Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 2 2005 51 Sociedad Juan Pablo II impartirá hoy su bendición apostólica tras el rezo del Ángelus En plena celebración del cuarto centenario del Quijote, el fotógrafo Antonio Manzanares, autor de numerosos libros y reportajes de naturaleza, está a punto de publicar un volumen que resume tres años de trabajo. Durante este tiempo, Manzanares ha extraído de la obra de Cervantes todas las citas a la flora, la fauna y los paisajes... y las ha fotografiado En un lugar de la Mancha... TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES FOTOS: ANTONIO MANZANARES MADRID. Fue, como suelen suceder las mejores cosas, casi por casualidad. Una ensoñación de primavera, una siesta al aire libre, en plena Mancha, un duermevela en medio de una digestión... Fue hace tres años cuando Antonio Manzanares, uno de los mejores fotógrafos de la naturaleza que ha dado nuestro país, tuvo la feliz idea de releer el Quijote desde una perspectiva nunca antes explorada. Manzanares se preguntó, primero, si el propio Cervantes habría contemplado en sus viajes esos mismos paisajes que ahora se abrían ante sus ojos. ¿Qué animales habría visto? ¿Qué plantas se habría detenido a oler? ¿Qué parajes le habrían llamado más la atención? Y se precipitó, después, a la obra del genial autor en busca de respuestas. Más de cien referencias Las encontró a centenares. Más de cien referencias directas a diferentes clases de fauna, cien más de flora y otro centenar largo de párrafos en los que se describen o citan paisajes concretos y fenómenos naturales. Vienen a estas páginas, como botón de muestra, sólo algunos de ellos. Cada uno flanqueado por una imagen que ilustra a la perfección el texto elegido. En la mente de Manzanares se fue dibujando la idea de visitar todos aquellos lugares, toda aquella naturaleza, y fotografiarlo todo, y plasmarlo después en un libro que hoy, tres años después, está a punto de ver la luz. La tarea no fue fácil. En efecto, aunque en la inmortal novela se determinan con precisión ciertas característi- cas topográficas y botánicas, en general Cervantes no se recrea en situar al hidalgo manchego en puntos definidos. Guías ineludibles Ayudaron al fotógrafo, que antes fue maestro de escuela, diversas fuentes, entre ellas la Geografía del Quijote de Luis Aguirre Prado; o la Carta geográfica de los Viages de Don Quixote y sitios de sus aventuras de Manuel Antonio Rodríguez; o La ruta del Quijote de Azorín. Guías todas que sirvieron al naturalista para forjar su propio mapa de los lugares en que se había desarrollado la novela. Antonio Manzanares, que en la imagen superior aparece junto a un lobo, ha querido compartir, en primicia, estos tres años de trabajo con los lectores de ABC. Capítulo XXII: Águilas reales (Aquila chrysaëtos) La mujer hermosa y honrada, cuyo marido es pobre, merece ser coronada con laureles y palmas de vencimiento y triunfo. La hermosura, por sí sola, atrae las voluntades de cuantos la miran y conocen, y como a señuelo gustoso se le abaten las águilas reales y los pájaros altaneros; pero si a la tal hermosura se le junta la necesidad y la estrecheza, también la embisten los cuervos, los milanos y las otras aves de rapiña...