Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 2 2005 Internacional 29 ACUERDO DE SHARM EL- SHEIJ EE. UU. retoma su papel de mediador sin llegar al protagonismo de Clinton Se insiste en no volver a la diplomacia de teatro PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. A la vista del contraste planteado entre la visible implicación del presidente Clinton y la inhibición registrada durante el primer mandato del presidente Bush, el gobierno de EE. UU. ha adoptado una estrategia gradual para reconstruir el proceso de paz entre israelíes y palestinos. Una mediación que empieza con gestos simbólicos y monetarios, evitando el protagonismo y grandes expectativas de intentos anteriores. Según explicaba este fin de semana un alto cargo de la Administración Bush, la idea es no caer en la diplomacia de portadas que vimos durante los años noventa Dentro de ese deliberado bajo perfil se explica la ausencia de la secretaria de Estado Condoleezza Rice en la cumbre mantenida ayer en Egipto por los máximos dirigentes de Israel y Palestina. Y también se explica la negativa a crear un puesto de mediador con gran poder de maniobra, similar al ocupado por Dennis Ross durante la Administración Clinton. Como paso intermedio, la Casa Blanca se ha limitado a nombrar al teniente general William Ward, con experiencia en los Balcanes, como coordinador de seguridad. Entre los cometidos del general Ward se encuentra supervisar la mejora y reorganización de las fuerzas de seguridad palestinas. Para avanzar en este delicado frente, la Administración Bush baraja la posibilidad de activar el mecanismo trilateral utilizado durante los años noventa, donde participaban representantes de los servicios de seguridad israelíes y palestinos, además de la CIA. en que para encarrilar el descarrilado proceso de paz se necesita la mayor implicación posible de EE. UU. Estas peticiones diplomáticas son interpretadas por la Administración Bush como una forma eufemística de exigir presiones sobre Israel. Presos palestinos leían ayer el Corán en la cárcel israelí de Ramle AP Más fondos para los palestinos Estados Unidos, que destina a Israel su mayor presupuesto de ayuda exterior, ha empezado también esta semana a desembolsar congelados fondos de ayuda a los palestinos, con una inicial entrega de 41 millones de dólares. Cantidad que el presidente Bush se ha comprometido a multiplicar hasta llegar a un paquete de 350 millones para respaldar las reformas políticas, económicas y de seguridad de los palestinos. Washington también se dispone a fomentar similares donaciones entre otros países árabes, que a pesar de los altos precios del petróleo han dejado a los palestinos sin un monto de asistencia estimado en 400 millones de dólares. Cifra que podría utilizarse para financiar prestaciones sociales o incentivar la jubilación de milicianos. El gobierno de Israel parece satisfecho con la posición de gradualismo adoptada por EE. UU. argumentado que la práctica de cumbres al máximo nivel no sirve más que para complicar el proceso y forzar más teatro que progreso real. En contraste, los palestinos y algunos gobiernos europeos insisten