Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional TODOLELLA DE LUTO MARTES 8 2 2005 ABC Los Príncipes de Asturias compartieron ayer el dolor de los familiares y amigos de las 18 víctimas de Todolella, que fueron despedidas en medio de una sobrecogedora entereza Morella lloró en silencio a sus muertos PABLO MUÑOZ MORELLA (CASTELLÓN) Ni un solo grito, ni una palabra más alta que otra, ni un solo momento de nerviosismo incontenido. Los funerales por las dieciocho víctimas de Todolella, celebrados ayer en Morella y a los que asistieron Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, rebosaron dolor y angustia, desde luego, pero fueron vividos por todos con una entereza que sobrecogía. Aquí, todos los conocíamos, si no era a uno era a otro... Hay fallecidos de casi todos los pueblos de la comarca. Estamos destrozados La frase, pronunciada entre dientes por un hombre mayor, de pelo blanco y el rostro marcado por los surcos, refleja perfectamente el grado de conmoción que se vive no sólo en Morella, sino en toda la comarca de Els Ports (Los Puertos) A primeras horas de la tarde, las calles de la localidad están prácticamente vacías y el intenso frío y la llovizna hacen el día, si cabe, más triste. El reloj parece detenido; las miradas reflejan que desde el domingo se ha dormido muy poco por aquí. A partir de las cuatro, los primeros vecinos y amigos comienzan a llegar a la Iglesia Arciprestal de Santa María, construida en el siglo XIII y elegida para celebrar el funeral por las víctimas. Uno de ellos es el alcalde de Todolella, Alfredo Querol, quien intenta abrigarse con un tres cuartos de cuero negro. No puede superar lo sucedido, desde el momento de la tragedia le da vueltas a la cabeza y se pregunta cómo ha podido ocurrir una cosa así. Cada pensamiento es una tortura, sobre todo porque siempre le viene a la mente el mismo recuerdo: Les dije que aplazaran la fiesta algún tiempo, que el frío había reventado las cañerías y no había calefacción hasta que se arreglase. Pero a ellos no les importaba: Nosotros llevamos una estufa me dijeron... Y fíjese ahora. Todas esas personas muertas, y podía haber sido mucho peor, porque Los 18 fallecidos Javier Menero Marín, natural de Burriana (Castellón) de 22 años. José Manuel de la Cruz Martínez, de Alquerías del Niño Perdido (Castellón) Miembro del grupo de música Ppyote Laura Ibáñez Monteagudo, de Nules (Castellón) de 20 años. Era novia de Javier Julián, uno de los músicos, Javier Julián López, de Alquerías del Niño Perdido (Castellón) Miembro del grupo de música Ppyote Patricia Jiménez Merchante, de Valencia. Estudiaba Comunicación Audiovisual en la Universidad de Valencia. Edgar Gavara Monfort, de Burriana (Castellón) de 17 años. Luis Juan Pérez Ocaña, de Mula (Murcia) de 47 años. Alberto Bravo González, de Alquerías del Niño Perdido (Castellón) Miembro del grupo de música Ppyote Iván Altabella Torres, de Aguaviva (Teruel) 26 años. Óscar García Carceller, de Villafranca del Cid (Castellón) Cristina Higueras Ávila, de Vinaroz (Castellón) de 23 años. Juan José Valdelvira Centelles, de Morella (Castellón) de 32 años. Estela Fabregat Tena, de Villafranca del Cid (Castellón) Novia de Valdelvira. Adolfo Querol Asensio, de Morella (Castellón) Estaba casado con María Pilar Belvis. María Pilar Belvis Querol, de Morella (Castellón) Esther Milian Sebastián, de Vinaroz (Castellón) de 28 años. Participaba en la comparsa de Carnaval Cherokys, que el pasado domingo estaba desfilando cuando les llegó la noticia. Jose María Val Cano, de Torrechiva (Castellón) Estaba casado y tenía una niña de pocos meses. Cosme Ripollés García, de Villafranca del Cid (Castellón) Los Príncipes de Asturias presidieron el funeral institucional en Morella en la fiesta hubo sesenta invitados y muchos de ellos prefirieron irse antes El alcalde tiene los ojos llenos de lágrimas, pero hace de tripas corazón y no zanja la conversación. Explica que todo ocurrió por un fallo en la maldita estufa de gas butano que llevaron los asistentes a la fiesta. El quemador estaba defectuoso, hubo mala combustión e inhalaron monóxido de carbono Una muerte rápida, silenciosa, si se quiere dulce pero también traidora. Y una persona que se encuentra a no mucha distancia de Querol remacha: Fue el propio organizador, Bartolomé Meseguer, que cumplía cincuenta años y que también durmió en el albergue pero en otra estancia, quien descubrió los cuerpos tras extrañarse de que, pasada la hora de comer, nadie hubiera salido de aquella habitación Como el alcalde, suscribe que pudo ser mucho peor: Eran sesenta, pero muchos se fueron antes a dormir a su casa o al Carnaval afirma. Todos estos detalles, unidos, cómo no, a la juventud de las personas muertas, no hacen sino añadir más sufrimiento al sufrimiento y son comentados por muchos de los que, poco a poco, van llenando no sólo la iglesia de Santa María sino también la plaza en la que se encuentra. Hay gran cantidad de jóvenes, compañeros de correrías de los fallecidos; algunos, incluso asistieron a la fiesta maldita y ahora viven una auténtica pesadilla. Hay lágrimas, muchas lágrimas, pero el silencio envuelve a todos y nadie quiere romperlo. En esta comarca, el dolor se vive así, sin aspavientos ni voces; así es también su forma de vivir. Palabras de consuelo Hay entereza, pero también hay calidez, proximidad, besos de una enorme ternura y abrazos poderosos. A las cinco de la tarde, ya sin apenas espacio ni en el templo ni en la plaza, llegan las autoridades, con Don Felipe y Doña Letizia a la cabeza. Como siempre, nada perturba el ambiente, aunque los vecinos hacen pequeños movimientos con las manos para darles la bienvenida. El Príncipe saluda a los familiares de las tres víctimas de Morella, cuyos restos estarán presentes en la ceremonia; la Princesa sigue sus pasos. Con cada Algunos familiares sufrieron crisis de nervios y desmayos AP Familiares y amigos portaron los ataúdes de las víctimas AP