Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 8 2 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND ¿Cabría imaginar, antes de la llegada del tripartito, un suceso como el del Carmel sin grandes movilizaciones ciudadanas ROTHSCHILD SE HACE DE IZQUIERDA En la pugna que hay entre las dos únicas superpotencias que existen en el mundo, y que son los Estados Unidos y la opinión pública mundial, la izquierda está por el control de esta segunda tria que es la de la comunicación, y en ella está dominante, hegemónica, la izquierda. Desde The New York Times a Liberation EL MONOCOLOR DE BARCELONA OCAS comparaciones tan desafortunadas y viciosas como la que, para aliviar su cuota de responsabilidad en el caso, se ha sacado de la manga el president Pasqual Maragall. Con un desparpajo que sólo cabe en una acumulación de poder socialista como la que padece Cataluña, el líder del PSC se ha permitido dibujar el paralelismo entre el chapapote que, vaciado del Prestige, ennegreció las costas de Galicia- -un accidente mejor o peor gestionado- -con los hundimientos que marcan la desgracia en el barrio barcelonés del Carmel- -un caso claro de mala planificación municipal y de peor ejecución técnica- Valentí Puig, uno de los pocos periodistas catalanes capaces de mantener su solvente independencia frente a los poderes que se concentran en la Plaza de Sant Jaume, ya nos señalaba ayer aquí que los socavones del Carmel son el símbolo del fracaso de la Barcelona de diseño Además, me atrevo a añadir al magistral análisis de mi admirado compañero, los socavones son el testimonio de que Barcelona, de algún modo secuestrada por el monocolor político, ha pasado a ser una ciudad sin pulso, sin nervio y hasta sin voz. La lozana fuerza catalana, siempre dispuesta a contestar al poder, se ha vuelto pastueña y dócil. ¿Cabría imaginar, antes de la llegada del tripartito, incluso en los tiempos de Franco, un suceso como el del Carmel sin grandes movilizaciones ciudadanas, sin escritos de protesta con docenas de firmas notorias y, en suma, sin que los vecinos expresaran su inalienable derecho al pataleo? El pasado domingo, más de diez días después del primer derrumbamiento, Maragall visitó el Carmel con el alcalde Joan Clos en el papel de guía o, mejor, de lazarillo. Ninguno de los dos, la continuidad total en el poder municipal democrático de la ciudad, expresó el orgullo de autor que a los dos corresponde, en lo político, ante un barrio que se desmorona porque así lo han querido, en acumulación de torpezas, las autoridades socialistas, monopolistas en el ejercicio del poder municipal. El PSC- PSOE es, en los hechos, el poder autonómico y municipal de Cataluña y, en buena parte, de sus principales núcleos urbanos; pero ¿dónde están las demás fuerzas políticas del lugar? ¿Es tanta la pasión por el nuevo Estatut que han perdido la capacidad de observar la realidad circundante y obrar en consecuencia? Podría entenderse, y con reparos, la suave reacción de CiU, durante tanto tiempo en el machito de la Generalitat; pero entra dentro de lo inexplicable el que fuerzas como el PP o ERC no se hayan montado sobre la circunstancia para polarizar, en su legítimo beneficio, la indignación ciudadana, que es mucha y creciente y, por supuesto, desborda los márgenes del Carmel. Cuando el suelo se hunde la situación se hace especialmente dramática porque, a fin de cuentas racionalistas, la estabilidad de la corteza terrestre es la única certeza con garantías. Salvo en la Barcelona socialista. H P U tal. Lo interesante es comN Rothschild se ha probar esta increíble capahecho con Liberacidad de adaptación que tietion El periódico ne la izquierda en cualque fundó Jean- Paul Sartre quier situación, esta apercon Serge July- -uno de los tura mental, ese sentido del líderes de Mayo del 68- -ha pluralismo del que hacen caído en manos de la famigala desde Carlos Andrés lia más representativa del CÉSAR ALONSO DE Pérez a Zapatero. Esta vercapital desde la Revolución LOS RÍOS satilidad para ir un día a la industrial hasta hoy, y conestación suiza de Davos y cretamente en manos del otro a la proletaria Porto Alegre, patrón de la Banca Rothschild and un día con Fidel Castro y otro con Cía (una ganancia media de 180 miMohamed VI, un día como directollones de euros por año) Pero que res de Prisiones y otro como prenadie tema por la línea editorial de sos, un día con un teólogo de la Li Liberation Era de izquierdas beración y otro con Toni Negri, un (un poco más radical que Le Mondía con los guerrilleros de Chiapas de y lo seguirá siendo. Quizá Sary otro con los pacifistas. kozy