Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 2 2005 23 El secuestro en Irak de cuatro ingenieros egipcios extiende el temor entre los cooperantes extranjeros Tres atentados en Acapulco tiñen de sangre las elecciones locales en el estado mexicano de Guerrero EE. UU. garantiza a Turquía la unidad de Irak AFP ANKARA. Estados Unidos está determinado a preservar la unidad de Irak y combatir a los rebeldes kurdos de Turquía establecidos allí, afirmó ayer la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, a la televisón NTV en el segundo día de su visita a Ankara. Estados Unidos está a favor de un Irak unificado en el que los derechos de todos los iraquíes sean representados declaró, según la traducción hecha en Turquía de sus opiniones. Rice quiso dar seguridades a la opinión pública turca, que teme que los kurdos iraquíes funden, si Estados Unidos no se opone, un Estado independiente en el norte del país, una situación que podría reanimar las intenciones separatistas de su propia minoría kurda en el sureste anatolio. Estas inquietudes han sido reforzadas después de que decenas de miles de kurdos expulsados de la ciudad petrolera de Kirkuk por el régimen de Sadam Husein fueran autorizados a votar en esta ciudad la semana pasada. PERFIL Condoleezza Rice Secretaria de Estado de EE. UU. El pasado abril, en Washington, en una cena con Arthur Ochs Sulzerberger y otros jerifaltes de The New York Times tuvo un desliz. Citaba a Bush, cuando se le escapó un revelador mi marid... Con dulzura ALFONSO ROJO el cortijo de la Autoridad Nacional Palestina. Pero el cartel que realmente se espera con avidez es el de mañana martes. La venta de localidades en la comunidad internacional va a buen ritmo y nadie quiere perderse el mano a mano entre Sharón y Abbas en el ruedo de Sharm el Sheij, que espera un lleno hasta la bandera. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, como empresario de la plaza, es el maestro de ceremonias, que incluso podría recibir la invitación de Sharón para que vuelva a visitar Israel. Desde la barrera, listo para ondear su pañuelo blanco en demanda de orejas, estará el Rey Abdalá II de Jordania. Sólo la instantánea de los dos primeros espadas del escalafón de Oriente Medio haciendo el paseíllo ha centrado toda la atención mundial, expectante ante lo inédito de la corrida. No se darán manoletinas a la capitalidad de Jerusalén ni se esperará a los refugiados a porta gayola, y ninguno se pondrá la victoria por montera. Han pasado tantas cosas- -y tantos muertos- -desde el mes de septiembre de 2000 que lo que más desea el público, al menos el cuerdo, es la paz. Tanto en los tendidos árabes como en los israelíes piden que se dé la puntilla definitiva a la violencia, que sigue campando por sus respetos cual toro indultado. Pero semejante triunfo, el del alto el fuego, está aún lejos, y más en una plaza en la que la puerta grande hace muchos años que no se abre. MADRID. Hay quien dice que la única despistada en la familia Rice era la madre. Era melómana y a la hora de poner nombre a la niña eligió Condoleezza porque le encantaba la expresión italiana con dolcezza que quiere decir con suavidad De Condoleezza Rice se pueden decir maldades, pero no que carezca de suavidad. La mujer más poderosa del mundo, como la nombró la revista Forbes en agosto, tiene un alma dura y fría como el carbono 14, pero la esconde bajo capas de dulzura. Un alma que sólo parece ablandarse ante George W. Bush. A mediados del pasado abril, en Washington, en una cena con Arthur Ochs Sulzerberger y otros jerifaltes de The New York Times, tuvo un desliz. Citaba a Bush, cuando se le escapó un revelador mi marid... Rectificó de inmediato: Como iba diciendo, el presidente Bush. Es evidente que entre Rice y Bush no hay más vínculo que el ideológico. Ella, que acaba de cumplir los 50, es una estricta presbiteriana y no ha conocido varón. Él, que tuvo una juventud dipsómana y dicharachera, se ha transformado en devoto evangélico y sólo mira a su esposa Laura. En cualquier caso, la anécdota refleja lo estrecha que es la relación entre el presidente y su secretaria de Estado. La simbiosis recuerda a la que existía entre John F. Kennedy y su hermano Robert o la que mantuvieron Nixon y Kissinger. La segunda mujer al frente del Departamento de Estado- -Madeleine Albright fue la primera- -ejecutará sin fisuras la política exterior de Bush. Ni siquiera tendrá las diferencias de criterio de que hacía gala su predecesor Colin Powell. En el debate celebrado en el Senado sobre el nombramiento de la nueva secretaria de Estado, Edward Kennedy se hartó de repetir que era la candidata equivocada para el puesto, porque ha defendido a ultranza la política de la Casa Blanca y Estados Unidos necesita a alguien capaz de colaborar con los aliados Condoleezza no ha llegado a la cumbre por el tono de su piel. No es la muchacha salida del gueto, que sufre para abrirse paso y asciende la escala social. Pertenece a la tercera generación de una familia de universitarios. A los 19 años se había graduado cum laude en Ciencias Políticas. A los 26 era profesora de la Universidad de Stanford. En 1989 estaba en la Casa Blanca como sovietóloga. Y hasta que la fichó Bush hijo, ejerció como rectora de Stanford. Se ha impuesto en un espacio reservado al hombre blanco. Tiene capacidad de intriga y sabe jugar en la sombra. Sus tesis son las proclamadas con Bush: el interés nacional por encima de todo. Hace cuatro años, Bush eligió Madrid como primera escala europea en su primer viaje presidencial. Esta vez, su mano derecha, la mujer que tiene lapsus freudianos como llamar mi marido al presidente de EE. UU. ni siquiera ha incluido España en su periplo. Que no cunda el pánico, pero, como esto no se enderece, Condoleezza nos va a hacer la puñeta. Con dulzura, pero la puñeta. Medidas israelíes para prevenir un atentado DPA EPA TEL AVIV. Los servicios de inteligencia de Israel aseguran que cuentan con medio centenar de indicios de nuevos atentados preparados por extremistas palestinos en vísperas de la cumbre de Sharm el- Sheij. Funcionarios de seguridad dijeron que la mayor parte de esos atentados han sido preparados por células independientes del movimiento Al Fatah, con ayuda financiera de la organización islámica libanesa Hizbolá. En la imagen, un control israelí en Nablus (Cisjordania)