas) y por aire (los aviones desde Canarias) ¿No tiene imaginación suficiente el PP para impedir el plan Caldera? S posible que en el ámbito internacional el PP no pueda hacer nada para impedir el desprestigio de España. ¿Cómo evitar que el presidente del PSOE no se deje fascinar por Fidel Castro hasta el punto de comprometer al Gobierno y a la Corona? ¿Cómo solucionar las relaciones con Estados Unidos? Atormentado por las irregularidades que acompañaron a su elección como presidente, Zapatero pretende utilizar de forma plebiscitaria el referéndum de la Constitución europea. ¿Tendría Rajoy que defender el no Comprendo que el PP no pueda subordinar el europeísmo a sus intereses partidarios frente a Zapatero. No me atrevería a criticar a Rajoy en este punto. Ésta es ya una cuestión personal. Tendremos que hacer los ciudadanos lo que no puede hacer la oposición responsable. Habrá que votar no y quizá a partir de ahí podamos imaginar la caída de esta peste que nos amenaza de muerte nacional ¿QUEREMOS CONVIVIR? SEGURA una leyenda del mundo del espectáculo, más glorioso siempre para los muertos que generoso con los vivos, que en cierta ocasión, en París, a Pablo Sarasate se le rompió una de las cuerdas del violín mientras interpretaba su famoso Zapateado. El navarro ni siquiera parpadeó, apretó el arco e interpretó hasta su fin la composición sin que nadie en la sala pudiera advertir el incidente. Sea ello cierto o, sencillamente, estela engrandecida por la popularidad del músico, está claro que, en ningún caso, la anécdota se le podría atribuir al actual presidente del Congreso, Manuel Marín, el hombre más y mejor peinado de España y, en lo que se me alcanza, uno de los más relamidos de cuantos, en la Historia, se han sentado, con más o menos rango, en la Carrera de San Jerónimo. No me refiero, por supuesto, al hecho de que Marín no sea violinista; sino a la condición, entre la duda y la calma, que suele acreditar el socialista en los conciertos de voz y mando que tiende a interpretar en el hemiciclo. Como todo el mundo sabe, incluso en el Gobierno, las distintas fuerzas nacionalistas con representación parlamentaria no decaen en su empecinamiento de que la Cámara autorice y frecuente el uso de los idiomas que, además de castellano, integran el patrimonio lingüístico nacional. No sería ello, contra lo que afirman sus promotores, un motor para el entendimiento entre los españoles. Dotar de servicios de traducción simultánea al Parlamento de una Nación que, sin exclusiones, domina el idioma de Cervantes es, con sus añadidos editoriales, un gran disparate concordante con el vigente y desmedido, o desbordado, Título VIII de la Constitución. Compárese con la renuncia al francés, el alemán y el holandés que, hace más de dos siglos y en beneficio del inglés, protagonizaran para la grandeza de los EE. UU. los promotores del Acta de Virginia. La aportación de Marín, fina destilación del talante que pregona José Luis Rodríguez Zapatero, es la de autorizar a los diputados el uso de sus respectivos idiomas maternos con la condición de que esas intervenciones sean breves y sean traducidas, a continuación, por el propio interviniente. Es decir, que Marín, en ese afán de componenda imposible que marca la presente legislatura, ha inventado la cita erudita en su idioma original. ¿Podrán también los padres de la Patria citar a Shakespeare, o a Voltaire, en inglés o francés, con el límite de la inmediata traducción española? Lo abracadabrante es que hemos llegado a una situación, lejana de cualquier medida y antitética con cualquier razón, que para hacer algo tan nimio como obvio el presidente del Congreso ha recurrido a entregar a la Junta de Portavoces un informe en el que sustenta su concesión en argumentos constitucionales. Es el síntoma de una guerra sorda, demoledora, que mantienen los separatismos contra el Estado y la muestra de que Marín, más que de violín, es concertista de pandereta y o zambomba. Y toca de oído. A A E Y REVISTA DE PRENSA ta de sospechosos de terrorismo. En vez de a Canadá, inició en un pequeño avión falsamente adscrito a una corporación un vuelo que le llevó a Washington, Roma y Amman, Jordania, desde donde se le trasladó por carretera a Siria y fue dejado en manos de su policía, que le torturó hasta que confesó lo que querían oír. Fue puesto en libertad sin cargos un año más tarde porque el Gobierno canadiense se interesó por su caso. Scott Horton, especialista en derecho internacional, estima que al menos 150 individuos han sido entregados por las autoridades estadounidenses a policías de países condenados por el Departamento de Estado a causa de su escaso respeto por los derechos humanos, como Siria, Marruecos, Jordania y Egipto. Según el Nuevo Paradigma, establecido por el fiscal general de EE. UU. Alberto Gonzales, cuando era consejero de la Casa Blanca, la amenza que plantean los terroristas permite emplear técnicas expeditivas para obtener de detenidos información que evite nuevas atrocidades contra civiles estadounidenses aunque se mermen los derechos de los sospechosos. Veteranos de la CIA y el FBI expresan inquietudes prácticas e ideológicas sobre los beneficios de exportar detenidos para que sean exprimidos o de encerrarlos indefinidamente en limbos como Guantánamo. Mientras que Michael Scheuer, antiguo experto de la CIA en contraterrorismo, dice que una vez que los derechos de un detenido son violados no se le puede reinsertar en la vía judicial, Dan Coleman, ex agente del FBI, cree que el asunto se le ha ido de las manos al Gobierno, que lo que se consigue bajo tortura siempre es más que dudoso, que se obtiene mucho más de un detenido cuando se cumple el procedimiento y se le ofrece una salida: La brutalización no funciona. Lo sabemos. Y además, pierdes tu alma ALFONSO ARMADA La tortura como mercancía La peor pesadilla kafkiana está ocurriendo ahora. Once páginas dedica la revista The New Yorker a una insólita mercancía que exporta EE. UU. la tortura. A partir de unas declaraciones que el presidente George W. Bush hizo al diario The New York Times el pasado 27 de enero- la tortura nunca es admisible, ni entregamos personas a países que practican la tortura la reportera Jane Mayer ofrece una abrumadora investigación con casos como el del ingeniero canadiense de origen sirio Maher Arar, detenido en septiembre de 2002 en el aeropuerto de Nueva York mientras hacía un transbordo. Su nombre figuraba en una lis-