Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional OTRO SUBMARINO ATÓMICO EN EL PEÑÓN SÁBADO 5 2 2005 ABC La preocupación por el Sceptre es evidente a uno y otro lado de la verja, pero aún no hay previstas protestas. Los alcaldes socialistas prefieren esperar, el del PP clama ¿Dónde están los autobuses de Chaves? POR JOSÉ MARÍA CAMACHO GIBRALTAR LA LÍNEA. El alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Carlos Juárez, es casi una isla del PP en el mar socialista de los pueblos del Campo de Gibraltar, pero lo tiene claro: El Gobierno de Chaves y el PSOE deberían organizar una manifestación, fletar autobuses y repartir bocadillos de chorizo, como hicieron con el Tireless para protestar contra el Gobierno socialista de José Luis Rodriguez Zapatero Y es que la llegada al Peñón del submarino nuclear Sceptre ha vuelto a provocar no sólo miedo y preocupación entre la población del Campo, tal como ocurrió hace cinco años con el Tireless sino también un aumento de la tensión política. Los alcaldes de la comarca, reunidos ayer con representantes de la Junta de Andalucía, mostraron su enorme preocupación por la llegada del sumergible y anunciaron movilizaciones. Pero prefieren dar al Gobierno británico los plazos anunciados para retirarlo y de momento no hay previstas manifestaciones como las del año 2000, con la presencia del propio Manuel Chaves. ALCALDE DE LA LÍNEA El Gobierno de Chaves y el PSOE deberían organizar una manifestación, fletar autobuses y repartir bocadillos de chorizo, como hicieron con el Tireless para protestar contra el Gobierno socialista de José Luis Rodriguez Zapatero MANUEL CHAVES La Junta va a tener la misma posición que mantuvo en relación con el Tireless y vamos a rechazar de la misma manera y con la misma contundencia la presencia del sumergible ALCALDE DE ALGECIRAS Los ciudadanos del Campo de Gibraltar no vamos a admitir que lleguen más submarinos nucleares a la Bahía Dos operarios realizan labores de reparación en el Sceptre zada, que iban a comprar azúcar y tabaco a Gibraltar, advertían a sus acompañantes que había más control en la Aduana por el asunto del submarino. Y dos jóvenes con ganas de cachondeo improvisaban algunos tanguillos para recordar que Cádiz celebra estos días sus famosos carnavales. Sus canciones, irónicas y sarcásticas, apuntaban a Zapatero y Moratinos, pero también a otros políticos del Partido Popular. AFP De viaje en Cuba Precisamente, el presidente del Gobierno andaluz, al que la crisis ha sorprendido durante un viaje oficial a Cuba, salió al paso de las primeras críticas por la actitud de su gobierno, mucho menos beligerante en este caso que en el precedente, y garantizó que mantendrá la misma posición que con el Tireless Chaves añadió que mostrará su rechazo a la presencia del sumergible de la misma manera y con la misma contundencia que entonces, pero no aportó detalles concretos sobre el particular. Mientras tanto, en la calle se respiraba un ambiente tenso, aunque no interfirió en la actividad comercial en ninguno de los dos lados de la frontera. No hubo altercados, ni incidentes, ni protesta. Más de 15.000 personas, entre ellas estudiantes, trabajadores y turistas, y 5.000 vehículos cruzaron ayer la Verja desde La Línea de la Concepción hasta Gibraltar. Es decir, como cualquier otro día del año. Un grupo de estudiantes del Instituto Nuestra Señora de la Victoria de Málaga, que visitaba por primera vez el Peñón, fue alertado en el mismo autobús por sus profesores de la presencia del submarino nuclear. Sin embargo, la mayoría de los alumnos eran completamente ajenos a la polémica y parecía importarles muy poco la llegada del sumergible en comparación con la perspectiva de una divertida jornada fuera del colegio. No era el caso de Anthony, un ciuda- dano de Kenia que iba a visitar a un quiropráctico por un dolor de espalda, y que sí mostraba su rechazo frontal a la presencia del Sceptre ya que está en contra de las armas nucleares. A su lado, dos mujeres de edad avan- Estamos acostumbrados En el restaurante Latinos se improvisó una tertulia para hablar del Spectre James, Carlos, Joe, Lettice y Arturo, todos gibraltareños, asegura- ban que no era ninguna sorpresa ver un barco nuclear atracado en el Peñón. Estamos acostumbrados a los barcos y a los militares dijeron. Sobre una posible fuga radioactiva, expresaron su preocupación, pero también subrarayon que estaban inquietos por el veneno de las refinerías del Campo de Gibraltar y las autoridades españolas no hacen nada Eso sí, reconocieron que se manifestaron en la plaza de Casemate, junto a miles de gibraltareños, cuando el Tireless atracó en 2000. Entonces el problema era más grave se justificaron. Nueva provocación Los alcaldes coinciden en el fondo: no más submarinos, pero sólo el de la Línea exige intensificar la protesta diplomática y la movilización institucional y ciudadana contra esta nueva provocación del Reino Unido Juan Antonio Palacios, alcalde socialista de Algciras, subraya que los ciudadanos del Campo de Gibraltar no van a admitir que lleguen más submarinos nucleares a la Bahía mientras que el de los Barrios, Alonso Rojas, también del PSOE, opina que no es casualidad que llegue un submarino nuclear al Peñon justo cuando las relaciones con Gibraltar están en su mejor momento Hay, por tanto, unanimidad. Nadie quiere al submarino en el Peñón, pero de momento la fuerza de la protesta no alcanza ni de lejos la vivida hace cinco años con el Tireless Claro que hace cinco años la situación era muy distinta: la Junta de Andalucía la gobernaba, como hoy, Manuel Chaves, pero el inquilino de La Moncloa era entonces José María Aznar. Y, como en la canción, no es lo mismo Zaplana pide al Gobierno regional que tome de nuevo la calle El portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Eduardo Zaplana, reclamó ayer al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, que tome de nuevo la calle con manifestaciones y pague con fondos públicos los autobuses para que la gente acuda a las mismas para protestar por la presencia del submarino nuclear británico HMS Sceptre en el puerto de Gibraltar como hizo con el Tireless cuando gobernaba José María Aznar. En declaraciones a Ep, Zaplana aseguró que, siguiendo la doctrina del actual jefe del Ejecutivo, podía decir que José Luis Rodríguez Zapatero es un monumento a la incompetencia, humilla a España con su política exterior, ha tenido una gran debilidad y una falta evidente de reflejos, cae en el ridículo y es impresentable e irresponsable El dirigente popular dijo estar seguro de que dichos calificativos que Zapatero y su partido dirigieron a Aznar y su Gobierno con ocasión del caso Tireless los asume el hoy presidente en coherencia con sus ideas igual que debe asumir también que tiene una gravísima responsabilidad política por no haber informado de la llegada del submarino aunque lo sabían desde hace una semana.