Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 2 2005 Nacional 19 ma televisivo que un caso de corrupción debe hacer caer a un gobierno Garzón aprendió algo de una experiencia que califica de dura pero interesante que el miedo a perder el puesto, a discrepar con el líder o a que no no te tomen en cuenta invade a los políticos. Negociación con ETA Excusa estratégica El juez se muestra contrario a negociar con ETA si no hay una previa y expresa renuncia a la violencia, y basa su opinión en varios ejemplos históricos en los que la banda ha aprovechado las negociaciones con distintos gobiernos como excusa estratégica para hacerse más fuerte Así ocurrió con el ejecutivo socialista en Argel (1989) y en los contactos que el Gobierno de Aznar mantuvo con los terroristas en España y en Suiza en 1998. según consta en los informes policiales, era hacer estallar el explosivo cuando el tren estuviera fuera de servicio. También era incierto que la organización terrorista quisiera cometer una matanza en la capital con los explosivos que iban a colocar a primeros de marzo, ya que iban a hacerlos explotar de madrugada, cuando los edificios industriales estuvieran desalojados Esos datos le llevaron a cuestionar la actuación del Gobierno: Me costaba creer que el Ejecutivo, que tan eficaz había resultado en la lucha contra ETA, hubiera iniciado una fuga hacia delante para evitar que se supiera, antes de las elecciones, que el terrorismo internacional islamista era el autor de la matanza, y no ETA Garzón señala que hay varios ejemplos históricos en los que ETA ha aprovechado las negociaciones con distintos gobiernos como excusa estratégica para hacerse más fuerte Imprevisión Con las puertas abiertas Baltasar Garzón sostiene que Al Qaida había lanzado muchos mensajes que debían haber alertado a las autoridades españolas. Lo cierto es que ese ataque terrorista nos sorprendió con las puertas abiertas y las torres sin vigilancia Las advertencias de Bin Laden empezaron en 2001, se intensificaron con la participación de España en la guerra de Irak y culminaron con el atentado contra la Casa de España en Casablanca (Marruecos) Garzón expresa su abierta oposición a la participación de España en la ocupación de Irak y critica a José María Aznar porque no consultó con su gabinete, no escuchó la opinión del Parlamento español y desoyó la voluntad de los ciudadanos cuando apoyó a George Bush y a Tony Blair en la cumbre de las Azores. Beloki, Ternera y Potros Situación kafkiana Finalizaba la década de los ochenta. Garzón y la fiscal Carmen Tagle- -luego asesinada por ETA- -realizaron el primer interrogatorio a cabecillas etarras detenidos en Francia: Elena Beloki, Josu Ternera y Santi Potros El recibimiento del juez francés no fue muy caluroso, tal y como había temido recuerda Garzón. La colaboración antiterrorista nada tenía que ver con lo que conocemos ahora. Antes de comenzar el interrogatorio a Beloki, el magistrado galo se dirigió a la etarra en francés, convencido de que los españoles no le entendían. Se produjo una situación kafkiana recuerda Garzón. Tengo la obligación de cumplir el trámite judicial en virtud de la cooperación entre nuestros dos países, aunque no esté de acuerdo con ello le dijo el juez francés a la terrorista. Beloki: Usted no puede atender la petición de unas autoridades que torturan Juez: Podría ponerla ahora mismo a usted en la frontera para que la torturaran y sin embargo no lo hago. Por eso nos interesa a todos que la diligencia se practique. Le garantizo que los españoles no intervendrán y que formularé una protesta por torturas Atentados del 11- M No llevaban el sello de ETA Toda la experiencia acumulada en diecisiete años no pudo evitar las lágrimas de Garzón en los escenarios de los brutales atentados. Reconoce que en los primeros momentos dudó sobre la autoría, pero la balanza se fue inclinando hacia Al Qaida cuando Otegi negó la participación de ETA y cuando dentro de la furgoneta de Alcalá de Henares se encontró una cinta con versos del Corán. Otros datos sirvieron al juez para estar cada vez más seguro de que había sido un ataque del terrorismo islamista: En contra de lo que mantenían desde Interior, ETA no había preparado un atentado con mochilas bomba en la estación de esquí de Baqueira en las navidades de 2003 Tampoco buscó una carnicería en la estación de Chamartín durante la Nochebuena de 2003. La intención de los terroristas,