Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 7 2 2005 ABC Internacional Ariel Sharón, primer ministro israelí, da la bienvenida a la secretaria de Estado de EE. UU. Condoleezza Rice, ayer en Jerusalén AP Rice pide en Israel decisiones dificiles para reflotar la negociación con la ANP La secretaria de Estado se reunió ayer con Ariel Sharón y hoy se entrevistará con Mahmud Abbas b Washington quiere que el viaje de la jefa de la diplomacia norteamericana sirva para apoyar la cumbre que Sharón y Abbas celebrarán mañana en Egipto LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL SHARM EL- SHEIJ (EGIPTO) Condoleezza Rice ya ha pegado muchos capotazos en el Gobierno de Bush, pero es ahora, recién tomada la alternativa como secretaria de Estado, cuando ha tenido que hacer el paseíllo en una plaza de primera como es el coso del conflicto palestino- israelí. La faena se presenta difícil porque, para arrancar el aplauso del público, hay que torear al alimón con el primer ministro Ariel Sharón y el presidente Mahmud Abbas. Enfrente, un morlaco astifino de la ganadería de la Intifada con más de tres mil muertos en canal a sus espaldas. Hay que hacer avanzar la paz y superar el azote del terrorismo señaló la jefa de la diplomacia norteameri- cana muy pocas horas antes de la reunión a orillas del mar Rojo entre palestinos e israelíes, el más importante de los últimos cuatro años. Es tiempo de oportunidades dijo además en forma de brindis al respetable la secretaria de Estado al pisar el albero de Jerusalén, ansiado redondel capitalino por ambas partes. De sus primeros lances junto a palestinos e israelíes habrá que concluir si con oportunidades se refiere a ocasiones o, en términos más comerciales, a simples rebajas. Porque eso es lo que constantemente marca el devenir en tan complicada brega, las rebajas de sus pretensiones en el camino hacia la paz, que, de lograrlo, merecería mucho más que ovación y vuelta al ruedo. Una de esas oportunidades puede ser el anuncio por parte de representantes de los espadas de la creación de una comisión mixta en la que se van a discutir las condiciones para que sean liberados presos palestinos de cárceles israelíes. De momento, de los más de ocho mil que tiene entre rejas, Tel Aviv sólo está dispuesta a soltar a unos novecientos, que no están implicados en actos de violencia. La Autoridad Nacional Palestina se muestra descontenta y baja la mano ante el enemigo hebreo para que tome el engaño y aumente esa cifra. Hemos pedido a Israel que siga adelante con las duras decisiones que debe tomar para favorecer la paz dijo la jefa de la diplomacia estadounidense tras ser recibida por su homólogo israelí, Silván Shalom. Dejando claro que van a exigir más al Gobierno de Abbas, que hace sus pinitos con las primeras detenciones en la Franja de Gaza, el ministro israelí comentó que no hay que dar tiempo a los grupos violentos a organizarse de nuevo y que ter- minen con el proceso de paz. Pero esa reunión era sólo el prolegómeno del pase de pecho más esperado de la tarde, la reunión de Rice con el jefe del Gobierno, Ariel Sharón. El diestro del Likud conoce bien la querencia de los de Washington, con los que ha toreado en muchas ferias de la mano del apoderado George W. Bush. Ahora, enterrado el histórico rais palestino en la Mukata de Ramallah, israelíes y norteamericanos han encontrado en Mahmud Abbas el peón necesario para completar la terna. La hora de la verdad Por eso, la gira de Rice continuará hoy cuando salte al ruedo Mahmud Abbas, experto novillero hasta que tomó la alternativa como matador venciendo en las elecciones del pasado 9 de enero. El conocido como Abú Mazén cuyas buenas maneras a la hora de colocarse entre los pitones de los radicales palestinos gustan a los entendidos, representa la nueva imagen de la escuela de Arafat, de alma presente todavía en EE. UU. presiona a Israel para que libere a más presos palestinos y favorezca así la difícil tarea interna de Abbas