Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 2 2005 Internacional 31 Defensa y Seguridad se salvan en el tijeretazo presupuestario de Bush Fuerte reducción de los gastos sociales para tratar de recortar el déficit con el nuevo presupuesto, y causará quebraderos de cabeza a los congresistas republicanos de los estados centrales, será el agrícola ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Este es el presupuesto más ajustado que hemos presentado desde que llegamos aquí Así describió el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, el presupuesto para el año 2006 que la Casa Blanca remitió ayer al Congreso para su aprobación y que, a juzgar por las primeras reacciones de la oposición demócrata, dará lugar a enconadas diatribas pese a la aplastante mayoría republicana en ambas Cámaras. Salvo Defensa y Seguridad, que salvan el tipo y logran incrementos, la agricultura, el transporte y la sanidad, entre otros sectores del apartado de gastos sociales, sufrirán recortes con la intención de reducir el gigantesco déficit actual, que asciende a 427.000 millones de dólares. En una breve declaración para no dejar huérfanos a los tomos donde se desgranaban las partidas de gastos e ingresos para un ejercicio fiscal que comienza en octubre, el presidente George W. Bush admitió como su segundo que se trata de un presupuesto ajustado y que a veces es difícil eliminar un programa que suena bien Cheney trató de allanar el camino político asegurando el domingo que los recortes no los han hecho con un hacha de cortar carne Aunque el Pentágono es quien mejor sale librado del bisturí, los veteranos verán reducida de forma sustancial- -según señalaba ayer el New York Times- -la ayuda que recibían para adquirir medicinas. Y el segmento dedicado a investigación en ciencia y tecnología militar verá mermar su preb Un sector que sufrirá Comienza a calar la hostilidad hacia la Constitución de la UE en Francia b Entre las 500.000 personas que protestaron contra la suspensión obligatoria de la semana de 35 horas, una mayoría llevaba pancartas contra la Unión Europea JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La crispación social está agravando la hostilidad contra el proyecto de tratado constitucional de la Unión Europea (UE) porque los trabajadores no sindicados, las centrales sindicales, los funcionarios, la extrema izquierda y la extrema derecha multiplican sus intervenciones contra una Europa que consideran demasiado liberal Entre las 500.000 personas que protestaron el sábado pasado contra la suspensión obligatoria de la semana laboral de 35 horas, una gran mayoría llevaba pancartas hostiles a la UE. Y una importante mayoría de las federaciones regionales o sectoriales de todos los sindicatos, la CGT, la CFDT, FO, FSU, entre otros, ha tomado partido por el no al tratado constitucional. El 30 por ciento de los trabajadores que votan por la extrema derecha son hostiles a la UE. Una gran mayoría de los 4.5 millones de funcionarios temen los compromisos de liberalización europeos. El estancamiento o el incremento del paro, la ausencia de crecimiento económico, han precipitado una crisis moral aguda, que varios sociólogos han calificado de nueva crisis de sinistrosis nacional Sinistrosis es la palabra de moda en la primera página de Le Monde y en informativos de radio y televisión. Bush se dirige a los periodistas durante la reunión de ayer de su Gabinete supuesto en beneficio de desarrollo, prueba y evaluación de nuevas armas. Otro sector que sufrirá con el nuevo presupuesto y que sin duda causará quebraderos de cabeza a los congresis- AFP EE. UU. busca nuevas bombas atómicas, según el Times A. A. NUEVA YORK. Más robustos, más manejables, más fiables y menos proclives a la obsolescencia. El folleto publicitario para una nueva generación de armas atómicas todavía no está en la imprenta del Pentágono, pero a juzgar por el New York Times tiene todas las de ganar en la panoplia estratégica que impulsa el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Según el diario neoyorquino, ante el envejecimiento del sistema de defensa nuclear estadounidense, que lo está volviendo cada vez más frágil, científicos adscritos a los tres principales laboratorios especializados en el diseño de nuevos ingenios mortíferos- -Los Álamos, Livermore y Sandia- -trabajan ya en el diseño de estos nuevos artefactos que, a diferencia de los que llenan los arsenales de EE. UU. y Rusia, el Pentágono pretende que encaje en una estrategia aún en barbecho susceptible de romper uno de los tabús consagrados después de Hiroshima y Nagasaki: podrían ser empleados en el campo de batalla. John Harvey, director de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, declaró que los esfuerzos se limitan a la investigación. tas republicanos de los estados centrales- -el núcleo del voto pro- Bush- -será el agrícola: en una iniciativa que agradará a los editorialistas del Economist y a los partidarios de favorecer el mercado libre y la competitividad de los países del Tercer Mundo, Bush propone reducir en 587 millones de dólares los subsidios agrícolas. El presupuesto de gasto para el año fiscal que comienza el próximo 1 de octubre está cifrado en 2,57 billones de dólares, con una subida respecto al ejercicio anterior de un 3,5 por ciento y unos ingresos de 6,1 por ciento. Si las proyecciones de la Casa Blanca corren parejas a la realidad, el déficit debería quedar rebajado al final de ese año a 390.000 millones de dólares, aunque los economistas demócratas consideran que la cifra no es realista, si se tiene en cuenta que en la partida enviada al Congreso no se incluyen los 80.000 millones de dólares extra pedidos para Irak y Afganistán, y el coste inicial de la gran iniciativa a la que el presidente pretende consagrar su segundo mandato y dejar una huella indeleble: la reforma de la Seguridad Social (las pensiones de jubilación) Los no de Le Pen y Fabius La balcanización política nacional ante la cuestión europea sólo agrava el escepticismo ciudadano. Jacques Chirac, presidente de la República, François Hollande, primer secretario del Partido Socialista (PS) y Dominique Voynet, líder ecologista, proponen el sí a la Constitución y a la entrada de Turquía. Por el contrario, Nicolas Sarkozy, líder conservador, François Bayrou, líder centrista, y Robert Badinter, notable socialista, dicen sí al tratado, pero no a Turquía. El Partido Comunista (PCF) y las dos facciones de extrema troskista dicen no a la Constitución y sí al ingreso turco. Por su parte, el número dos del PS, Laurent Fabius, coincide con Jean- Marie Le Pen, para decir dos veces no a la Constitución y al ingreso turco. El referéndum debe celebrarse a final de la primavera. Los sondeos todavía dan una ligera ventaja al sí Sin embargo, las distancias empiezan a recortarse y la hostilidad de importantes sectores comienza a calar hondo.