Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 2 2005 Internacional 25 nen el derecho constitucional de no ser privados de libertad sin un proceso adecuado. Naturalmente, el Gobierno va a apelar. Pero si el Gobierno pierde esa apelación, ¿cree que esto obstaculizará la guerra contra el terrorismo? -Creo que es mejor que no haga comentarios sobre ningún caso concreto. Siempre he creído que se debería tratar a las personas que detuvimos en el campo de batalla, que eran no combatientes ilegales, conforme al espíritu de los Acuerdos de Ginebra, pero que eran un caso único. Es una guerra única, un tipo de guerra diferente. De modo que hicimos lo imposible por explicarle al pueblo estadounidense por qué se creó Guantánamo, y por qué es un concepto distinto. Ahora, lógicamente, se está disputando en los tribunales, y veremos qué deciden. -Hablando de tribunales, conoce la historia de los presidentes republicanos, incluso los conservadores, el modo en que surgieron sus candidatos a la Corte Suprema. Ha sido todo un poco accidentado. ¿Tiene a punto un mecanismo que produzca un tipo de juez- -en caso de que tenga la oportunidad de presentar a alguno- -que no defraude su conocida convicción de que la gente debería interpretar la Constitución y no practicar la ley desde el banquillo? -Correcto. Haremos todo lo que podamos para recabar, a partir de escritos y, lógicamente, de entrevistas la forma en que una persona interpretaría, o interpreta, la Constitución, o el modo en que la persona abordaría los deberes de juez con respecto a la Constitución. Es la mejor forma de expresarlo. Todavía no se ha producido una selección para la Corte Suprema, pero mi historial está bastante claro en lo relativo a la elección de jueces para el ámbito jurisdiccional. Y también está bastante claro el historial de algunas personas del Senado de Estados Unidos que no quieren que esos jueces salgan adelante. Apelaré al Senado para obtener un voto a favor o en contra. Creo que tienen el deber constitucional de dar un voto a favor o en contra a cada una de las personas que yo proponga. Ellos han optado por lo contrario, y están obstruyendo no sólo a uno, sino a numerosos jueces candidatos. Creo que la gente debería estudiar los nombramientos que he hecho y los candidatos que he planteado al Senado. Y habrá coherencia. Primero, porque son muy capaces de hacer su trabajo; y segundo, porque existe una coherencia filosófica. ¿Podría dar algunos detalles sobre los comentarios que hizo en una entrevista con The New York Times la semana pasada con respecto al aborto, en la que afirmó que tratará de convencer a la gente para que tomen las elecciones correctas en la vida, para que comprendan que existen alternativas al aborto, como la adopción? Pareció, al menos según lo que publicaron, que sólo iba a hablar de eso y de poco más. -Bien, como presidente he hecho muchas cosas en lo relativo al programa legislativo. Firmé una prohibición contra el aborto tardío. Firmé una ley que decía que si asesinas a una mujer embarazada, se te someterá a juicio por dos muertes, no por una. He tomado algunas decisiones que protegen la vida de forma unilateral. De modo que hemos promocionado activamente la cultura de la vida. Sin embargo, lo que quería señalar era que gran parte del debate político se resolverá cuando la gente cambie de opinión. En otras palabras, cuando la gente empiece a respetar la vida y a comprender su valor. Y creo que está ocurriendo. Creo que cada vez más gente entiende que en una sociedad sana se protege a las personas más vulnerables. -Cuando comimos juntos- -algo que sé que usted ha olvidado, pero que yo nunca olvidaré- -en la Mansión del Gobernador en 1999, le pregunté por algunos de sus versos favoritos de las Sagradas Escrituras y recitó dos o tres de los Evangelios. Y me pregunto: a menudo ha hecho alusión, al igual que hizo Lincoln, a que no entendía cómo alguien podía ser presidente sin tener fe en Dios. Gerald Ford recitó los Proverbios 3: 5- 6: Confía en el Señor con todo tu corazón -Sí. y no confíes sólo en tu entendimiento Era su favorito cuando estaba aquí. Me pregunto si hay alguno que le haya servido de especial apoyo durante los tiempos de guerra y las grandes presiones de este trabajo. -Es una pregunta interesante. He dicho que yo no puedo entender cómo alguien puede ser presidente sin rezar ni creer en el Todopoderoso, aunque estoy seguro de que otros lograron serlo. Creo que es una puntualización importante, porque estoy seguro de que algunos se sentaban aquí en el despacho y creían que podían ser presidentes. Yo reconozco que, en mi debilidad, necesito el apoyo del Todopoderoso, porque creo en un Todopoderoso. Y adoro el apoyo de la gente a través de la oración. No se me ocurre un solo verso. Me gustaría poder. Supongo que hay muchos versos que me inspiran. Laura tenía la Biblia abierta por Isaías, por Isaías 47, creo, o 