Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 9 2 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Moratinos ha puesto manga por hombro toda nuestra política exterior. ¿Por sí mismo o siguiendo los mandatos de Zapatero? CÓMO ABSTENERSE Y NO SER UN SINVERGÜENZA La abstención apuesta por evitar que se diga popular a una constitución que lo sería como los fandanguillos: porque un señor particular los ha compuesto y los demás dicen ¡olé! ahí lo que a don Juan ValeA consigna gubernatira, que fue quien sacó adeva es impregnar de lante en España el primer liazul los medios para bro de Rubén, más mala esque gane el sí en el Refepina le daba: la frase, enfátiréndum de la Constitución ca y vacía, de Victor Hugo. Europea, que, bien mirado, Miró el libro con indiferenni es europea ni es constitucia, casi con desvío. El títución ni es referéndum. IGNACIO RUIZ lo, Azul tuvo la culpa: -L art c est l azur. QUINTANO Sospeché que era usted un El arte es lo azul. Eso dijo Victor Huguito y estuve Victor Hugo, cuya Casa Mumás de una semana sin leer el libriseo llega mañana a Madrid para to de usted. que los viejos progres de Arco tenPero ¿cómo abstenerse de votar gan dónde ponerse el mono azur en el referéndum a favor o en conde votar sí si quieren asegurarse tra de l azur sin convertirse sola subvención. Rubén no había oído cialmente en un sinvergüenza? El hablar de l azur de Hugo cuando sí y el no están claros. Responpublicó su Azul pero le gustaba den al aforismo de un célebre Libro la estrofa musical de Les Châtide Cocina francés: Le lapin demanments Adieu, patrie! L onde est de à être mangé frais; le lièvre préfeen furie! Adieu, patrie, azur! En re attendre. El sí apuesta por el la ducha de La Moncloa no se canta conejo, que pide ser comido fresco. otra cosa. El no apuesta por la liebre, que ¿Por qué azur y no bleu Pues prefiere aguardar. Y la abstención porque azur es lo poético. Bleu apuesta por evitar que se diga pose queda para designar a Zidane vespular a una constitución que lo tido con la camiseta francesa. Para sería como los fandanguillos: porRubén, l azur era el color del enque un señor particular los ha comsueño, el color del arte, un color hepuesto y los demás dicen ¡olé! lénico y homérico, color oceánico y firmamental. En cambio, para BerOMO abstencionista de l azur múdez, que es como uno prefiere llauno siempre puede identificarmar al inquilino accidental de La se con la porción de azul faltante Moncloa, l azur es la socialburodel ejemplo de Hume, el hombre cracia de Bruselas. ¡L azur! He que refutó la causalidad. Según su teoría de la mente, todas nuestras ideas son regustos de nuestras experiencias, y no pueden surgir de ningún otro modo. Sin percepción no hay idea, sin gusto no hay regusto. Uno tiene una experiencia de una determinada porción de azul, conserva el regusto y ésa es la idea que tiene del color azul. Pero el propio Hume introdujo una serpiente en su paraíso teórico: imaginemos una escala de tonos azules y que, por alguna razón, un tono desaparece. Si uno tiene la escala completa, advierte el faltante, pues al llegar a ese punto el salto es evidente. Y así es como uno puede imaginar ese tono particular de azul faltante, sin haber tenido nunca previa experiencia directa de él. Uno puede llenar el espacio vacío. ALARMA EN EL SERVICIO EXTERIOR ACARRÓNICA, el adjetivo que mejor le cuadra a buena parte de la política exterior desarrollada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene nada que ver con los canutos de pasta que, con salsa de tomate, tanto suelen gustarles a los pequeños. Lo macarrónico arranca de la macarronea, la composición burlesca que, como en las viejas fiestas universitarias, mezcla palabras latinas- -reales o inventadas- -con otras vulgares y chuscas. De ahí, quizás, la gracia de Miguel Ángel Moratinos, el bufón de guardia colocado por el Gobierno en el resistente Palacio de Santa Cruz. El hombre, en plan propalestino, es capaz, como la sal en un sembrado, de arruinar cualquier cosecha diplomática sin la ayuda de los elementos meteorológicos adversos. Moratinos ha puesto manga por hombro toda nuestra política exterior y, de paso, ha roto buena parte de las inercias, especialmente europeas y americanas, que marcaron los usos de Gobierno desde el advenimiento de la actual etapa democrática. ¿Por sí mismo o siguiendo los mandatos de Zapatero? Esa sería, en todo caso, una cuestión privada entre ellos porque llevarse bien con los EE. UU. fraternalmente con los países de la UE y aplicar el talento cooperador a las naciones de Iberoamérica no es algo que, desde el sentido común y la sensibilidad política, admita muchas o fuertes discusiones. Así es posible que un líder regional- ¿crónico? -como Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, viaje a Cuba, en