Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 2 2005 95 Los sábados TRADICIONES COMIENZA EL AÑO NUEVO CHINO. ESTÁ BAJO EL SIGNO DEL GALLO, QUE PRONOSTICA INESTABILIDAD de DISEÑO Y FORMA LECTURAS LAS AUSTRIAS DE CATALINA DE HABSBURGO, CUENTA LA HISTORIA DE LAS MUJERES DE SU FAMILIA LOS GRANDES DE LA MODA DISEÑARON TAMBIÉN JOYAS, QUE AHORA SE EXPONEN EN MADRID Enrique Nuere y José Luis Aranzadi son los artífices de este renacimiento mudéjar, que ponen a nuestro alcance gracias a su máquina de hacer iglesias IGNACIO GIL Cubrir los techos con un artesonado similar al que lucen los palacios de la Alhambra ha dejado de ser un lujo exclusivo de sultanes, reyes y obispos Las revelaciones de un manuscrito de principios del siglo XVII y la transformación de sus secretos en programas de ordenador han hecho renacer la carpintería mudéjar, que incluso se exporta en kit automontable Arte mudéjar a medida a nadie antes le había encontrado la utilidad; pero el empeño tozudo del arquitecto Enrique Nuere por desentrañar los secretos del manuscrito La carpintería de lo blanco del alarife sevillano Diego López de Arenas, con que le había obsequiado una de las hijas del arabista Gómez Moreno, no sólo ali- Nunc TEXTO: VIRGINiA RÓDENAS mentó su entusiasmo desbordante por la madera, sino que le procuró la dicha de hallar un filón inagotable para la reproducción del arte mudéjar. Un afán, el de este académico y profesor, que aún se vería más engrandecido después de restaurar diecisiete techos mudéjares para el que iba a ser Museo Nacional de Arte Hispano- musulmán, en la Huerta del Generalife, junto a la Alhambra de Granada. Fue un aprendizaje magnífico, porque una cosa es la teoría y otra tener entre tus manos miles y miles de piezas, algunas incompletas, y afrontar la reconstrucción de la estructura. Es inconcebible cómo los historiadores del arte, en Edificios históricos, nuevos hoteles, casas de estrellas... todo acoge estos artesonados como elemento decorativo particular, y el hombre, en general, han despreciado la madera hasta el punto de quemarla: dos de los techos que montamos en la Alhambra provenían del antiguo Convento de la Merced, hoy una dependencia militar, que tenía cinco techados mudéjares, dos de los (Pasa a la página siguiente)