40. -Los que esperan en el Señor... -Esperar en el Señor, es un gran versículo de la Biblia. IRAK Los calendarios me parecen un error. El enemigo puede esperar a que pasen las fechas; pasarán ocultos, y luego atacarán PRESOS EN GUANTÁNAMO Hicimos lo imposible por explicar al pueblo por qué se creó y por qué es un concepto distinto de guerra NO AL ABORTO Creo que cada vez más gente entiende que en una sociedad sana se protege a las personas más vulnerables -Levantarán alas como las águilas. -Ése es un gran versículo del Antiguo Testamento. ¿Sabe? Este año estoy leyendo la Biblia; tengo una Biblia Diaria, y el año pasado leí a Oswald Chambers. Leo la Biblia un año sí y otro no, y elijo una guía piadosa diaria. Y luego, al año siguiente, leo a Oswald Chambers. He dicho a la gente que creo que Oswald Chambers es un interesante instrumento de medida para determinar la profundidad del conocimiento de la Palabra, porque es un escritor tan provocador... y cuanto mejor entiendas a Oswald Chambers más posibilidades tienes de que la palabra de Dios llegue a tu corazón. Así es como yo lo veo. -Y dentro de cuatro años usted será ex presidente. -Sí. ¿Qué criterio utilizará para juzgar si ha aguantado hasta el final, ha conservado la fe y ha tenido éxito como presidente? -Bueno, en realidad me está haciendo dos preguntas. El criterio por el que me guiaré es si me he entregado o no completamente, lo mejor que sabía y tan honestamente como podía. El criterio con respecto a la historia lo juzgarán otros, no yo. Y sospecho que la historia, la verdadera historia de cualquier Administración, no se conoce de verdad hasta muchos años después, especialmente si es una Administración como la nuestra, que intenta hacer grandes cosas. Lo que es sorprendente de este periodo es que hemos visto evolucionar con gran rapidez la libertad en lugares que eran oscuros y estaban regidos por tiranos. Pero muchas veces hace falta tiempo para que se desarrollen los movimientos y los reformadores se inspiren y caigan los tiranos. Por tanto, no puedo predecir algunos de los grandes cambios que tendrán lugar como consecuencia de lo que nosotros emprendimos hasta que no haya pasado el tiempo. No se puede esperar que las culturas cambien instantáneamente. No lo creo y, por tanto, sé que la única historia verdadera que puede escribirse sobre un presidente tiene que ser con la perspectiva del tiempo, para determinar si se establecieron o no grandes objetivos y si se lograron resultados. Se pueden ver éxitos legislativos a corto plazo. Y esto es, no me malinterprete, una parte muy importante de la tarea. Por ejemplo, nos tuvimos que enfrentar a una recesión, se recortaron los impuestos y la economía ahora está creciendo. Esto es fácil de medir. Pero la paz, la cultura de la vida, la responsabilidad personal, el respeto al prójimo, la compasión por los menos afortunados, todo esto son valores y logros que llevan su tiempo. (C) 2005 Tribune Media Services Un presidente no debería preocuparse por la Historia ¿Cómo definiría el cambio que va a impulsar su Administración en su segundo mandato? -Yo no espero que una Administración sea la respuesta Las administraciones contribuyen a impulsar los movimientos y a veces desencadenan los movimientos. Lo que inició Ronald Reagan, por ejemplo, en cuanto a cambio cultural, la Administración de Bush, ambas Administraciones de Bush, harán que avance, por ejemplo. El cambio por el respeto a la vida y la dignidad humanas. Lo único que quiero decir, me estaba yendo por las ramas, pero lo que quiero decir es... -Vaya por las ramas todo lo que quiera. -Bueno, la Historia... Un presidente no debería preocuparse por la Historia. -Richard Nixon dijo algo muy parecido. ¿De veras? -Sí, le preguntaron por su lugar en la Historia. Dijo que dependía de quién la escribiera. -Bueno, yo no hago más que decir eso también, porque la persona que la escribe a corto plazo es alguien que no tiene la ventaja que da el tiempo para contemplar la Historia, para observar la verdadera Historia de la presidencia. Ya sabe, es asombroso que... Ahora hay una especie de interés en George Washington; Ellis ha escrito un libro que yo estoy leyendo ahora, y David McCullough está escribiendo un libro sobre George Washington. Antes leí uno sobre Washington, no puedo recordar el título, Washington cruza el Delaware o algo así. Era un libro muy interesante sobre cómo organizó el Ejército. El libro sobre Alexander Hamilton de Chernow, que obviamente trata de Hamilton, pero que trataba de la época de George Washington, y Washington desempeña un papel prominente. Es muy interesante, hay un resurgir del análisis de Washington, el primer presidente, durante la época del 43 presidente, lo que demuestra lo que quiero decir, que es que la Historia siempre está evolucionando y la apreciación de la gente de los presidentes también cambia con el tiempo, de una forma u otra.