cumplimiento de las obligaciones que marcan sus votos socialistas de progresismo continuo, y vuelva, además de hechizado por Fidel Castro, el más resistente de los dictadores abyectos, con el anuncio de una próxima visita a La Habana del Rey Don Juan Carlos y de su más próximo Zapatero, el fino estratega capaz de nombrar embajador en Montevideo al mismísimo Fernando Valderrama, que, tras recular en Iraq, ya ha organizado un molesto revuelo en Uruguay por sus manifestaciones sectarias a favor de la izquierda local. Quizás, en nuestros días, el servicio exterior haya perdido parte del sentido y la trascendencia que le diera fuerza desde que, naciendo el XIX, el Congreso de Viena estableció los modos diplomáticos que, con muy pocas variantes, aún continúan vigentes en el mundo civilizado. Lo internacional- -lo globalizado- -marca el ritmo de nuestras vidas y son los jefes de Estado y de Gobierno los nuevos y grandes protagonistas de las relaciones plurinacionales. Los embajadores ya no son solistas en raros y distantes escenarios, pero tampoco pueden ser, por degeneración de su uso, chicos para recados diversos y correveidiles de ocasión. Ahí radica la gran responsabilidad de Moratinos: está rompiendo un cuerpo y una carrera- -hasta ahora la carrera -en beneficio de no se sabe quién y con claro daño al prestigio de la presencia internacional de España. Y aún así, no es el peor en el macarrónico Gobierno presente. M L E C N Europa, el vacío de los toros dicen que hay toros azules en la primavera del mar cantaba Pepa Flores) intentarán llenárnoslo con Sófocles. Gándara proclamaba el otro día en el Cultural la superioridad de Edipo sobre El Fundi. Se equivoca radicalmente. Edipo es un pobre monstruo vencido que en los últimos veinticinco siglos sólo preocupó a don Camilo Alonso Vega, que fue a ver la versión de Pemán en el Español. Al llegar a los últimos cinco minutos de la tragedia, donde se aclara todo, el general, casi tembloroso, le tomó la mano al autor y dijo: Pero Pemán, ¡este hombre está casado con su madre! Sí, don Camilo: desde hace veinticuatro siglos. REVISTA DE PRENSA un terreno inflamable. Le Monde afirma que el ministro alemán del Interior, Otto Schily, ha ido algo más lejos, criticando con severidad la nueva política española, al lamentar que Madrid haya adoptado una política que creará nuevos problemas para el resto de los vecinos europeos. Le Monde resume de este modo las reacciones europeas ante la decisión gubernamental española: La regularización de inmigrantes, en Madrid, suscita una seria irritación en Europa Por su parte, Le Figaro insiste en la irritación e inquietud que generan, en Berlín y otras capitales europeas, las decisiones gubernamentales españolas, y comenta de este modo sus primeras consecuencias prácticas para Francia: A unos meses del referéndum nacional sobre la Constitución europea, la regularización de 800.000 clandestinos, en España, vendrá a reforzar la determinación de los partidarios de votar no El matutino conservador continúa: Los colombianos, marroquíes o rumanos legalizados oficialmente en Madrid van a poder viajar libremente por el resto de Europa. Y habrá quienes denuncien la Europa colador por donde se cuela una inmigración problemática para otros europeos Le Figaro estima que la nueva política española ha desenterrado el problema de fondo: la división, balkanización y ausencia de política común en un terreno tan sensible como la inmigración, precipitando, inmediatamente, divisiones, enfrentamientos y crisis larvadas, que sólo van a agravar la hostilidad latente contra el proyecto de tratado constitucional europeo. La ausencia de una política de inmigración europea- -comenta Le Figaro- -es sencillamente inquietante. Y la decisión española ha dejado al descubierto un completo desorden, cuando la inmigración irregular está en el origen de muchos problemas A juicio de Le Figaro, los análisis divergentes sobre las ventajas e inconvenientes de la inmigración parecen llamados a limitar la cooperación en terrenos tradicionalmente muy sensibles. JUAN PEDRO QUIÑONERO Críticas europeas a la regularización La Prensa francesa afirma que la regularización masiva de inmigrantes decidida en España está creando graves problemas con Francia y Alemania, entre otros vecinos europeos. Le Monde afirma que la nueva política española es muy criticada por los máximos dirigentes de la seguridad europea, abriendo una crisis inconfesable. Dominique de Villepin, ministro francés del Interior, ha declarado: Tenemos una divergencia de fondo en materia de seguridad interior Francia, el primer aliado obligado en materia de seguridad, tiene una posición hostil a las regularizaciones masivas, por principio. El lenguaje utilizado por el ministro galo del Interior deja al descubierto diferencias de fondo en