Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 7 2 2005 ABC En la región hay casi 200.000 mujeres más que hombres b El padrón municipal del 1 de Madrid CIUDAD ABIERTA ENRIQUE CARDOZA Locutor y publicista enero de 2004 recoge que en la Comunidad de Madrid hay 5.804.829 personas, de las que 2.999.867 son mujeres ABC MADRID. La población madrileña, como la de otras 11 Comunidades Autónomas y la mayor parte de los países del mundo, está formada por más mujeres que hombres, una diferencia que en nuestra región es de 194.905 a favor del sexo femenino, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, informó Efe. De los 5.804.829 madrileños que recoge el padrón municipal a 1 de enero de 2004, 2.999.867, lo que representa el 51,68 por ciento, son mujeres y el resto, 2.804.962, el 48,32 por ciento del total, son hombres. En el conjunto de España, la diferencia entre hombres y mujeres también favorece al sexo femenino: de los 43.197.684 españoles que recoge el padrón, 21.912.437 (el 50,73 por ciento) son mujeres, 627.190 más que hombres (21.285.247) La mayoría femenina se extiende a 12 comunidades autónomas y es especialmente notable en Asturias, donde el 52 por ciento de la población pertenece a ese sexo. En cambio las comunidades de Murcia, La Rioja, Canarias, Castilla- La Mancha y Baleares, y sobre todo las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, tienen entre sus habitantes más hombres que mujeres. Baleares, Navarra y Castilla- La Mancha son las comunidades que tienen una población más equilibrada por sexos, con diferencias muy pequeñas en los tres casos. El análisis por municipios muestra cómo las mujeres sólo son mayoría en 2.225 de los 8.109 que hay en España, mientras que hay más hombres en 5.755 y en 129 las poblaciones de uno y otro sexo son exactamente las mismas. Eso sí, ellas son más en todas las capitales de provincia y en casi todas las grandes ciudades. El latino tiene que abrirse y no reproducir su país aquí TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: JAVIER PRIETO Nací de la mezcla de una blanca y un negro y eso es muy hermoso Nací en Pitesti (Rumanía) de ahí es mi madre, psicóloga de profesión. Mi padre, biólogo, es oriundo de Venezuela. Nací de la mezcla de una blanca y un negro y las mezclas son siempre hermosas. Cuando cumplí los dos años nos marchamos a Suecia y a los ocho a Barquisimeto (Venezuela) Llegué hace tres años a Madrid con visado de turista y enseguida obtuve la documentación, gracias a mi esposa, pues su padre es canario. Tres meses después llegó ella, Wilma; yo también mezclé: es blanca y vivimos en Lavapiés desde hace año y medio. Nos encanta Muy personal Aficionado a la música y modelo ocasional, ha grabado su primer disco MADRID. A sus flamantes 30 años ha recorrido ya cuatro países: Rumanía- -allí nació- Suecia, Venezuela y España. A este último llegó hace ya 3 años. Estudió Locución y Publicidad y tiene dos amores: la canción y música pop y electrónica. En Madrid ha hecho de todo. Está encantando con la decisión que tomó, derivada de la interminable y profunda crisis del bello país suramericano. La falta de posibilidades para los jóvenes, cada vez se cerraban más puertas le trajo a la vieja Europa. ¿Cómo cosmopolita que es, es Madrid una ciudad abierta? -Para mí lo es. Me han acogido muy bien, quizá porque yo contribuyo a ello, al estar acostumbrado a relacionarme con personas de cualquier nacionalidad. La mayoría de los inmigrantes se encierran en sí mismos, y tratan de reproducir aquí su país, en lugar de adaptarse. Y es raro que se abran, sobre todo los latinoamericanos. Y porque tú llegas, tú eres el que tienes que abrirle porque los demás lo harán. Y España es difícil. ¿Por qué es difícil? -Para los latinos, primero por la distinta cultura y por ese afán de cerrarse que tienen que lo complica más aún. Te pierdes el contacto con la gente, toda la riqueza de una ciudad, una tierra... Después, por la dificultad de obtener la documentación necesaria para regularizarse. Y eso que compartimos idioma, que ayuda e integrarse y a romper barreras. ¿Ha llegado a ejercer su profesión? -En Venezuela sí. Hice radio- -musicales de corte alternativo- -en varias cadenas nacionales. Aquí también he trabajado en lo mío nada más llegar: en un sitio no me pagaban y en otro no obtenía lo suficiente y lo dejé. ¿En qué trabaja? -Llevo cuatro meses trabajando de cajero en el restaurante El Landó. Mi jefe y mis compañeros son una familia para mí y es el mejor empleo que he tenido. Antes fui modelo, camarero, encuestador, repartí propaganda... lo de mi última ocupación ha sido un golpe de suerte: fui a Barquisimeto al morir mi padre y al volver todo cambió. ¿Con que sueña? ¿Qué le ha sorprendido de esta ciudad? -Las personas de ideología nazi y xenófoba. Este país nunca cayó en eso y cuando sus ciudadanos llegaron a América fueron recibidos con los brazos abiertos. En Venezuela no hay diferencias, todos somos iguales, blancos, negros, mestizos y podemos compartir. Hay que respetarse; lo contrario causa conflictos. -Con seguir aquí con mi esposa que quiere acabar la carrera de Leyes que dejó a medias. Con dedicarme a la música y compaginarla con la radio. Acabo de grabar un disco, -en Venezuela necesitaría el sueldo de 3 años- y montar mi estudio de grabación. Creo en esta ciudad y me gusta su movida cultural y sus oportunidades.