Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 6 2 2005 ABC FERNANDO SAVATER Filósofo, escritor y miembro de la plataforma cívica Basta ya ETA es el único motor del plan Ibarretxe A estas alturas debe de estar tan acostumbrado a prescindir de lo accesorio que nos recibe con un breve y torpe aliño indumentario de bata gastada gris ratón que deja sus palabras (como sus pantorrillas) a la intemperie, en este febrero inhóspito y seco del plan Ibarretxe. Con expresividad amplia de miras, nada estrábica en lo intelectual, y la voz contundente. Sus razones, nítidas, se imponen pronto a los muchos reclamos visuales de la jungla de libros y cachivaches de su casa de Madrid. Tintín y Milú en papel maché, una pila de mandos a distancia que parece pura alegoría de su cometido de sabio en el comité para la reforma de RTVE, carpetas, documentos, los periódicos del día, figuritas de plástico, estantes repletos... La lucidez de su declarado pesimismo activo se abre paso entre la hojarasca de comentarios, después del debate parlamentario sobre el proyecto secesionista del PNV. Su análisis es a la vez prolijo y directo: no se puede invocar una voluntad popular cincelada en las últimas décadas por el hacha asesina de ETA. -Una vez reposada la sesión parlamentaria del martes, ¿qué aspecto le resultó más llamativo? -Sin duda me sorprende, por encima de otras consideraciones, el relativo olvido, o al menos la poca presencia del terrorismo de ETA en el debate del Congreso, porque en el fondo ahí está la madre del cordero. La sociedad vasca está moldeada por la violencia. La violencia de ETA no es la violencia de un grupo contra otro, como pasa en Irlanda, sino que es una violencia empleada para crear una escisión social. A partir de una convivencia pluralista como era la de la sociedad vasca es la violencia de ETA la que ha creado dos sociedades, la nacionalista que está a resguardo de la amenaza, y la no nacionalista que es la que padece y que tiene que irse si manifiesta su desacuerdo, la que está expuesta a los tiros en la nuca. La presentación del plan Ibarretxe es inexplicable e incomprensible sin la violencia etarra. -Sin embargo, el lendakari pretendió disociar su propuesta de la amenaza y la extorsión. Con esa batería propagandística ha llegado a Madrid, con la cantinela de esto nada tiene que ver con ETA -No sólo tiene que ver, sino que ETA es el motor de todo. No sólo por los muertos, sino por los efectos que la violencia tiene a lo largo del tiempo. Pensemos en el franquismo, por ejemplo, y en el hecho de que tras la Guerra Civil no hubiera el mismo número de fusilamientos que en la contienda. El objetivo, que era el de imponer el terror como tenía que imponerse, ya estaba cumplido. Por lo mismo en el País Vasco se ha llegado a un estado de violencia de mantenimiento por el que la El profesor Savater bien puede hacer suyo el clásico decíamos ayer... por su indoblegable resistencia frente a la coacción separatista. Sabe que callar equivale a claudicar TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTOS: JAVIER PRIETO gente ya está aleccionada para no hablar de determinadas cosas, para no exteriorizar opiniones, para acatar un nacionalismo hegemónico... Esa es la sociedad a partir de la cual sale el plan Ibarretxe. Por eso muchos ni siquiera nos ponemos a discutir punto por punto el plan. Creemos simplemente que es indecente que en una sociedad cuya escisión está creada por la violencia y mantenida políticamente por el miedo al terrorismo se nos presente el proyecto como una iniciativa normal surgida de la demanda social. ¿Supone eso que la mayoría argumentada por los nacionalistas es una mayoría viciada ab initio -Naturalmente. Nadie sabe cuántos nacionalistas hay hoy en el País Vasco. Sabemos a cuántas personas les conviente adoptar un rostro o un espectro nacionalista porque eso es lo más seguro y lo más rentable. Hablo con rectores, con gente de la Universidad, y me dicen que las elecciones o las consultas van a suponer la prueba de lo que se piensa. Pero ¿quién se va a expresar? Primero, los que se han quedado. Porque a Ibarretxe se le llena la boca con lo de los que vivimos y trabajamos en Euskadi... pero ¿y los que se han ido, qué? Precisamente los arrojados y expulsados de su tierra no tienen derecho a decidir sobre lo que pase en NACIONALISMO La sociedad vasca está modelada por la violencia y nadie sabe cuántos nacionalistas hay hoy en el País Vasco, sino a cuántas personas les conviene adoptar un rostro o un espectro nacionalista ELECCIONES Sólo las condiciones creadas por ETA hacen