Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MARTES 8 2 2005 ABC Deportes ¡Pastor, Pastor, renovación! Los campeones mundiales de balonmano exigieron a coro la continuidad del seleccionador, que ayer dejó el cargo al concluir su contrato MANUEL FRÍAS MADRID. La continuidad del ya ex seleccionador nacional Juan Carlos Pastor fue el tema estrella en la llegada a Madrid de la selección española de balonmano, aclamada en la terminal del aeropuerto de Barajas por un millar de aficionados. Fueron los propios jugadores quienes echaron el órdago al corear al unísono ¡Pastor, Pastor renovación! mientras se hacían la foto de familia. Jesús López Ricondo, presidente de la Junta Gestora de la Federación Española y candidato a presidente, recogió el guante. Muchos dicen que la renovación de Pastor es la pregunta del millón, pero en realidad es la pregunta del real. Este presidente y esta Federación apostó por este entrenador. No tendría criterio alguno si ahora no le renovara. Es la primerísima opción si seguimos en el cargo. En este asunto intervienen tres partes, la Española, el Balonmano Valladolid y el propio Pastor. Pero creo que con buena voluntad todo se puede arreglar Chechu Fernández, el segundo de los tres candidatos junto a Alfonso Martínez, también se mostró favorable a la continuidad de Pastor, pese a que él tenía apalabrado a Valero Rivera. Las elecciones iban a ser el 20 de diciembre y entonces la situación era otra. Pero ha sido el propio Valero el que se puso en contacto con nosotros para hacernos ver que Pastor debería seguir al frente de la selección. Aunque todo puede pasar porque los clubes pagan más que las federaciones, se ha ganado el derecho a seguir Pastor, cuya continuidad fue pedida también por los aficionados presentes en el aeropuerto, apuntó: He estado muy a gusto con este equipo, con estas personas y con este trabajo. Todos han colaborado en este grupo al máximo y han tenido la actitud que todo entrenador quiere para un proyecto. Estoy muy feliz en la selección pero pertenezco a una disciplina, al club que me ha permitido venir aquí y que merece un gran respeto. Pero creo que con diálogo todo es posible. Hay que sentarse y hablar, porque tampoco es lo mismo hacerse cargo de la selección para dos meses que para más tiempo Cláusula de 70.000 euros El gerente del Valladolid, Javier Baró, club al que pertenece Pastor hasta el 30 de junio de 2007, ha dado a entender que no se van a desprender de su técnico tan fácilmente. Podría compaginar sus cargos, si él quiere y si la Federación y el Valladolid llegan a un acuerdo. Queremos que continúe en el Valladolid al menos hasta el 30 de junio, cuando termina la presente temporada y después se vería si compagina los dos cargos porque las fechas de la ASOBAL y la selección no coinciden Dejó claro que tanto si es la Federación la que quiere contar con él, como si es cualquier otro equipo, tiene que pagar al BM Valladolid la cláusula de rescisión, que es de 70.000 euros Y el domingo le espera el Barça La Liga vuelve el próximo fin de semana tras el parón habido desde el pasado 22 de diciembre. Y para Juan Carlos Pastor el retorno es a lo grande ya que el domingo se enfrentará con el BM Valladolid al Barcelona, en el Palau, en una jornada en la que todos los ojos van a estar pendientes de su trabajo, que hasta ahora había pasado inadvertido para la gran mayoría del mundillo balonmanístico español. Cuatro veteranos que hicieron pleno en la tercera intentona M. F. MADRID. Para David Barrufet, Juancho Pérez, Mariano Ortega y Alberto Entrerríos, a la tercera sí fue la vencida. Los cuatro son los únicos jugadores de la selección que han disputado las tres semifinales jugadas por España en la historia de los campeonatos del mundo. Pero en ésta, a diferencia de las anteriores, sí han sonreído. La primera de las semifinales fue en Egipto en 1999 y el rival Rusia. Se controló bien el partido y se llegó a un final muy igualado. Un par de decisiones arbitrales injustas en contra desequilibraron al equipo español, que acabó perdiendo. También fue derrotado en el partido por el bronce ante la entonces selección de Yugoslavia. La segunda fue hace dos años, en Portugal. El rival, Croacia. España dominó en la primera mitad, pero los croatas se acercaron en la segunda y el partido acabó empatado. Igual que en la primera prórroga. En la segunda cayó España, como en el partido por el tercer puesto contra Francia. Esta vez, el rostro de los cuatro supervivientes era distinto. Incluso para hacer la foto que ilustra el reportaje hubo sus más y sus menos entre ellos- -siempre en tono irónico- -y algún que otro compañero que se quiso unir al grupo. El primero fue Hernández. Yo estuve en Portugal se atrevió a Ortega, Barrufet, Entrerríos y Pérez, los únicos jugadores presentes en las tres semifinales decir. Pero Barrufet, que llevaba también aquí los galones, le preguntó por el Mundial de Egipto. A su no siguió un empujón que le sacó del grupo. Al alboroto se unió Demetrio Lozano. Yo sí estuve en Egipto apuntó... pero no en Portugal comentó a media voz con timidez. A gritos de ¡fuera, fuera! fue sacado a empujones del encuadre por sus compañeros. Luego, mientras el fotógrafo sacaba las instantáneas, Lozano se cruzó varias veces por delante del objetivo. La cabeza se me ha llenado de re- Ortega, Barrufet, Entrerríos y Pérez, felices con su medalla cuerdos de lo que hemos sufrido siempre, de mucho trabajo y sufrimiento, y de que este año hemos puesto la guinda apunta Mariano Ortega, que repasó las dos semifinales perdidas. En Egipto hubo equivocaciones arbitrales al final, pero también perdimos por errores propios. No me gusta darle vuelta a los arbitrajes. La de Croacia fue una pena porque hicimos una primera parte tremenda y en la segunda nos estrellamos con su defensa. Luego, lo que ya se sabe, dos prórrogas y fuera Llevábamos mucho tiempo intentándolo y al final lo hemos conseguido. Es un poco el premio a todo lo que hemos pasado antes se atrevía a decir Alberto Entrerríos. Siempre me acuerdo de cuando no salen las cosas bien, y en las otras dos semifinales pasó eso. También te das cuenta de la pequeña diferencia que hay a veces en el mundo del deporte, o por lo menos en el balonmano, entre el éxito y el pequeño fracaso señala Juancho Pérez. En balonmano la selección siempre ha estado arriba y en la mayoría de los casos nos ha faltado ese golpe de fortuna, porque por un gol o una diferencia mínima nos hemos visto fuera de los primeros puestos y obligados a luchar en un segundo plano. La fortuna nunca nos había sonreído y ahora sí lo ha hecho