Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 2 2005 Nacional 13 EL REFERÉNDUM EUROPEO LA POSICIÓN DE LOS OBISPOS Diferencias con 2004 El 18 de febrero de 2004, con motivo de las últimas elecciones generales, la Iglesia emitió una nota donde apuntaba que votar es un derecho y un deber En la misma, se señalaba que es comprensible que algunos se sientan inclinados a abstenerse de emitir su voto, cuando comprueban que ningún partido ofrece el programa que ellos desearían Aunque ninguna de las ofertas políticas sea tampoco plenamente conforme con el ideal evangélico, ni siquiera con el ideal racional de un orden social cabalmente justo, sin embargo, unas lo son más y otras lo son menos. Es necesario hacer un esfuerzo y optar por el bien posible proseguía el escrito. Sin embargo, en la nota de ayer, los obispos piensan que el compromiso con Europa no les obliga a indicar, en el ejercicio de su misión pastoral, un sentido determinado del voto en este referéndum. El sí el no el voto en blanco o la abstención son posibles opciones legítimas El portavoz de la Conferencia, Juan Antonio Martínez Camino, se dispone a ofrecer las conclusiones de la Permanente JAVIER PRIETO La Iglesia ve legítimo abstenerse en el referéndum por la premura de la consulta La dificultad es objetiva y el tiempo escaso dicen los obispos en su nota b Subrayan que la Iglesia apuesta por Europa y advierten que los ciudadanos han de contar con suficiente información para poder votar con conocimiento de causa JESÚS BASTANTE MADRID. Los Obispos piensan que el compromiso con Europa no les obliga a indicar, en el ejercicio de su misión pastoral, un sentido determinado del voto en este referéndum. El sí el no el voto en blanco o la abstención son posibles opciones legítimas. El voto en blanco y la abstención, en el caso de que no sea posible superar la perplejidad o no se pueda aceptar en su raíz el planteamiento de la consulta Por primera vez en años, la Conferencia Episcopal considera como opción legítima la abstención, en este caso con motivo del referéndum sobre la Constitución Europea. presenta elementos positivos y negativos los obispos reconocen que el Tratado favorecerá el proceso de integración de la Unión y la consolidación de la paz entre los pueblos de Europa; el desarrollo económico y social; la cooperación más eficaz contra el terrorismo y la delincuencia internacional y el incremento de la capacidad de la Unión para actuar de modo concertado en el mundo El escrito constata los principios de subsidiariedad, proporcionalidad y control judicial presentes en el Trata- do, que reconoce la libertad de creación de centros docentes y el derecho de los padres a la educación religiosa de sus hijos. El texto agradece la mención de la religión como uno de los elementos constructivos de la herencia europea Por contra, los obispos hubieran deseado ver definido sin ambigüedad un derecho humano tan básico como el derecho a la vida La nota ve con desagrado cómo el texto constitucional no excluye la investigación letal con embriones humanos, ni el aborto, ni la eutanasia ni la clonación de seres humanos. También se echa en falta una tutela mayor del matrimonio y de la familia, así como la definición explícita del matrimonio como la unión estable de un hombre y de una mujer y la protección del derecho de los niños a no ser adoptados por otro tipo de uniones Finalmente, el comunicado desearía que la organización política de la Unión facilitase una mayor participación de los ciudadanos y lamenta la omisión deliberada del cristianismo entre las raíces de Europa. La nota episcopal contrasta de algún modo con el discurso que el Papa formuló el pasado 10 de enero a los embajadores en la Santa Sede. En dicha ocasión, el Pontífice agradeció el ejemplo, ciertamente privilegiado de la UE, que se ha propuesto consolidarse ulteriormente con el Tratado constitucional de Roma, mientras permanece abierta a acoger otros Estados Pese a las intervenciones de algunos obispos no habrá texto sobre la unidad de España J. B. MADRID. El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, reconoció ayer intervenciones y exposiciones de algunos obispos sobre el plan Ibarretxe, aunque aseguró que entre los asuntos que se abordarán en la próxima Asamblea Plenaria no se encontrará el estudio o elaboración de un documento sobre la unidad de España, que algunos prelados habían considerado necesario tras la aprobación del plan separatista en el Parlamento vasco. En todo caso, no se descarta- -como de hecho pudo suceder durante la Comisión Permanente, que ayer concluyó sus trabajos en Madrid- -que esta cuestión sea abordada en sesiones reservadas. Suficiente información En una nota hecha pública ayer, los obispos subrayan que la Iglesia apuesta por Europa al tiempo que reclaman que, en esta ocasión, los ciudadanos han de contar con suficiente información para poder votar con conocimiento de causa y piden que el voto no tenga consecuencias políticas distintas de las que se someten explícitamente a consideración La opción de abstenerse tendría su razón de ser, en opinión del Episcopado, por la falta de conocimiento ante las propuestas a votar- la dificultad es objetiva y el tiempo es escaso así como por el desacuerdo con el planteamiento de la consulta. Tras incidir en que el contenido de la Constitución A preguntas de los periodistas, Martínez Camino incidió en que a la Iglesia española le preocupa el plan Ibarretxe, que calificó de asunto complicado y serio, desde el punto de vista moral, no exclusivamente político aunque matizó que todas las situaciones políticas tienen implicaciones morales No se ha hecho un juicio explícito sobre este plan añadió el portavoz episcopal, quien resaltó que la ruptura de la unidad nacional que implica el plan soberanista es un asunto que preocupa a todos y preocupa a la Iglesia, pero desde su ángulo específico, que es el de las condiciones morales para las actuaciones políticas Del mismo modo, Martínez Camino recordó la nota promulgada el pa- sado 7 de enero por la Oficina de Información- -y que motivó una protesta por parte del obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte- en la que, en opinión del portavoz del Episcopado, se recordaba a la opinión pública la doctrina de la Conferencia Episcopal, de posible aplicación en este campo Papa y obispos vascos Como indicó ayer este diario, algunos prelados habrían manifestado en diversas ocasiones su intención de profundizar en el estudio de la unidad de España como bien moral opinión que cobró fuerza tras la aprobación de la Instrucción Pastoral de noviembre de 2002 sobre nacionalismo y terrorismo. No obstante, otras fuentes señalaron que probablemente dicho debate quede postergado hasta después de las elecciones vascas. Antes se espera una nota de los obispos de Euskadi, y no se descarta que el Papa se refiera al nacionalismo en su discurso a los obispos españoles en visita ad limina