Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional TODOLELLA DE LUTO MARTES 8 2 2005 ABC Unos 250 familiares de las víctimas de Todolella tuvieron que ser atendidos por un equipo de psicólogos para mitigar la dolorosa incertidumbre sobre la suerte de los suyos. Mientras, entre los cadáveres aún en el albergue, los móviles sonaban sin parar ¿De verdad que no sufrió? TEXTO: E. MOLINA L. PARDO FOTOS: PAU BELLIDO, EDUARDO MANZANA y AP CASTELLÓN. Incredulidad y dolor. Y miedo. Los centenares de amigos y familiares de los dieciocho fallecidos en Todolella vivieron como una pesadilla las horas posteriores a la tragedia. Fue una madrugada fría y de espanto en la que 250 personas tuvieron que ser atendidas por un equipo de psicólogos y psiquiatras ante la creciente incertidumbre sobre el paradero de los familiares. Mientras las investigaciones aún estaban en pleno desarrollo, los familiares comenzaron a llamar a los móviles de los desaparecidos y en muchos casos conseguían obtener el tono de llamada, pero al otro lado, en el albergue de San Cristóbal, nadie contestaba. Los familiares acudían al polideportivo de Todolella con la angustia impresa en el rostro. Yo todavía no sé si mi hijo está allí repetía una mujer, mientras que otra, sollozando, aseguraba que yo tenía que estar en esa fiesta, pero al final no pude subir. Mi sobrina iba a quedarse a dormir, ya estaba metida en la cama, pero finalmente fueron a por ella... Eran testimonios espeluznantes de los que salvaron la vida por un giro del destino y los que empezaban a temer que los suyos se encontraban en el interior del albergue. Con el paso de las horas, los cuerpos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Castellón y los familiares seguían a la espera de que sus funestas sospechas se confirmaran. Se les ofreció un autobús para trasladarlos, pero los psicólogos aconsejaron que no bajaran en grupo. En pocas horas, el Hospital Provincial de Castellón se llenó de amigos y familiares y las primeras autopsias e identificaciones empezaron pasadas las tres de la madrugada. La última finalizó poco antes de las doce del mediodía. Los psicólogos atendían todas las preguntas y cuando la esperanza se desvanecía la mayoría buscaba consuelo inquiriendo. ¿Pero... verdad que no sufrió? ¿Y tú crees que esto podré superarlo? Hasta los psicólogos se tomaron tiempo para llorar. Una madre, rota por la muerte de su hijo, se derrumbaba y quedaba ingresada por una crisis hipertensiva momentos después de identificar el cadáver de su hijo. Ayer seguía ingresada, pero los médicos explicaron que su evolución es buena y se le podría dar el alta médica en las próximas horas Esta escena se repitió durante toda la noche hasta completar las identificaciones. Un matrimonio de Lérida, tres integrantes de una banda de música, un joven del pueblo turolense de Aguaviva... así hasta dieciocho en una desgarradora ceremonia de la muerte. Lourdes Ferrer, tía de una de las víctimas, lamentó que la madre del falleci- Las imágenes recogen el dolor de los vecinos de Morella durante los funerales do, Juan José Valdevira, al enterarse de la noticia, se trasladó a Todolella para poder localizar a su hijo. Estuvieron muchas horas sin saber nada, sufriendo, no sabían si había muerto o no. Y se fueron de allí sin que les dijeran nada oficialmente, sin poder identificar el cuerpo de su hijo Esta vecina de Morella confirmó que el joven tenía 32 años y junto a él falleció su pareja, Estela: Querían casarse el año que viene La desgracia se ha cebado en la madre de Juan José, que hace unos años perdió a su marido en un accidente de tráfico. Desconsolada, explicaba que se murió mi marido y no pude estar con él la última noche, y ahora se muere mi hijo y tampoco Escalofriantes relatos como éste fueron el hilo conductor de una trágica noche sin parangón en la crónica negra de nuestro país. Dos jóvenes mueren en Morón intoxicados por el humo de su coche ABC SEVILLA. Con el fallecimiento, ayer, de dos jóvenes en la localidad sevillana de Morón de la Frontera, se eleva a 30 el número de personas muertas por inhalación de gas en lo que va de año. Los jóvenes, un varón de 25 años, J. F. R. y una chica de 19, S. D. G. fueron hallados sobre las once de la noche del domingo en el interior de un coche que tenía el motor en marcha y que se encontraba en un garaje, propiedad de los padres de él. Fue precisamente el padre, un conocido empresario hostelero de la zona, quien descubrió los cadáveres y avisó a la Policía. Los investigadores descartaron desde el primer momento el suicidio y la hipótesis que barajan como causa de las muertes es que se trata de un accidente. Así, habrían muerto por inhalación de humos al dejarse el motor del coche encendido en un garaje cerrado. Tras serles practicada la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Sevilla, la joven S. D. G. fue enterrada a las cinco de la tarde en el cementerio de Morón de la Frontera. Una multitud de personas, entre ellas representantes del Ayuntamiento, arroparon a los familiares de la chica en la misa oficiada antes del sepelio en la Iglesia de San José Obrero, situada en la barriada del Pantano del municipio. Por su parte, el joven J. F. R. fue enterrado en Antequera, de donde es natural su padre. El Ayuntamiento de Morón de la Frontera decretó ayer tres días de luto oficial por el trágico suceso que ha conmocionado a esta localidad sevillana. Una mujer con el dolor en el rostro Prácticamente todos los vecinos de Alquerías asistieron al funeral