pueda reconocerse en algún planteamiento. Sería imposible N la pugna que hay entre las que no se advirtiera en nada la endos únicas superpotencias que trada de los veinte millones de existen en estos momentos en el euros (por ahora) Por ejemplo, es mundo, y que son los Estados Unide esperar que en la cuestión de dos, por un lado, y la opinión públiOriente Medio el diario sea un poca mundial, por otro, la izquierda co más indulgente con Ariel Shaestá por el control de esta segunda ron. Ya sería un contrasentido exy no precisamente para conseguir cesivo que un Rothschild favoreel ideal de la realización de los indiciera el antisemitismo, sobre todo viduos a través de la comunicaen unos momentos como éstos, en ción, sino para conseguir objetilos que realmente se puede hablar vos de poder. Porque del mismo de acoso a los seiscientos mil jumodo que ha aparecido con el terrodíos franceses, desde los colegios a rismo un nuevo tipo de guerra sin los cementerios. Pero, en todo cafronteras y sin Estados, ha surgido so, yo no creo que haya que volcar un nuevo Estado, una nueva palas críticas por la operación al capi- E ASTA hace poco tiempo, los planteamientos en este campo eran muy simples. En Informe sobre la Información de mi viejo amigo Manuel Vázquez Montalbán, todo se reducía a la manipulación de la información derivada de la propiedad de los medios y de los Estados (la guerra fría en aquellos momentos) Hoy, la hegemonía en este nuevo territorio que es la opinión pública depende de la capacidad para dar respuestas satisfactorias a las aspiraciones de la mayoría de los ciudadanos. Pues bien, en este campo la izquierda, al carecer ya de programas, de ideología, de convicciones y de creencias, es terriblemente eficaz. No tiene problemas de contradicciones con ella misma simplemente porque ella misma no tiene criterios, sino talantes, y puede llegar incluso a negar la realidad porque el territorio de la opinión pública es inmaterial. Por ejemplo, si Fernández de la Vega puede llegar a decir que ha desaparecido el plan Ibarretxe porque ella lo quiere así. De todos modos, los aparatos que producen y crean opinión siguen teniendo un cierto papel. De ahí la entrada de Dudú Rothschild en Liberation Lo que no sabemos es si con esta maniobra el diario quiere buscar la seguridad que da la Banca o si ésta quiere colocarse en el terreno de la opinión que le garantiza la izquierda. REVISTA DE PRENSA ñaló el editorial del matutino francés. Los cambios propuestos por el partido conservador del presidente Jacques Chirac permitirán que los empleados del sector privado trabajen hasta 48 horas a la semana, el límite fijado por la Unión Europea (UE) Los críticos sostienen que el cambio destruirá la semana laboral de 35 horas, establecida por ley en una reforma clave del anterior Gobierno socialista. El diario parisino aseguró que en el fondo la jornada de acción del sábado se parece a otras tantas que han tenido lugar en el pasado. Hasta el punto de parecer un ritual Unas 320.000 personas salieron el sábado a las calles de Francia para protestar contra la iniciativa. En total, se realizaron 140 manifestaciones en todo el país, según el Ministerio del Interior. La mayor manifestación tuvo lugar en París y contó con la presencia de al menos 30.000 manifestantes. S. I. Semana laboral de 48 horas El diario francés Le Figaro llamó ayer al Gobierno francés a mantenerse firme en sus planes de ampliar la jornada laboral semanal de 35 horas, a pesar de las protestas de más de 300.000 personas registradas durante el fin de semana. Poco importa que los manifestantes del sábado hayan sido tres, cuatro o quinientos mil. Las organizaciones sindicales podrán evocar un éxito y felicitarse por una movilización real. Insistirán en la gran afluencia, pero pasarán por alto las otras características de la marcha. No por pudor sino por realismo. Porque si se miran desde cerca, estas particularidades ilustran los límites de la prueba se- Al Fatah busca el dinero de Arafat El diario británico Financial Times aseguró ayer que Al Fatah, facción de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ha empezado una búsqueda de millones de dólares en activos escondidos por Yaser Arafat. Esta búsqueda está destinada a facilitar a Al Fatah un apoyo financiero para emprender campañas contra el grupo radical islámico Hamas en las elecciones de este año y forma parte de las gestiones llevadas a cabo por organizaciones palestinas para encontrar la fortuna del fallecido Arafat, añade el FT. La facción pidió un alto el fuego con Israel para mejorar la posición de Mahmud Abbas. S. I.