Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 4 2 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO MORGAN FREEMAN Actor Me retiraré cuando no me pueda levantar de la cama El actor es candidato al Oscar por su trabajo en la película Million Dollar Baby una película que ha logrado además otras cinco nominaciones TEXTO: ROSA GAMAZO OÑATE LOS ÁNGELES. Morgan Freeman tiene una razón para estar orgulloso de su participación en Million Dollar Baby Su interpretación en este filme, dirigido por Clint Eastwood, le ha valido una candidatura en los Oscar como mejor actor de reparto. La película ha conseguido seis nominaciones más, entre ellas la de Hilary Swank, como mejor actriz, y las de Clint Eastwood, como mejor actor y mejor director. Actor de pocas palabras, pero con mucho sentido del humor, Freeman se ha sabido ganar el respeto de sus compañeros de trabajo y del público. Lleva a sus espaldas más de cincuenta películas, varias de las cuales- Cadena perpetua Paseando a Miss Daisy o Sin perdón ésta también a las órdenes de Eastwood- -han dejado un buen sabor de boca. -Otra película de boxeo... -No, ésta no es una película de boxeo. Es una película que trata de relaciones personales. -De momento parece que la película va muy bien. Las nominaciones no paran... -Tiene gracia, porque en su momento ningún estudio quería hacerla. Se com- pró cuando ya estaba acabada. ¿Debo asumir entonces que la película se hizo por amor al arte? -Sí, y cobrando poco. Normalmente cuando más dinero te ofrecen menos interesante es el proyecto. Guiones como el de Million Dollar Baby no aparecen muy a menudo; es una rareza que te ofrezcan algo así. Cuando me enteré de que Clint Eastwood dirigía, la decisión fue todavía más fácil. ¿Qué opina de él? -Que es muy malo en lo que hace (risas) ¿Qué cree que pienso? Es un fenómeno, con un talento increíble. Le encanta su trabajo y eso se nota. ¿Se ha planteado retirarse de la interpretación? -Me retiraré cuando no me pueda levantar de la cama. ¿Cree que la película puede crear controversia debido a que el persona- Ésta no es una película de boxeo; es una película que trata de relaciones personales je que interpreta Clint Eastwood decide desconectar a Hilary Swank de la máquina que la mantiene con vida? ¿A usted le ha parecido controvertido? -A mí no, pero a lo mejor al americano medio sí le parece algo radical. -Creo que le parecería más radical a un católico que al americano medio cristiano. -EE. UU. es bastante más extremo que Europa en lo que se refiere a ciertas materias. -Entiendo su punto de vista, pero independientemente de lo dicho creo que no va a haber ninguna controversia por la película. ¿Cuál es su película sobre boxeo favorita? Hurricane Carter Quizás Alí pero creo que a la película le faltaba chicha. No aportó nada nuevo que no supieramos de Mohamed Ali. ¿Ve boxeo en la tele? -No soy fanático de ningún deporte en particular. Sí hago zapping y si están poniendo un combate de boxeo me paro un poco, pero de ahí no pasa. Lo que me gusta es navegar. Clint Eastwood Las edades del héroe ANTONIO WEINRICHTER Clint Eastwood es un caso único en la historia del cine americano. Empezó su carrera de forma poco prometedora rodando spaguetti westerns en Almería y enseguida hizo la transición al thriller encarnando a Harry el sucio, cuyos modales eran tan rudos como los del hombre sin nombre de Leone: liquidaba sin miramientos a los sospechosos habituales y a algún curioso que pasaba por allí, sin perder la sangre fría, el brillo en los ojos, la mueca que crispaba sus finos labios de los que apenas salían frases más largas que aquella que le hizo famoso: Alégrame el día Así se convirtió en la estrella más taquillera de Hollywood durante muchos años y en un icono de masculinidad. Pero en 1971, el mismo año en que Don Siegel le dirigió en Harry, debutó como realizador; y gradualmente, porque la idea tardó en imponerse y encontró resistencias en muchos de los que luego tanto le alaba- rían, se fue revelando como un realizador de primera línea. Más que eso: se convirtió en un clásico vivo de Hollywood, un cineasta en la onda de los clásicos de antaño, sin ínfulas de autor, que dirigía guiones ajenos y prefería expresarse a través de las convenciones de los géneros (los mismos en los que se crió: el Oeste, el thriller) El amigo Clint, el lacónico justiciero que horrorizaba a los espectadores sensibles, se había vuelto respetable sin necesidad de hacer un cine liberal o políticamente correcto: la evidencia estaba ahí, en El aventurero de medianoche o en Impacto súbito pero se hizo incontestable en Bird o Sin perdón con las que arranca ese brillante tramo de su carrera que culmina con Mystic River Eastwood, ya se sabe, es un tipo duro. Y si se le dice (lo sé por experiencia propia) que es un artista y se intenta discutir su obra en esos términos, es capaz de deformar su granítico rostro con la misma mueca que re- servaba John Ford a sus admiradores, bajo la sospecha de que eso del arte no es muy masculino Sin embargo, Eastwood ha hecho algo que Ford sólo pudo hacer a través de John Wayne. Su triple condición de actor, icono y director le ha servido para acometer en carne propia una inusitada revisión del papel del héroe en la ficción: lo ha convertido en un fantasma Infierno de cobardes El jinete pálido ha desafiado su cómodo individualismo enfrentándolo a exigencias familiares En la cuerda floja Ejecución inminente ha cuestionado esa idea de masculinidad definida a expensas de la mujer Los puentes de Madison lo ha sometido a los estragos de la edad (desde Sin perdón hasta Space Cowboys Y ha llegado a cuestionar la violencia concebida como figura de estilo Un mundo perfecto Mystic River A su alter ego Harry Callahan hace mucho que se le debió revolver el estómago.