Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 5 2 2005 ABC Salud Las nuevas superaspirinas reducían la inflamación sin dañar el estómago, incluso se pensaba que actuarían frente al cáncer. Tras la retirada de Vioxx por sus riesgos cardiovasculares, la sospecha se ha instalado en todos los antiinflamatorios Las superaspirinas se derrumban TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Como las piezas de un dominó que se desploman, la retirada del mercado del antiinflamatorio Vioxx ha ido tocando, uno a uno, a los medicamentos que forman uno de los grupos farmacológicos más prometedores: los inhibidores de la COX- 2, la nueva generación de antiinflamatorios, conocidos también como las superaspirinas Reducían la inflamación y calmaban el dolor como sus predecesores, pero sin los riesgos de provocar una hemorragia digestiva, un problema que causa miles de muertes cada año. Además se pensaba que tendría cierto papel en la prevención del cáncer y, soñando, incluso frente al alzheimer, Ese entusiasmo científico se frenó en seco el pasado mes de septiembre con la retirada en todo el mundo de Vioxx al conocerse que aumentaba el riesgo de tener un problema cardiovascular. A la caída de Vioxx el pasado mes de septiembre, con 140.000 posibles infartos a sus espaldas, le han seguido informes y ensayos clínicos que han levantado sospechas en otros cuatro medicamentos de la misma familia: Celebrex Aleve Dynastat y Bextra Todos están comercializados en España, salvo este último que estaba a punto de llegar a nuestro país. trointestinales, los dos trastornos por las que se habían diseñado. La conclusión de este trabajo es que muchos pacientes podían haber optado por los tratamientos tradicionales hasta diez veces más baratos que las superaspirinas sin riesgos cardiovasculares añadidos. El estudio pone la mirada en la fuerte presión comercial que los laboratorios MSD y Pfizer hicieron para promocionar sus medicamentos estrella. La situación ha sido diferente en Europa y, especialmente, en España, donde es necesario el visado previo de las recetas para comprar los nuevos antiinflamatorios. El requisito ha permitido seleccionar a los enfermos que realmente tenían riesgos digestivos. Pese a los filtros previos, el catedrático de Farmacología Joan Ramón Laporte cree que en España también se ha abusado de la utilización de estos superanalgésicos Tampoco tiene tan claro que no haya habido problemas cardiovasculares en España debido a la utilización de estos medicamen- tos. Los farmacólogos clínicos del país saben que los efectos cardiovasculares pueden pasar desapercibidos en personas de edad avanzada. Yo he calculado que el Vioxx podría haber producido entre 500 y 700 infartos e ictus en España desde su comercialización asegura. Laporte fue el primer experto español en advertir de los riesgos de algunos de estos fármacos. En julio del año 2002 publicó un artículo en el Boletín del Instituto Catalán de Farmacología Revisión sin precedentes Pero la tormenta no ha amainado y, de refilón, podría salpicar a medicamentos tan conocidos como el ibuprofeno, la aspirina o el paracetamol. Los principales organismos de control y regulación de medicamentos del mundo, la FDA estadounidense y la EMEA en Europa, están examinando todos los medicamentos similares a los COX- 2, en una revisión sin precedentes. Se están mirando con lupa docenas de estudios clínicos en marcha con, al menos 18 antiinflamatorios de nombres muy conocidos. Aunque la principal preocupación la constituyen los superanalgésicos los COX- 2. La decisión de las agencias reguladoras podría conocerse a lo largo de este mes. Entre tanto continúan publicándose estudios científicos con los antiinflamatorios como protagonistas. El último, publicado en la revista Archivos de Medicina Interna revela que más del 70 por ciento de los pacientes a los que se les recetó Celebrex y Vioxx tenían poco riesgo desarrollar una úlcera o problemas gas- Presentación americana del antiinflamatorio Vioxx AP donde advertía que el celecoxib Celebrex y el rofecoxib Vioxx eran un fraude científico y tenían riesgos de toxicidad Ese artículo le costó una demanda del laboratorio MSD, que finalmente fue desestimada. Ahora, visto lo ocurrido, sigo pensando que estos nuevos analgésicos no aportan tanto y me pregunto qué pacientes necesita realmente estos medicamentos. Incluso algunos reputados farmacólogos han dicho que realmente se trataba de un retroceso terapéutico insiste. A su juicio, salvo los enfermos de artritis, el resto de posibles beneficiarios de los nuevos antiinflamatorios deberían optar por tratamientos más seguros, baratos y conocidos para tratar el dolor. Del caso caso Vioxx también se pueden extraer conclusiones positivas, asegura Laporte. En adelante debemos tener especial prudencia con los nuevos medicamentos que salgan al mercado. Yo reclamo un control especial en cada país en los primeros 10.000 pacientes que empiecen a probarlo Juan Luis Tamargo, también catedrático de Farmacología, confía en que la tormenta desatada sirva para aprender la lección. Está convencido de que el caso Vioxx marca un antes y un después en la política reguladora de fármacos. Se exigirá más transparencia a los laboratorios y más agilidad para comprobar las sospechas negativas y se reclamarán seguimientos de los medicamentos más estrictos. La ciencia está llena de desastres- -dice- Nadie estudiaba los efectos de los fármacos en las embarazadas hasta que estalló el escándalo de la talidomida. Ahora los enfermos se sentirán más protegidos porque habrá más filtros de seguridad Cree también que sólo por haber desentrañado el papel que jugaba la COX- 2 en la inflamación, merecía la pena el desarrollo de los nuevos analgésicos. A pesar de la visión optimista, Tamargo hace un llamamiento para que también se estudien a fondo los antiinflamatorios clásicos. Son fármacos de