Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 SÁBADO 5 2 2005 ABC Deportes JUAN CARLOS PASTOR Seleccionador nacional de balonmano La semifinal, tercera en el historial de España, a partir de las 15 horas La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús Sansegundo, y el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, asistirán Garralda, con molestias en el brazo izquierdo, único problema en el equipo español Sólo pienso en Túnez, no en que el lunes acaba mi contrato No le obsesiona que su compromiso con la Federación caduque el 7 de febrero. Prefiere pasar a la historia como el primer seleccionador que gana medalla en un Mundial antes que como el primero en dejar el cargo horas después de haberse subido al podio. Hoy le espera Túnez en la semifinal TEXTO MANUEL FRÍAS ¿Túnez es, en teoría, el rival más accesible de los tres? -Sobre el papel puede que sí, pero es el equipo anfitrión y tiene a su favor el ambiente, que hasta ahora ha sido brutal a su favor. Contamos con ello y tendremos que estar concentrados al máximo, abstraernos y dedicarnos a intentar hacer las cosas donde nosotros las podemos hacer, en el campo. ¿Asusta el hecho de que Túnez haya ganado por once goles a Rusia? -Es un equipo duro, tiene una defensa muy agresiva, la portería funciona bien, posee buenos lanzadores y tiran muy rápidos. Están jugando bien, dinámicos y de forma muy intensa, por lo que consiguen victorias fáciles. Están muy motivados y van a cien. Juegan más cómodos cuando van por delante en el marcador. Si están aquí es por algo. Es el único equipo que no ha perdido ningún partido. ¿Entra en sus cálculos una hipotética encerrona arbitral? -Todo puede pasar, aunque para evitar riesgos lo mejor es mostrar desde el principio el estilo de juego por el que apuestas, ser uno mismo. ¿Presiona saber que puede ser el primer seleccionador español en subir al podio en un Mundial? -Sigo manteniendo la misma filosofía que el primer día. Entonces dije que no me marcaba metas y que mi objetivo era el siguiente entrenamiento o el siguiente partido. En este caso, sólo me preocupa el partido de mañana (hoy para el lector) el de Túnez. ¿Cómo se le puede ganar? -Con humildad, con trabajo, con soltura, con continuidad, con fluidez, con concentración y sin perder nuestras señas de identidad. Si entramos en su guerra, estamos muertos. Y por supuesto, con ambición. Quizá no sepa lo que hay que hacer para ganar, pero sí sé lo que no hay que hacer: no meternos en el ojo de la falta y no dejar que nos presionen en todo el campo. ¿Hará marcaje especial a Hmam? -Será vital, pero habrá que discernir hasta dónde subir para cubrirle. Su acción de tiro no es tan rápida como la de Kjelling o Muratovic. Hay que atacarle mientras prepara el lanzamiento; si llegas tarde, te fulmina. -Todos los jugadores han tenido minutos y da la sensación de que llegan muy frescos. -Hay de todo, la mayoría han llegado muy bien a estos partidos decisivos, pero hay otros que están muy mal, como Garralda, que tiene el brazo muy tocado. El partido contra Noruega fue más sencillo de lo que estaba previsto y pude dar más minutos de descanso a muchos jugadores que lo van a necesitar. ¿Alcanzar la semifinal, tercera en la historia, ya es de por sí un éxito para todos? -No es esa nuestra meta ni a por lo que hemos venido. Si estamos ahora aquí, nuestra meta tiene que ser ganar a Túnez y luego ver lo que pasa si jugamos la final. ¿Sufrió más en el Croacia- Serbia que en sus propios partidos? -Fue un momento fuerte porque vimos que en un instante nos quedábamos fuera y sin poder hacer nada. ¿Qué ha sido hasta ahora lo que más le ha gustado de su selección? -La reacción mostrada para superar los momentos más críticos en algunos partidos concretos. El comportamiento de mis jugadores ha sido magnífico. ¿Es para usted una sorpresa haber llegado hasta aquí? -No lo ha sido. Hemos tenido que jugar contra equipos fuertes, como Serbia, Croacia, Suecia, Alemania, Noruega... pero si quieres ganar algo te tienes que enfrentar a los mejores. Un Mundial es muy duro y todo el que llega a la lucha por las medallas es por los méritos que ha hecho. Y a nosotros nadie nos ha regalado nada. Estamos ante una situación histórica porque se puede conseguir la primera medalla mundialista en la historia. Espero que esto sirva de aliciente para que los jugadores estén más activos en lugar de confiarse y menguar las posibilidades. -Curiosamente, usted podría ganar el domingo el Mundial y el lunes abandonar el cargo. -Esto es algo que ya estaba pactado de antemano. Es un tema contractual que ni me preocupa ni me concierne. Yo sé que el lunes, pase lo que pase, dejo de trabajar para la selección española y sigo trabajando para el Balonmano Valladolid. Juan Carlos Pastor durante un partido EFE El meta Missaoui y el lateral Hmam, los pilares de Túnez M. FRÍAS MADRID. Sead Hasanefendic, seleccionador de Túnez, puso todo su empeño en hacer de la selección un equipo, la misma teoría que ha defendido Juan Carlos Pastor. Y para ello no le importó prescindir de las dos estrellas del país en el extranjero, Ben Amor (Cantabria) y Sioud (Montpellier) El técnico sabía lo que quería conseguir y ha buscado los hombres más adecuados a su proyecto. Los resultados ahí están y Túnez se ha convertido en la segunda selección africana, después de Egipto (que fue cuarta en Francia 2001) que consigue alcanzar las semifinales. De ganar una medalla sería la primera selección africana en hacerlo. Todos los jugadores que disputan el Mundial, salvo Ben Aziza (Dunkerke) y Ayed (Toulouse) militan en equipos locales. Por lo visto hasta ahora, Túnez apoya su juego en dos pilares básicos, el meta Missaousi, con 59 goles recibidos de 159 lanzamientos, y el lateral Hmam, un hombre de 198 centímetros y 107 kilos que lleva hasta la fecha un 59 por ciento de efectividad en sus lanzamientos (61 goles de 103 intentos) El equipo- tipo tunecino está formado por Missaousi en la portería, los extremos Hedoui (izquierda) y Madi (derecha) los laterales Bousnina (derecha) y Hmam (izquierda) el central Megannem y el pivote Tej, con 30 goles en lo que va de Campeonato y un 73 por ciento de efectividad. Túnez, con tres partidos empatados y cinco ganados, es la única selección invicta.