Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 6 2 2005 ABC El juez ordena prisión para los hijos de la familia detenida en Leganés por el 11- M Brahim y Mohamed Moussaten estaban adoctrinados por su tío Youseff Belhadj N. VILLANUEVA MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó ayer el ingreso en prisión de dos de los cuatro miembros de la familia marroquí detenida en Leganés el pasado martes. Se trata de los hermanos Brahim y Mohamed Moussaten, a quienes el instructor del 11- M imputa sendos delitos de Mohamed Moussaten colaboración con banda armada y considera muy vinculados a su tío Youssef Belhadj, detenido en Bélgica también el 1 de febrero. Mientras, los padres de Brahim y Mohamed, Allal Moussaten y Safia Belhadj, han quedado en libertad tras prestar declaración ante el magistrado, quien concluyó esta diligencia en la madrugada de ayer tras someter a un careo a uno de los hermanos Moussaten con otro imputado en la causa. Fuentes de la Audiencia Nacional destacaron que Brahim y Mohamed Moussaten están estrechamente vinculados con Youssef Belhadj, hermano de su madre, que le seguían en el adoctrinamiento que éste realizaba en relación con la yihad o guerra santa y que mantenían con él frecuentes contactos personales o telefónicos. Youssef Belhadj, quien será entregado a España por las autoridades belgas en las próximas semanas, podría responder también a la identidad de Abu Dujanah Al Afgani, el portavoz de Al Qaida en Europa que firmó la reivindicación del 11- M en la cinta de vídeo encontrada, dos días después de la matanza, en las inmediaciones de la mezquita de la M- 30. El arrestado en Bélgica viajó un mes antes de los atentados a Madrid, donde le alojaron sus sobrinos, y se marchó precipitadamente poco antes del 11- M. Las fuentes antes citadas explicaron que tras la explosión ocurrida en el piso de Leganés el pasado 3 de abril, en el que se suicidaron siete terroristas, uno de los huidos en el marco del 11- M, Mohamed Afalah, se puso en contacto con Mohamed y Brahim Moussaten a través de su hermano Ibrahim Afalah- -detenido y puesto en libertad en abril- -para que éstos le facilitaran teléfonos de Youssef Belhadj. Éste ya había sido detenido en Bélgica en marzo del año pasado, junto con su hermano Mimoun, por su vinculación con el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) pero quedó en libertad hasta que el pasado martes volvió a ser detenido en ese país por orden de Juan del Olmo. Por su parte, Ibrahim Afalah quedó en libertad el 15 de abril tras declarar en relación con la huida de su hermano Mohamed. Precisamente, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 sometió ayer a un careo a Ibrahim Afalah y a Mohamed Moussaten en relación con los teléfonos de contacto de Belhadj. Nuevas declaraciones Entre tanto, los dos últimos detenidos por su vinculación con los atentados del 11- M, Rachid Bendouda, alias Rachid el Gordo y Rachid Mohamed Kaddur prestarán declaración mañana ante el juez Del Olmo. Supuestamente, ambos participaron la víspera de los atentados en una reunión con Abdennabi Kounjaa, Abdala uno de los presuntos autores del 11- M que se suicidó en Leganés. Kaddur, que fue detenido cuando se bajaba del barco que hace la travesía entre la península y Melilla, vivía en Lavapiés, donde regentaba una tienda de venta de ropa al por mayor. La Policía sospecha que intentaba huir tras el arresto de Bendouda, quien también regentaba un establecimiento de ropa en el mismo barrio madrileño.