Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 6 2 2005 ABC Cartas al director Con Europa Soy un socialista y europeísta convencido. Estoy disgustado por la escasa información que existe en torno al contenido de la Constitución europea. Esta campaña tan leve (cuatro señores en entornos bucólicos ensalzando las beldades de la Constitución y artículos muy genéricos nada diferentes de los que ya conocemos: derecho a la vida, a la información, a la circulación de bienes y personas... que son preceptos aceptados en las democracias occidentales) no proporcionan un conocimiento serio y profundo del texto. Creo que las instituciones y los partidos políticos pecan al considerar a los ciudadanos españoles inmaduros. Pensemos que países como Gran Bretaña (las reticencias de Francia a la pérdida de poder y a la ampliación a Turquía, la dudosa postura danesa... están esperando la mínima oportunidad para deshacer Europa o hacer una Europa a la medida de sus intereses. El Gobierno, quizá ingenuamente y con la voluntad de que España se muestre como un motor de la Unión, ha cargado sobre las espaldas de los ciudadanos la responsabilidad de destruir lo que costó tantos años construir sobre la base de un continente eternamente dividido y engarzado en guerras fraticidas que supusieron 60 millones de vidas en la Segunda Guerra Mundial. Creo en Europa, pero pediré el no si no hay más seriedad. ¿Alguien en conciencia podrá ir a votar algo que ignora? Esas épocas han quedado atrás. El pueblo español es comprometido, culto y libre de ideologías y deudas a los partidos. Seriedad, y no nos obliguen a destruir Europa. Marcos Benjamín Álvarez. La Coruña. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es -También los ingleses nos cumplen: atracan sus submarinos atómicos fuera de los puertos de Cataluña. España como Nación La gestión de varios temas importantes para el futuro de España deja mucho que desear. Pero el que más preocupa es el de la existencia de España como Nación. El tratamiento que Zapatero está dando a los asuntos relacionados con el nacionalismo e independentismo asusta. No se sabe si es ingenuidad, falta de visión de Estado o egoísmo, que con tal de seguir en La Moncloa es capaz de vendernos, pactando con personajes cuyo mayor empeño es terminar con un país con quinientos años de historia. ¿Cómo se entiende que recibiera durante cuatro horas a Ibarreche en La Moncloa? Para decir no se tardan diez segundos. ¿Cómo se tolera un debate en el Parlamento cuyo resultado era conocido: no al ilegal plan? ¿Por que Rodríguez no dijo un no rotundo y claro, como sí lo hizo Rajoy? Ibarreche, con su actitud chulesca y prepotente, vino para iniciar de forma triunfal su campaña electoral y lo consiguió utilizando gratuitamente demasiado espacio electoral en varias televisiones. Juan Alfaro Martínez. Tarancón (Cuenca) Sin medalla, pero con honor Es curioso cómo se pueden politizar las cosas. Eso sí, sin tener en cuenta el daño que pueden ocasionar las decisiones que se toman en los despa- chos. Mandaron a más de 4.000 hombres y mujeres a Irak, con nombre y apellidos, que cumplían con su deber, que han arriesgado su vida (de hecho 11 de ellos la han perdido) que han vuelto con metralla en el cuerpo, que no han cuestionado ni el cómo, ni el por qué, ni el cuándo. Una de las misiones más peligrosas que ha conocido el Ejército español, con un despliegue con pocos precedentes, con unos riesgos pocas veces encontrados, con una dificultad de adaptación a la cultura, a las condiciones meteorológicas, 60 grados, complican las condiciones de vida y de trabajo de cualquiera... Y ¿con qué hemos premiado a nuestros soldados? ¿Cómo es la medalla que se les ha concedido para que cuelgue de su informe, con el honor que ellos sienten por haber estado ahí? ¿Cómo se les reconoce el esfuerzo realizado? No existe tal condecoración, ni tal reconocimiento, ni tal satisfacción. A nuestros políticos les da vergüenza que esos uniformes se tiñan con los colores del orgullo de haber ayudado al pueblo iraquí. A ellos no. A ellos les llena de dicha, de la satisfacción del deber cumplido, de saber que obedecían ordenes. Han vuelto obligados, sin cuestionar las ordenes, con honor y sin medalla. Patricia Fernández. La Coruña. y sus lectores La viñeta de Martín Morales publicada el viernes 28 de enero ha indignado a muchos lectores. Entre ellos a ANTONIO DEL VALLE URZÁIZ, quien afirma que sintió una gran vergüenza con la comparación del Holocausto con la situación actual de Israel y los territorios palestinos. Entiendo la indignación del señor embajador de Israel en su carta del día 29 y me gustaría que el que considero mi periódico pidiera disculpas por dicha viñeta al pueblo judío y a los lectores que nos hemos sentido ofendidos por el contenido de la misma En esa línea, JUAN M. SAN JUAN escribe: Deberían explicar a sus lectores cómo ha sido posible tal vergüenza, porque estoy avergonzado en este momento de contarme entre los lectores habituales de ABC ALBERTO PÉREZ recrimina un error bastante frecuente. Como asiduo lector de sus páginas de Nacional e Internacional, he visto cómo bajo la denominación geográfica de Oriente Medio se dan noticias y opiniones correspondientes a países que se encuentran en el Próximo Oriente. Según mis conocimientos, Oriente Medio es la zona geográfica de Asia que abarca a Irán, Afganistán y Pakistán exclusivamente ANTONIO EUGENIO CALVO RUBIO se refiere al artículo de Antonio Burgos del pasado domingo en el que proponía con ironía que si la Guardia Civil es la Benemérita, el Cuerpo Nacional de Policía sea el Benemérito La Guardia Civil no es Benemérita por capricho, sino debido a sus hechos, y cito a Francisco Aguado en su historia de la Guardia Civil: Ninguna corporación poseía un número tan crecido de miembros en posesión de la cruz de beneficencia, debido a los incontables servicios humanitarios realizados. Esta labor colectiva e ininterrumpida quiso premiarla el Gobierno de S. M. el Rey con la concesión al Cuerpo de la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia JOSÉ RAMÓN FABEIRO discrepa con Juan Manuel de Prada por su columna del 29 de enero sobre los vuelos de la vergüenza que trasladan inmigrantes ilegales desde las Canarias a la Península. No es éticamente admisible que nos mientan ocultando su lugar de procedencia. Si queremos ser un país digno, debemos aplicar tolerancia cero al engaño, al juego sucio. Los citados inmigrantes saben perfectamente que han entrado en España ilegalmente y saben que lo justo es que sean expulsados a sus países. Facilitando su regularización estamos aceptando un chantaje y estamos generando injusticia respecto a la inmigración legal. La mayor solidaridad con los inmigrantes es aplicar el orden, la inmigración legal. Y la regularización de inmigrantes ilegales por arraigo es intrínsecamente injusta