Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 2 2005 Cultura XXIV FERIA DE ARTE CONTEMPORÁNEO 61 Pepe Cobo Presidente de la Unión de Asociaciones de Galerías de Arte de España En primer lugar quiere agradecer a ARCO que hoy se pueda hablar de arte contemporáneo en España: Ha sido un gran dinamizador; la apertura de una treintena de centros de arte contemporáneo en nuestro país se debe a la capacidad mediática de ARCO Dicho lo cual, aprecia algunos problemas en la feria. En primer lugar, cree que está sobredimensionado el espacio y la participación: Hay demasiadas galerías para un mercado que aún no está consolidado También advierte una sobredimensión del contenido cultural de la feria: Se hacen demasiadas actividades. Hay que reestudiarlo En su opinión, la gran deuda pendiente de ARCO es acercarse al tejido empresarial español, aprovechando la capacidad de seducción de la feria. Apenas esponsorizan las empresas y no invierten en arte Pepe Cobo no apuesta porque ARCO se especialice en nuevas tecnologías: Ya hay otras pequeñas ferias especializadas. ARCO es una feria con una diversidad muy grande. Si en España apenas ha comenzado el coleccionismo de los años 80, si cuesta aún la fotografía, ¿cómo va a haber un mercado para las nuevas tecnologías? Yo soy partidario de mostrar un mercado total Aunque reconoce que las masas de visitantes son incómodas para galeristas y coleccionistas y que se debería invitar a gente cualificada, cree que es un precio que hay que pagar por ese icono de modernidad: Bienvenido sea el público Delfín Rodríguez Historiador y crítico de arte ARCO se ha convertido en un espectáculo ferial como Fitur o SIMO, una cita de comerciantes, y no acabo de entender que se maquille como un acontecimiento cultural Los organizadores de ARCO, añade, dicen que el público no compra, que no es interesante, que 200.000 personas son muchas para la feria y que se trata de un mercado cerrado, dirigido sólo a los profesionales, los que compran y los que venden. Yo creo que eso puede hacerse a través de Internet En su opinión, las relaciones entre arte y mercado son muy complicadas, pero tiene claro que ARCO se ha convertido en una feria mercantil ¿Y eso es bueno o malo? Ni bueno, ni malo. Pero no tiene que ver con el arte Cree que el arte no debe atender sólo a productos de mercado como el resto de las ferias Una feria como ARCO, recuerda Delfín Rodríguez, que nació acompañando a la Transición, ha acabado poniéndose un gran lazo de colores. Necesita esa parte de espectáculo, necesita 300.000 visitantes en el futuro, si se quiere salvar. El público es fundamental, es el gran atractivo de ARCO Echa en falta en el certamen ver más arte de las vanguardias. No lo hemos tenido nunca en España; tenemos la colección Thyssen de milagro. No creo que haya que limitar su presencia en ARCO a un 20 por ciento. Necesito y quiero ver en ARCO cubismo, expresionismo... Y no están Decantarse por los nuevos soportes- ¿quién los DANIEL G. LÓPEZ Doblete hoy del presidente Fox en ARCO y en el Foro ABC El presidente de México, Vicente Fox, llegó ayer a Madrid para una visita oficial de tres días. Recién aterrizado, inauguró en el Palacio de Cristal del Retiro una exposición de Gabriel Orozco, el artista vivo más reconocido de su país (en la imagen, la esposa de Fox, Marta Sahagún, juega al ping pong en una obra creada por Orozco, a la derecha) organizada por el Reina Sofía. Hoy tendrá Fox una agenda muy apretada. Por la mañana pronunciará una conferenciadesayuno en el Foro ABC, que tendrá lugar en el Casino de Madrid y, por la tarde, acompañará a Sus Majestades los Reyes enla inauguración de la XXIV edición de ARCO, cuyo país invitado es México compra? se pregunta- -hace que tanto el coleccionismo privado como el corporativo se retraigan. Bancos, instituciones y museos compran en la feria con muy poco presupuesto Sus críticas se dirigen al discurso ensimismado entre un mercado muy reducido de profesionales en ARCO. Es una cosa de unos cuantos para hablar de ellos mismos, de lo listos que son Jaume Plensa Escultor Recuerda que en los años 80, cuando empezó como artista, le llevaron a la FIAC: Las críticas en los periódicos hablaban de artistas que iban a ferias de ganado. Así se consideraba una feria de arte. Hoy se ha intelectualizado más. Las ferias se consideran un lugar de encuentro intelectual, al que acuden directores de museos y curadores, hay diálogo... Y esto es muy positivo. Ha sido una evolución sustancial Plensa advierte que hay una sobreofer- ta de ferias de arte: Basilea, no es que sea mejor, es que está donde tiene que estar, en un cruce de culturas con una tradición de coleccionismo muy importante. Basilea ha puesto en marcha también la feria de Miami y ya es un éxito. Se está imponiendo como la gran feria, aparte del Armory Show, y está desbancando a la de Chicago Sus galeristas, comenta el artista, están fascinados por la respuesta popular de ARCO: Hay poco coleccionista; en cambio, todos se emocionan por la respuesta popular. En ningún sitio del mundo ocurre igual. Madrid es una ciudad alucinante, maravillosa. Si tú le ofreces algo, responde enseguida. Pe- Algunos consideran un error radical que ARCO no apoye más las vanguardias históricas y el arte moderno ro la feria está pensada para un mercado. Y falta ese mercado En cuanto a Rosina Gómez- Baeza, subraya que ha hecho un trabajo brutal. Nunca le podremos pagar a esta mujer lo que ha hecho por la feria. Ya lo empezó Juana de Aizpuru, pero Rosina se ha entregado en cuerpo y alma Para Jaume Plensa, el problema radica en que España es un país muy desagradecido con sus artistas y con el mundo de la cultura en general. Tenía la oportunidad de ser el puente para toda Iberoamérica, porque es su territorio natural, pero me da la sensación de que perderá pie con Miami. Para muchos es más interesante ir a Miami que a ARCO Además, denuncia que los museos españoles no han sabido nunca vender un artista español fuera. Yo nunca he tenido mercado en España. Cada vez que expongo aquí es un fracaso absoluto. En cambio, España me enriquece constantemente. Si no hay coleccionistas que me compren, pues no pasa nada