Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 7 2 2005 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO EL LABERINTO VASCO S toda una paradoja que después de un período de máximo debate entre los Parlamentos y Gobiernos de Madrid y Vitoria y entre los partidos políticos nacionales y vascos sobre el futuro del País Vasco, el resultado sea una espesa confusión sobre las intenciones de algunos y una creciente duda sobre la sinceridad de otros. La convocatoria de elecciones anticipadas, administrada por Ibarretxe para movilizar a los nacionalistas frente a un nuevo agravio de Madrid, debería servir para ofrecer a los vascos una política basada en la autenticidad de las propuestas. Pero no está siendo así. Sólo es posible utilizar como criterio de hipótesis acerca de lo que pueda suceder, si la mayoría del frente nacionalista será o no absoluta. Si no lo es, no cabe duda de que saldrá a relucir el instinto de supervivencia del PNV, como en tantas otras ocasiones en que su permanencia en el poder ha estado en riesgo. Ni siquiera a los nacionalistas se les oculta la inviabilidad del plan Ibarretxe, pero se afanan en su rentabilidad electoral y si ésta fracasa- -es decir, no ratifica su hegemonía- el PNV hará lo necesario para seguir gobernando. Será en este caso cuando los socialistas vascos tengan en su mano la posibilidad de cambiar drásticamente la situación. Pero las certezas actuales impugnan esta posibilidad, como las que tiene María San Gil, quien, en la entrevista que hoy publica ABC, afirma que los hechos evidencian que la voluntad del PSE es gobernar con el PNV No es, desde luego, una mera especulación, porque, al margen de la interpretación que mereciera el discurso de Rodríguez Zapatero en el Pleno sobre el plan Ibarretxe y de que en su visión política del futuro de España está antes ERC que el PP, la trayectoria del socialismo vasco, desde el asedio y derribo de Nicolás Redondo hasta la propuesta Guevara de reforma estatutaria, es un acercamiento progresivo al nacionalismo gober- E nante. Sería muy honesto por parte de Patxi López que, al referirse al PNV, fuera tan explícito como cuando rechaza la alternativa autonomista de 2001 con el PP, tan repudiada por los socialistas vascos pese al resultado obtenido, superior, en términos electorales, al que cosechó el constitucionalismo durante los doce años en que el PSE apuntaló, sin contrapartidas de fondo, los sucesivos gobiernos nacionalistas. Pero la tentación de arrinconar al PP- -táctica útil para la estrategia general del PSOE- -ha vuelta a ser atractiva para el PSE. Queda, además, el factor ETA, rescatada del ostracismo por el plan Ibarretxe y oxigenada, en su máscara política, Batasuna, por maniobras tanto del PNV como del PSE. Los terroristas son los garantes de la pureza del plan Ibarretxe, versión oficial de su Alternativa Democrática, y, por eso, apoyan al PNV, pero también acusan el golpe continuado de estos años de eficacia policial, judicial y política, y especulan con una negociación que el Gobierno espera con creciente ansiedad y en la que la banda asesina es de prever que ponga como condición para el cese de la violencia una salida a la situación de sus presos. Si así fuera, la mejor interpretación al alcance del Gobierno, al que le conviene no jugar a las comparaciones con la entrevista en Zúrich, es que es el momento histórico no para negociar una tregua, sino para imponerse de manera definitiva e incondicional a los terroristas, respetando el principio ético de que no hay paz sin justicia. Las víctimas de ETA tienen motivos para sentirse preocupadas por su dignidad. El PP tiene motivos para denunciar que el PSE quiere pactar con el PNV. Y ETA y Batasuna tienen motivos para intuir que lo peor para ellos puede haber pasado. Y, en general, la opinión pública tiene motivos para, mirando al Gobierno, pensar que no se le está diciendo toda la verdad. PASAR DE LARGO L CANNABIS TERAPÉUTICO L plan piloto de dispensación de cannabis para uso terapéutico que emprenderá Cataluña responde a una petición planteada desde hace años por asociaciones de enfermos. Pacientes