Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 2 2005 Madrid 41 El Niño burro es un personaje creado por el artista Charles Glaubitz para este gran mural titulado Freedom Fryes e influido por los cómics y la animación manga Tijuana, la frontera norte de México, ofrece a día de hoy una gran complejidad social y cultural. Sus intercambios, sus fusiones y sus rechazos dan vida a un fenómeno artístico que crece más allá de su territorio. La exposición Tijuana Sessions así lo muestra El ruido creativo de Tijuana TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Como una paradoja de los movimientos culturales, la ciudad con menos museos y galerías de todo México se ha convertido en un centro de producción artística de primer orden. Tijuana, la frontera más transitada del mundo, reúne en su territorio las más amplias expresiones alternativas que conjugan las artes plásticas, la música, la literatura y la tecnología. Este fenómeno artístico se ha reunido ahora en una amplia exposición que, con motivo de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCO, se puede visitar hasta el 10 de abril en la singular sala Alcalá, 31, de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. Toma su sonoro título- Tijuana Sessions -de un conocido disco de Nortec, colectivo musical que muchos consideran promotor de este movimiento cultural y artístico tijuanense. Organizada por la Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Consejería de Cultura y Deportes y la Universidad Nacional Autónoma de México, esta muestra explora la interrelación existente entre Tijuana y sus ciudades vecinas- -San Diego, Los Ángeles y San Francisco- el impacto creativo que genera el cruce de disciplinas y la influencia de la música electrónica en los artistas plásticos y viceversa. Así, a través de una emisora de radio que emite por internet, instalaciones, fotografías, pinturas, graffitis, documentales, esculturas e instalaciones multimedia se puede apreciar el temperamento artístico multidisciplinar surgido en esta región en los últimos cinco años. El movimiento cultural y artístico tijuanense se ha reunido en la sala expositiva de la Consejería de Cultura Esta completa exposición aborda la relación entre la metrópolis y la creación artística las piezas artísticas relacionadas con el seguimiento de la gente en las calles de Tijuana, como un performance en vídeo de Sergio de la Torre, una emisora de radio de inspiración pop, la instalación antropológica- cultural del colectivo Torolab, la estética de los carritos de venta ambulante de José Morales, las fotografías de Ivonne Venegas, los cuerpos femeninos pintados de Ta- nia Candiani y los documentales y largometrajes de Jorge Nava y Hans Fjellestad. La planta superior recibe al visitante con una instalación que recoge el pasado y el futuro del cine en Tijuana, obra de Julio Orozco; el juego del reciclaje de Jaime Ruiz Otis, las imágenes de Alicia Tsuchiya, la velocidad en el tiempo que impone la imagen televisión del colectivo Nortec, la crítica social de Bulbo, la inspiración manga de Charles Glaubitz y los neograffitis de Acamonchi. Ruido creativo Comisariada por Príamo Lozada y Taiyana Pimentel, esta exposición multidisciplinar aborda la relación entre la metrópolis y la creación artística, entre los espacios narrativos y los espacios sonoros, buscando generar, según expresan sus organizadores, una especie de ruido creativo representativo del quehacer artístico contemporáneo de Tijuana Sinergia tijuanense La sinergia tijuanense, caracterizada por la inmediatez, la producción en serie, la mano de obra, la fiesta continua y los inmigrantes ilegales se observa en las 39 obras de los dieciséis artistas mexicanos que exponen en las dos alturas de la sala Alcalá, 31. La planta baja se ha reservado para