Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 2 2005 Deportes 101 fuera a juzgar por ello. Le decía al juez en mi defensa que he pasado por muchas ciudades y regiones de España, he trabajado en todas y en ninguna he tenido problemas con nadie. He tenido jugadores de todas las nacionalidades y me he amoldado a todos. Delante del juez, que era más joven que yo, claro, pensaba, en mi fuero interno, que cómo es la vida, por donde menos te pueden atacar eres atacado. Y además injustamente, eso no me lo quitará nadie de la cabeza. Por donde eres más inocente te llega el palo. -La Comisión Antiviolencia exige una sanción ejemplarizante. -Sí, pero hay un expediente y un juez que ha analizado todo lo que ha pasado, tiene toda la documentación, los recortes de los periódicos, las cintas, los vídeos, tiene mi defensa bien elaborada y estructurada. No fue ningún abogado conmigo, fui solo. Yo creo que no merezco sanción. Si acaso una multa. Habrá que acatar lo que hagan, pero tanto yo como los que puedan pedir una sanción mayor. Y si tengo que salir a pedir perdón otra vez, saldré... No pasa nada. Lo que quiero es que se acabe todo. ¿Tardará mucho en olvidar este asunto o cree que va a quedar marcado de por vida? -Creo que la gente ya lo ha hecho y el primero que quiere olvidarlo soy yo. ¿No volverá a caer en una parecida? -Como entrenador, en el fragor de mi trabajo, es difícil frenarse. Es difícil estar en el campo y olvidarme de todo lo que me rodea. Lo intentaré, pero puede que me vuelva a pasar. Intentaré buscar otra forma para motivar a mis hombres, pero mi forma de ser es esa y cuando estás abajo yo no miro si hay cámaras, periodistas o aficionados. Yo sólo veo a mis jugadores, los balones, la portería. Creo que estoy sólo con ellos. Me abstraigo de todo. ¡Pero si yo cuando estoy ahí abajo me cago hasta en mi padre! Y mira que yo he querido siempre a mi padre. -Vamos, que dentro de poco podemos estar hablando de lo mismo. -Dentro es difícil cambiar. Ante la prensa o fuera, lo intentaré. Cuando llegué a la selección ya estaba mentalizado de que tenía que cambiar. No estoy en un club, estoy en el equipo de Se me podía haber acusado de todo, de maleducado, de feo, de que no me afeito, de que hablo mal... pero racista es de lo único que no se me puede acusar. Por donde eres más inocente, llega el palo El fútbol no es un aula en la que se tenga que medir todo lo que se dice. Yo abajo me abstraigo de todo España, el equipo de todos, y tengo que pensar en el bien nacional, en que todos quieren saber cosas de la selección. Pero el fútbol no es un aula en la que se tenga que medir todo lo que se diga. Yo llevo toda la vida expresándome de esa forma y no había tenido nunca un problema así. Se puede decir que son destemplanzas, que soy un mal hablado, pero nunca lo que se ha dicho. En el fútbol, nos guste o no, los tacos están a la orden del día. -Y eso que el cargo de seleccionador es mucho más tranquilo que el banquillo diario. -Más tranquilo no creo que sea, porque la responsabilidad de dirigir al equipo del país es enorme. Digamos que es distinto. Aquí hay más ansiedad. A lo peor yo ese día le dije lo que le dije a Reyes porque no tengo una semana, un mes para explicárselo poco a poco, más didácticamente. Aquí tengo tres días al mes e intento aprovechar cada segundo, cada minuto. Quiero hacer todo tan deprisa que me pasa lo que me pasa, se me olvida quién hay al lado y que no estoy solo. ¡Pero si me olvido de mí mismo! Si me he pasado tres días de concentración casi sin dormir sólo porque pensaba en el equipo, en los entrenamientos. Duermo mucho menos de lo habitual. Quiero observarlo todo, verlo todo, estar atento a todo. Hasta ahora no hemos hecho nada, medio tiempo contra Inglaterra... -El miércoles, vuelta al tajo. -Sí, y los dos meses y medio se me han hecho muy largos. Para un entrenador lo más importante es el día a día y yo voy todos los días a mi despacho cuando no estoy de viaje viendo partidos y jugadores. Yo y todo mi equipo, Paredes, Ufarte, Teodoro