Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 2 2005 47 El Gobierno pretende tramitar por la vía de urgencia el proyecto de ley de la Televisión Digital Terrestre Juan Pablo II imparte su bendición apostólica tras el rezo del Ángelus, que tuvo lugar este domingo, desde la ventana del hospital AFP Polémicas abiertas por Lehmann, Mejía y Ratzinger en los cinco últimos años J. BASTANTE MADRID. El debate en el seno de la Iglesia sobre la posible renuncia del Papa al trono de Pedro se produjo por primera vez en enero de 2000, cuando el obispo de Maguncia y presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Karl Lehmann, manifestaba su confianza plena en que Juan Pablo II tendría la lucidez y el coraje de anunciar su renuncia en caso de que el avance del parkinson lo hiciese necesario. La polémica fue zanjada por el propio Papa, quien manifestó su deseo de portar la cruz del sufrimiento hasta sus últimas consecuencias. Dos años después, dos papables influyentes abordaron la misma cuestión. Tanto el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, como el hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga mostraron su confianza en que, llegado el caso, sería el propio Juan Pablo II quien renunciara a su cargo. El último debate se abrió en octubre de 2003, cuando sus condiciones físicas sufrieron un gran deterioro. En esas fechas, el purpurado argentino Jorge Mejía, entonces archivista del Vaticano, sostuvo que el Papa estaría dispuesto a renunciar si llegara a perder el uso de la palabra. El Papa mejora y lee la prensa para seguir mi enfermedad Permanecerá varios días más ingresado en el policlínico Gemelli de Roma vez, el Santo Padre no celebrará mañana la imposición de ceniza al comienzo de la Cuaresma. No habrá nuevo parte médico hasta el jueves J. V. BOO. CORRESPONSAL ROMA. Juan Pablo II mejora lentamente de la fuerte gripe que hace una semana obligó a ingresarle en el policlínico Gemelli de Roma, y ya se alimenta con regularidad, según informó ayer el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro- Valls, quien aseguró que el Pontífice da una ojeada a los periódicos para, según dice, seguir la evolución de mi enfermedad Continúan mejorando las condiciones generales del Santo Padre, que no tiene ya fiebre, se alimenta regularmente y ha pasado algunas horas sentado en un sillón. Por evidentes motivos prudenciales le ha sido aconsejado que prolongue su permanencia en el Gemelli durante algunos días más afirmó el portavoz, quien como todos los días acudió al hospital para interesarse por la salud de Juan Pablo II. Fue el propio Navarro- Valls quien comunicó a los periodistas que el próximo parte médico será emitido el jueves. Las declaraciones del portavoz de la Santa Sede se producen un día después de la primera aparición del Pontífice tras su hospitalización, en la que se le vio muy débil. No obstante, desde el Vaticano se estima que el heb Por primera cho de que el Papa apareciera en la ventana e impartiese la bendición apostólica supone una prueba de que la recuperación va por buen camino. Concelebra a diario La Santa Sede también confirmó que Juan Pablo II concelebra todos los días misa en la habitación que ocupa. En el rito, precisó Navarro- Valls, participan, junto a su secretario personal, Estanislao Dziwisz, el personal médico y los enfermeros que le cuidan. Desde su ingreso, el Papa recibe centenares de cartas y mensajes deseándole una pronta recuperación, y haciéndole partícipe de sus propios sufrimientos. Juan Pablo II reza por ellos señaló Navarro- Valls. Entre los firmantes de las misivas está la madre de un niño, enfermo de cáncer, ingresado a pocos metros del apartamento que ocupa el Papa. La madre, informó Navarro- Valls, envió al Santo Padre una foto del pequeño, rogándole que rece por él, lo que Juan Pablo II está haciendo Aunque todavía no hay una fecha precisa para que el Papa sea dado de alta, sí se sabe que no podrá celebrar mañana, como estaba previsto, la ceremonia de imposición de ceniza con motivo del Miércoles de Ceniza, comienzo de la Cuaresma. Se trata de la primera ocasión en sus 26 años de pontificado en que el Santo Padre renuncia a participar en dicha ceremonia, que será presidida en su nombre por el cardenal Francis Stafford, Penitenciario de la Iglesia de Roma. El Papa, junto al cardenal Lehmann EPA Iglesia más que todos los demás, si hay un hombre que tiene una sabiduría maravillosa, ése es el Papa. Debemos tener una gran confianza en él. Él sabe lo que tiene que hacer Precisamente porque es una decisión que corresponde en exclusiva al Papa, su número dos en el Vaticano no podía manifestarse a favor ni en contra, ni tampoco eludir la pregunta, aun conociendo el riesgo de que la agencia de noticias francesa alarmase al mundo transmitiendo como flash tan sólo seis palabras: Dejémoslo a la conciencia del Papa como si fuese una velada invitación a renunciar o a reabrir el debate. Para despejar cualquier duda, Sodano in- sistió en que no tenemos que preocuparnos pues se puede guiar la Iglesia de diferentes modos y subrayó que a diferencia de la sociedad, en la Iglesia la vejez es muy útil. Para la Iglesia, la sabiduría de los ancianos es un don Según el cardenal, antiguamente la vejez se fijaba en los sesenta años, pero hoy los médicos ponen el límite mucho más alto En una hospitalización anterior, Joaquín Navarro- Valls calmó algunos ánimos inquietos afirmando que en el Vaticano no hay un maletín nuclear del que alguien deba tener la llave en todo momento. Las cuestiones que decide un Papa pueden esperar a su regreso del hospital