Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 9 2 2005 ABC Nacional Actual organigrama de ETA SEGURIDAD Dirige la estrategia de seguridad para evitar detenciones APARATO POLÍTICO Dirigido por: Josu Ternera Huyó de la Justicia cuando era parlamentario de Batasuna NEGOCIACIÓN Encargado de los contactos ACOGIDA Se dedica a dar refugio a los etarras que huyen de España PRESOS (KALBOKA) Controla a los reclusos APARATO DE LOGÍSTICA (LOHI) ELECTRÓNICA Dirigido por: Tomás Elorriaga Kunze Fabrican y manipulan el material electrónico DOCUMENTACIÓN Dirigido por: Leire Echevarría Simarro Falsifican DNI, pasaportes, tarjetas de vehículos COMITÉ EJECUTIVO Dirige la banda y está integrado por los responsables de los aparatos Dirigido por: Juan Cruz Maiza Experto en la construcción de zulos APARATO MILITAR (ESA) FINANZAS (DEZI) Dirigido por: Ángel M Iturbe Abasolo Dirige las finanzas y controla el impuesto revolucionario Dirigido por: Garikoitz Aspiazu Rubina TRANSPORTE DE MATERIAL Y PERSONAS- Transportan armas explosivos y activistas- También fabrican los coches- bomba INFORMACIÓN (MATTIN SALTO) -Analizan la información para luego cometer los atentados FORMACIÓN (AIZKOLARI) -Dan cursillos sobre manejo de armas y explosivos Lugarteniente: Jon Joseba Troitiño Se encargan de elaborar y de desarrollar la actividad terrorista Nombre por el que se conoce dentro de ETA a estos subaparatos ETA exige para dejar las armas que el Gobierno dé salida a sus más de 700 presos Policías franceses han sondeado en la cárcel a Mikel Antza sobre la posibilidad de una tregua hijo y sobrino de etarras que cumplen condena, ha accedido al aparato militar como lugarteniente de Garikoitz Aspiazu, Txeroki D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. ETA pone como condición previa para el abandono de las armas que el Gobierno dé una solución satisfactoria a sus más de 700 presos, así como deportados y huidos. Este asunto es objeto de debate en la banda y también puede haber sido abordado en las conversaciones que mantienen representantes del PSOE y de Batasuna. La apuesta por los reclusos etarras es abanderada por el aparato militar a cuya dirección ha accedido Jon Joseba Troitiño como lugarteniente de Garikoitz Aspiazu, Txeroki De hecho, en la oferta presentada en el velódromo de Anoeta por Batasuna ETA se reserva para sí la negociación con el Gobierno sobre presos, deportados y refugiados además de la desmilitarización del conflicto y lo concerniente a las víctimas. Las fuentes consultadas por ABC consideran que los cabecillas se han podido ver forzados a dar prioridad a sus reclusos para contrarrestar el creciente descontento existente en este colectivo. De seguir esta tendencia, las b Jon Joseba Troitiño, cárceles podrían convertirse en una auténtica bomba de relojería a punto de estallar contra la propia banda. Según los últimos datos de la asociación de familiares de presos de ETA, Senideak, al concluir 2004 se contabilizaban 717 presos, la cifra más alta desde que la organización criminal comenzó su siniestra historia. Es decir, 40 reclusos más que el año anterior por esas mismas fechas. La mayoría, 544, se encuentran dispersos en un total de 47 cárceles del resto de España, a una distancia media de 580 kilómetros del País Vasco. En Francia están recluidos 153 presos etarras, distribuidos en 28 prisiones, alejados a una media de 800 kilómetros de su localidad de origen. Sólo 11 permanecen en Martutene, Basauri y Nanclares de Oca. El res- Extrañamiento, indulto, deportación... En el caso de que el Gobierno pudiera certificar que ETA abandona definitivamente las armas, estudiaría caso por caso la posible solución para los presos, deportados y huidos en función de la gravedad de los delitos. Los etarras con delitos de sangre que están en libertad o que han cumplido una mínima parte de las condenas se enfrentarían a un plazo de entre cinco y diez años antes de quedar en libertad. Se utilizarían todos los mecanismos legales para redimir pena e incluso el indulto. Otra de las medidas para algunos presos sería la del extrañamiento, que el Gobierno de UCD aplicó en mayo de 1977 con una veintena de etarras trasladados a Bélgica, Dinamarca, Noruega y Austria. El extrañamiento supuso un auténtico fracaso, ya que semanas después todos los etarras beneficiados regresaron al País Vasco. Tampoco han sido efectivas las deportaciones, que comenzaron a ser aplicadas por Francia en la década de los ochenta, con destino a países de América y África. Muchos de ellos regresaron a España, y en algún caso, como Rementería o Bustínzar, para reincorporarse a ETA. En América, su presencia favoreció el asentamiento de colonias utilizadas después por etarras huidos. Otra medida podría ser la del confinamiento en departamentos de Francia alejados de la frontera con España. to están en terceros países, como México, Bélgica e Inglaterra. El acercamiento a cárceles del País Vasco es una de las reclamaciones históricas de la banda terrorista. La carta que Pakito y otros etarras con peso dentro de ETA remitieron el pasado verano a la cúpula para criticar la actual estrategia podría ser sólo la punta del iceberg de este creciente malestar. Una estrategia que, según reconocían, ha conducido a la organización criminal al peor momento de su historia Muchos de ellos se estarán preguntando dónde quedan aquellas promesas que los abogados de Batasuna les hacían en los 80 y 90, en el sentido de que dentro de poco, todos en la calle gracias a la negociación El hecho de que el aparato Kalboka antes de makos haya quedado prácticamente inutilizado tras la ilegalización de las Gestoras pro Amnistía y Askatasuna favorece que la banda pierda el tradicional control sobre sus reclusos y, con ello, se abran las puertas a posibles deserciones. Visitas a Mikel Antza Se da la circunstancia de que durante la tregua trampa llevada a cabo tras la firma del pacto de Estella los presos criticaron a la dirección de la banda, ya que se sentían abandonados a su suerte y moneda de cambio en las negociaciones que mantenían con los nacio-