Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 9 2 2005 ABC Detenido tras morir su bebé de tres meses por un fuerte golpe b El padre acudió a San Juan de Dios con su hijo en brazos, ya muerto, argumentando que no respiraba. La madre estaba ingresada por una fuerte depresión ABC MANRESA. Los Mossos han detenido a J. V. F. un boliviano de 24 años residente en Manresa, por su presunta implicación en la muerte de su bebé de tres meses, que falleció como consecuencia de un fuerte traumatismo en la cabeza. El detenido acudió el pasado domingo al Hospital de San Juan de Dios de la población barcelonesa con su bebé en brazos, ya muerto, argumentando que llevaba unas horas con problemas respiratorios. Pese a los masajes cardiorrespiratorios que le practicó el personal sanitario, el pequeño no pudo ser reanimado. La autopsia reveló que el bebé había muerto por lesiones en la cabeza causadas por un fuerte golpe y los Mossos d Esquadra detuvieron el lunes al padre del niño en su domicilio de la calle Arquitecto Gaudí, número 17. J. V. F. que no tiene antecedentes, fue interrogado ayer por la Policía autonómica y mañana pasará a disposición del Juzgado de Instrucción 1 de Manresa, que ha decretado secreto de sumario. En el mismo Hospital de San Juan de Dios se encuentra ingresada desde hace una semana la madre del bebé, que padece una fuerte depresión relacionada, al parecer, con su conflictiva relación matrimonial. Desde que la joven ingresó, el bebé estaba al cuidado del padre y de la abuela materna, que no se encontraba en el domicilio cuando ocurrió la presunta agresión. La abuela trabaja de limpiadora en la escalera donde vive la familia, y los vecinos afirman haberla visto en ocasiones paseando a su nieto en su cochecito. En el piso del matrimonio boliviano residen otros compatriotas. El cadáver del asesino yace en el suelo a pocos pasos del automóvil de su víctima AP Un joven mata a su ex novia en plena calle y se suicida de un tiro en la cara La víctima iba en su coche, rumbo a la residencia de Pamplona donde trabajaba del PP cuestiona la eficacia de la Ley Integral Contra la Violencia de Género y el PSOE le acusa de querer desprestigiar la norma BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Berta Beunza Martínez, de 22 años, auxiliar de enfermería empleada en una residencia de ancianos de Pamplona, es el último nombre que se añade a la interminable lista de mujeres víctimas de la violencia de género. Ayer por la mañana, poco después de salir de su casa y cuando ya se encontraba en su coche para dirigirse al trabajo, fue tiroteada por un antiguo novio, David Torrado Mandado, de 26 años, quien segundos más tarde se quitó la vida descerrajándose un disparo con la misma escopeta de caza que utilizó en el crimen. El suceso levantó una cierta polvareda política después de que la portavoz del PP en la Comisión mixta de los Deb Una portavoz rechos de la Mujer, Susana Camarero, dijera que el crimen demuestra que no se están cumpliendo la expectativas de la Ley Integral Contra la Violencia de Género. Rápidamente, su colega socialista, Mariví Monteseirín, salió a la palestra para mostrar su pesar porque el PP se apresure a utilizar a las víctimas para desprestigiar la ley Servicio de contravigilancia La Policía fue alertada del crimen sobre las ocho menos cuarto de la mañana por unas llamadas que realizaron agentes de la División de Protección de Autoridades, quienes se encontraban en las inmediaciones de la calle Monasterio de Vadoluengo (barrio de San Juan) realizando labores de contravigilancia. Los funcionarios, tras oír los disparos, se dirigieron inmediatamente al lugar y encontraron los cadáveres. Berta Marta se encontraba en el interior de su vehículo, un turismo marca Peugeot 206 de color negro con las luces de marcha atrás encendidas. La jo- Conmoción La noticia de la muerte del bebé ha conmocionado a los vecinos de la calle Arquitecto Gaudí, que han explicado que nunca habían visto signos de maltrato ni discusiones familares. En declaraciones a Efe, Pilar, que vive enfrente del piso de la pareja, explicó que el pasado domingo por la tarde se encontraba en casa con su familia, pero que no oyó ningún ruido procedente de la vivienda de la víctima ni escuchó llorar al bebé. La vecina afirmó que hasta el lunes no se percató de que algo había pasado, cuando oyó mucho jaleo en la escalera por el arresto del padre del bebé. Para mí son buena gente afirmó. ven, que se dirigía a trabajar en la residencia de ancianos La Vaguada tenía la cabeza destrozada por un disparo de posta. El cadáver de su asesino, David Torrado, domiciliado en la calle Aibar de Pamplona, se encontraba a pocos metros de distancia, tendido en el suelo con la cabeza reventada. A su lado estaba el arma del crimen, una escopeta de caza de su propiedad para la que tenía la pertinente licencia, pues era cazador. Sobre las diez menos cuarto de la mañana la juez ordenó el levantamiento de los cadáveres, que fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal para realizar la autopsia. Apenas hubo testigos del suceso, sólo algunos vecinos escucharon los disparos, unos sonidos secos que sacaron de la cama a varios de ellos. Hemos oído tres o cuatro tiros, sin más explicó una vecina. En la residencia donde trabajaba la víctima la conmoción era también absoluta tanto entre sus compañeros como entre los propios ancianos. Alonso: El Gobierno no lo tolerará El crimen coincidió con la visita que el ministro del Interior, José Antonio Alonso, hizo ayer a la capital navarra. Además de participar en una de las concentraciones de repulsa, Alonso aseguró que el Gobierno no va a tolerar el drama persistente y sistemático de la violencia contra las mujeres y añadió que se está haciendo un enorme esfuerzo por combatirla, aunque tiene que ayudar toda la sociedad