Nieto... El objetivo es ver, ver, ver, cuanto más sea en directo, mejor. Por la televisión no se ve igual el fútbol, aunque ayuda para ver a todos. -Me decía que los jugadores no habían vuelto bien después de las vacaciones de Navidad... -Están mejorando, pero creo que es un error estar 21 días sin competir. Para el futbolista español es mucho tiempo. No está acostumbrado a tanto. A lo mejor los alemanes o los nórdicos sí, pero los nuestros han vuelto peor de lo que son y se notó en los primeros partidos de enero. Ahora han subido un poco. Menos mal que ahora nos toca San Marino y debemos ganar aunque no estemos en la mejor forma. Sin embargo pienso que contra Serbia, en marzo, sí vamos a llegar bien. -Tal y como está el calendario y la clasificación, el partido de Belgrado es el partido a ganar. -Sí, el calendario no nos favorece para nada. Jugamos en el mes de junio dos partidos en diez días, cuando la gente ya esté pensando en las vacaciones. El fútbol está tan igualado que las fuerzas son clave para ventilarse a rivales que están a tu nivel o incluso un poco mejor. Vamos a ir a Serbia a ganar. Con el mejor equipo. Con los jugones. Vencer allí sería extraordinario, pero un empate nunca es malo si luego les ganamos aquí y ganamos en Bélgica como hicieron ellos. -Seis meses largos en el cargo son propicios para un balance. -Hasta ahora no hemos hecho nada del otro mundo, pero está claro que el único objetivo que tenemos es clasificarnos. Los jugadores van cogiendo conceptos, ya me conocen y yo también a ellos. Saben lo que quiero. Contra Inglaterra, que fue el último partido y el enemigo más fuerte que hemos tenido enfrente, jugamos los mejores minutos. Eso me hace ser optimista. Jugamos 45- 50 minutos muy buenos. Dominamos totalmente, llegamos, presionamos, tuvimos el balón. Luego hemos tenido ratos, pero no una regularidad que se necesita. Unos minutos ante Bélgica, otro ratito frente a Bosnia... -Veo que no está contento. -No puedo estar contento, yo quiero más y se puede llegar a más. Tenemos jugadores para exigir más, para jugar mejor, para acercarnos como yo quiero a esas selecciones que siempre están en el candelero. -Pero ya tiene el equipo perfilado, sus pasillos de seguridad ya están fijos... -Sí, es lógico, llevamos unos cuantos partidos y la gente lo ve. Tenemos a Casillas. Por delante, dos centrales de confianza como Puyol y Marchena. Más adelante, Albelda. Y Xavi. Arriba, Raúl. Luego hay jugadores importantes que crecen y nos pueden aportar muchas cosas. Guti jugó veinte minutos perfectos contra el Numancia. Joaquín está mejor. Luque, conmigo, siempre rinde. -Hay hombres que le gustan y no arrancan, como Valerón. -Vino desde el primer día, pero no estaba bien físicamente. Arrastra esas dificultades. El otro día marcó un gol. Yo le espero en su plenitud. Es un jugador distinto que aporta lo que otros no pueden aportar. -Morientes... -Es bueno para la selección que se haya marchado al Liverpool porque va a jugar todos los domingos. Y Morientes, siempre que ha jugado regularmente, ha marcado goles. Eso no se pasa, ni se olvida. Continúa siendo un hombre importante y para un Mundial debe ser un básico. -Raúl no levanta el vuelo. -Ya, pero es Raúl y siempre está al servicio de la selección y del equipo. Repito lo que siempre digo de él, es donante de sangre. Piensa más en los demás que en él mismo. Parece que ahora el nuevo entrenador le coloca un poco más arriba. Para nosotros continúa siendo un hombre importante. Es el hombre- selección. ¿Los jóvenes que ha llamado? -Los llevo siguiendo desde hace tiempo. Villa se mueve bien, cae bien en las bandas, juega bien de espaldas. Iván está en forma, sus pases pueden ser importantes para abrir una defensa cerrada como la de San Marino. Orbaiz sabe jugar, mantiene la posición, ve fácil el fútbol. Nos faltan Albelda y Xabi Alonso. Ahí también puede jugar Guti, aunque yo creo que rinde más cuanto más cerca está del área rival. Su visión de la jugada y el pase en profundidad hace más daño arriba.