Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 2 2005 Nacional TODOLELLA DE LUTO 13 El municipio de Alquerías perdió a tres vecinos, todos ellos músicos Los cuatro miembros del grupo de rock Ppyote que amenizó la fiesta, murieron en el albergue. Tres de ellos fueron enterrados en Alquerías. La vocalista, Patricia, en Nules El último concierto TEXTO: ISABEL R. DE LA TORRE FOTO: PAU BELLIDO EPA Los Príncipes, antes de irse, saludaron a todos y cada uno de los familiares presentes en el funeral Hay lágrimas, muchas lágrimas, pero el silencio envuelve a todos y nadie quiere romperlo uno se detienen; a cada uno le dan la palabra de consuelo justa. No tienen prisa. Su cara, eso sí, refleja el dolor de la inmensa tragedia. También están presentes el presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla; el secretario general del PP y el portavoz parlamentario, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, respectivamente, además de otras autoridades civiles y militares. Llegan los féretros Poco después llegan los féretros de los tres vecinos de Morella, de María Pilar, de Alfonso y de Juanjo, a hombros de doce amigos. Los tres ataúdes llevan un centro de rosas rojas y emprenden su camino hacia el altar en medio de una enorme emoción. A la misma hora, la novia de este último recibe sepultura en un pueblo próximo. También ella perdió la vida en el albergue. El obispo de Tortosa, Javier Salinas, y quince sacerdotes de la zona concelebran la ceremonia. Se habla de paz arrancada y de consuelo, de muerte como parte de la vida y de salvación y esperanza Son, en fin, palabras que buscan ayuda y consuelo para una comarca herida, para miles de personas que conocían y querían a muchas de las víctimas y que desde hoy, tras los entierros de ayer, tienen que enfrentarse al día después de la tragedia ese en el que la soledad llega y la ausencia se hace insoportable. A las seis y media de la tarde todo ha terminado. Los Príncipes de Asturias, antes de irse, han querido saludar a todas y cada una de las personas que se sentaban en los bancos reservados a los familiares de las víctimas. Como a la entrada, les escuchan sin importarles el tiempo. Doña Letizia está profundamente conmovida. A la puerta de la iglesia de Santa María, de nuevo no se oye ni una sola palabra, lo que en este caso no es, ni mucho menos, sinónimo de distancia. Don Felipe saluda antes de subirse al coche; los vecinos le corresponden de inmediato. Con todo afecto, con enorme cariño, pero a su estilo. Al de Morella, que elige el silencio para llorar a sus muertos. ALQUERÍAS. El pabellón municipal de deportes de Alquerías del Niño Perdido (Castellón) registró ayer un lleno que Javier Julián (cantante y bajista) Alberto Bravo (batería) y José Manuel de la Cruz (guitarra) hubieran soñado para cualquiera de sus conciertos con el grupo Ppyote Pero en el recinto no se escuchó su música rock. Sólo silencio y sollozos ante los féretros de estos tres veinteañeros integrantes del grupo musical que amenizó la fiesta de cumpleaños celebrada en el albergue de Todolella, en donde encontraron la muerte en la madrugada del domingo. Frente a los ataúdes alineados en la cancha, en primera fila, algunos familiares, incapaces casi de mantenerse en pie, acarician las baquetas con las que Alberto tocaba la batería. El obispo de Segorbe- Castellón, monseñor Juan Antonio Reig, ofició una ceremonia religiosa cargada de emoción y dolor, en la que, al margen de la representación institucional (estuvieron el subdelegado del Gobierno en Castellón, José María Calles; el presidente de la Diputación, Carlos Fabra, y los consejeros de Sanidad, Vicente Rambla, y de Empresa, Justo Nieto) destacó la afluencia masiva de jóvenes. menterio. A escasos kilómetros, en el Grao de Burriana, Edgar, el manager del conjunto era despedido en una ceremonia menos numerosa, pero igual de emotiva, en la que también participó el obispo. En Nules, Patricia, la vocalista del grupo, también recibió el calor del público. Por última vez. A los Ppyotes les había costado mucho hacerse un hueco en el modesto panorama musical de Alquerías, donde rivalizan con otros dos grupos, que contaban con el favor popular. Ayer, en su último concierto, el público se volcó con ellos. Dos maquetas Y es que el grupo ya había grabado dos maquetas y poco a poco se estaba abriendo paso en el difícil y competitivo panorama musical. Sus canciones ya sonaban en la comarca y la gente las tarareaba. Los asistentes recordaban la mala suerte de sus tres amigos, pero especialmente la de José Manuel, que se incorporó al grupo hace apenas una semana para cubrir la vacante que dejó su primo. En el exterior, los vecinos reconfortan con sus palabras de ánimo a los familiares, que, rotos por el dolor, esperan a que los coches fúnebres de sus hijos inicien el camino hacia el ce-