que el nacionalismo gane en todos los comicios. Es el colmo del cinismo que los que se han tenido que marchar no cuenten DEBATE EN EL CONGRESO Me sorprendió lo relativamente poco que se habló de ETA y de las víctimas en los discursos. También que Zapatero diera por hecho que es necesario más autogobierno. ¿Dónde está eso escrito? La voz implacable Tomarse las cosas con filosofía es también hacerlo con la mala leche necesaria, dice, para erigirse en voz de los que han rozado, en palabras de Cioran, uno de sus autores de referencia, la cima de la desesperación El terrorismo es un poliedro con distintas caras, muchas por él bien conocidas, desde la de no poder pasear a solas por el parque a la de perder una beca o- -la única que encuentra eco inmediato en nuestras conciencias- -dejarse la vida por la libertad, como tantos de sus conciudadanos. Fernando Savater, donostiarra de 57 años, ejerce la docencia como catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid (su plaza de origen está en el País Vasco, pero se la arrebataron a punta de amenaza) y se multiplica en artículos de prensa, libros y una activísima participación en la plataforma ciudadana Basta ya contra la coacción separatista. Sonríe condescendiente al recordar cómo el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, reprocha a los constitucionalistas el ser reos (sic) de mitos celtibéricos. Ellos y sus cuitas carlistas... Pretenden ahora que nos declaremos derrotados en una guerra que no hemos librado No abdica y aún le quedan jirones de tiempo para adentrarse en los vericuetos de la caja tonta, como miembro del comité de sabios para la reforma de RTVE. No podemos adelantar nada- -se excusa cuando se le pregunta por el asunto- en eso hemos quedado En vez, pues, de desgranar consideraciones sobre el Ente nos obsequia con su último libro de desenmascaramiento del nacionalismo, El gran fraude que acaba de salir en edición de bolsillo. Toda ocasión es buena para pedir la paz y la palabra. el País Vasco. Es el colmo del cinismo. Sólo gracias a estas condiciones creadas y al terrorismo de ETA los nacionalistas van a ganar todas las elecciones a las que se presenten, por más o por menos. La única vez en que el PNV se llevó un susto fue aquella en la que Nicolás Redondo y Jaime Mayor se dieron la mano en el Kursaal. La cohesión de los dos grandes partidos nacionales es lo único que puede desestabilizar ese estado de cosas y, de hecho, los constitucionalistas obtuvieron sus mejores resultados con ese acuerdo. -Muchos analistas coinciden en que Zapatero articuló su discurso en clave preelectoral vasca, al tender puentes hacia un nacionalismo moderado... ¿Pecó de ese afán arcangélico del que habló Rajoy? -Hubo, como se ha dicho, un cierto reparto de papeles. Zapatero intentó hablar como presidente del Gobierno de todo el país, incluidos los vascos también. No olvidemos que Zapatero e Ibarretxe no están en un mismo plano, como el Parlamento vasco y el nacional no están al mismo nivel. Hay una jerarquía con la que el presidente del Gobierno quiso ser consecuente. Por eso la parte más crítica y documentada se la dejó a Rubalcaba, en un papel más propio de portavoz de los socialistas. ¿El ánimo contemporizador de Zapatero tuvo quizá, además, algo que ver con sus servidumbres de aritmética parlamentaria, con sus acuerdos con ERC? -Bueno, más bien lo sorprendente de su discurso es que se asuma que es conveniente más autogobierno. ¿Dónde está escrito que haya que dar más autogobierno? Yo recorro a menudo de arriba a abajo este país y estoy harto de encontrarme con gente que se queja de los excesos de la descentralización, por ejemplo en el terreno educativo. Ya lo planteó el anterior presidente de la República Federal Alemana, Johannes Rau, que había que revisar el funcionamiento de los länder porque obstaculizaban el buen funcionamiento del Estado alemán. Es una premisa errónea la de cuanto más autogobierno, mejor Si se revisan los Estatutos, en ciertas cosas se deberían dar más atribuciones y, a lo mejor, en otras, menos. Cualquier revisión al alza debe estar condicionada por el hecho de que eso resulte lo mejor para todos los españoles, no para los catalanes, los vascos o los gallegos. Es como si bajamos los impuestos sólo a los que ganan más de un millón de euros: sí, los beneficiarios estarán de acuerdo, pero habrá que considerar a todos. ¿Cómo se crean, en la compleja situación actual, unas condiciones aceptables para pulsar la verdadera opinión de los vascos? -Antes de que nadie nos diga lo que tenemos que querer (porque a lo mejor