con cáncer, esclerosis múltiple o sida buscan en esta sustancia ilegal un tratamiento complementario para aliviar sus síntomas. El Ministerio de Sanidad ha dado a Cataluña su aprobación para este plan piloto, que sólo permitirá la dispensación de la droga en los hospitales y bajo prescripción médica estricta. Sanidad, sin embargo, no ha cedido aún a las pretensiones catalanas de autorizar su dispensación en las farmacias. El matiz es importante porque incorporar el cannabis a establecimientos de uso cotidiano como las oficinas de farmacia podría banalizar su uso, como ya ha advertido la Organización Médico Colegial. E No es ver fantasmas donde no los hay. Los últimos informes sobre consumo de esta sustancia ilegal en España han comprobado que los adolescentes han doblado el consumo de marihuana. El cannabis es la droga más consumida por los jóvenes, tanto que un 25 por ciento de los chicos entre 14 y 18 años reconocen que lo toman, al menos, una vez al mes. Si se quiere ganar la batalla a las drogas, lo último que se puede hacer es lanzar mensajes contradictorios sobre los presuntos beneficios que reportan. Discriminar el uso recreativo de la marihuana respecto al terapéutico es crucial. Su venta en farmacias no ayudaría a reforzar esa diferencia. El paso definitivo se producirá cuando se consoliden los fármacos desarrollados a partir de los compuestos del cannabis, que permitirán un tratamiento regulado en dosis y eficacia. OS EE. UU. están decididos a ejercer su liderazgo mundial de otra manera. La experiencia de la crisis de Irak y la deficiente gestión de la postguerra iraquí ha llevado a que la nueva Administración se haya planteado reformular su política exterior. No estamos ante una alteración de las líneas maestras dibujadas tras el 11- S, sino ante una metodología operativa distinta. En realidad, el análisis de fondo es el mismo: el mundo sólo podrá ser más seguro después de la emergencia de la amenaza del terrorismo islamista si la democracia se extiende por todo el planeta. Pero, para lograrlo, antes es necesaria la desactivación del principal foco de tensión e inestabilidad que sacude políticamente el planeta: el Oriente Próximo. Convertido en una especie de falla tectónica de la que surgen los seísmos que agitan la superficie de la seguridad mundial, el Oriente Próximo requiere unas nuevas bases desde las que afrontar, más adelante, su imprescindible modernización democrática. De hecho, la región requiere operaciones transversales de distinto nivel y calado: desde la consolidación democrática iraquí a un acuerdo de paz definitivo entre Israel y Palestina, pasando por la apertura de procesos democráticos de diferente intensidad en países como Egipto y Arabia Saudí o el ejercicio sutil de formas de presión diplomática sobre un Irán empeñado en continuar tensando la cuerda de la progresión nuclear. La complejidad del diseño geoestratégico descrito exige una acción exterior multilateral que implique a Europa mediante una reactivación de la deteriorada relación trasatlántica. Como señaló recientemente la nueva secretaria de Estado, Condoleezza Rice: es la hora de la diplomacia. De una diplomacia deseosa de sumar apoyos; flexible en el manejo de los medios y los tiempos, pero firme en la consecución última de sus objetivos. La gira de Rice por Europa se enmarca dentro de una estrategia de gestos que busca el acercamiento norteamericano a los países europeos que fueron responsables del desencuentro trasatlántico vivido hace dos años con la crisis de Irak. En este sentido, la segura reconciliación con el llamado eje franco- alemán supondrá un espaldarazo a este giro exterior que tratan de poner en marcha los EE. UU. implicando a franceses y alemanes en un diseño conjunto para el Oriente Próximo del que, desgraciadamente, España quedará excluida por la falta de miras de un Gobierno socialista que apostó por los gestos de consumo electoral. De hecho, la decisión de Condoleezza Rice de no asomarse por Madrid durante su gira tendrá que hacer pensar al presidente Rodríguez Zapatero a dónde conduce el electoralismo en política exterior.