Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 VIERNES 4 2 2005 ABC Sociedad La maquinaria del Vaticano funciona a ritmo normal en ausencia del Papa Navarro- Valls anuncia que mejoran las condiciones generales y respiratorias del Pontífice b Si la mejoría de la salud de Juan Pablo II continúa del mismo modo, el Santo Padre podría dirigir el rezo del Ángelus del próximo domingo desde su habitación JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Con los cuatro personajes clave en pleno ejercicio del mando, la maquinaria del Vaticano funcionaba ayer con normalidad con la confianza de que el Papa pueda regresar la próxima semana. Aunque resulte paradójico, la inesperada hospitalización demostró que la estructura de gobierno de la Iglesia estaba ya preparada para asumir una ausencia del Santo Padre, durante semanas o incluso meses. Todo funciona como si el Papa estuviese en Castelgandolfo. No hay retrasos en ningún nombramiento importante ni en ningún documento doctrinal. Tampoco hay campaña ni precampaña sino tan sólo silencio respecto a cualquier previsión sucesoria, con el ejemplo de mutismo a cargo de los cardenales más importantes. En cuanto el portavoz del Santo Padre, Navarro- Valls, anunció ayer que las condiciones generales y respiratorias registran una evolución positiva el millar largo de personas que trabajan en el Vaticano se sintieron más aliviados para continuar con las tareas del día, conscientes de que es el mejor modo de ayudar a Juan Pablo II. Según el cardenal norteamericano James Francis Stafford, jefe de la Penitenciaría Apostólica, se trabaja en un clima de dolor, de oración y también de esperanza de que el Papa no sufra. Sabemos que tiene problemas de respiración. Morir sofocado, o tan sólo la sensación de ahogarse, es algo que cualquiera se puede imaginar. Por eso es tan intensa entre nosotros la participación en sus sufrimientos Una mujer llega al policlínico Gemelli para ofrecer al Papa un cuadro con su imagen y la de la Virgen María En ausencia del Santo Padre, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, y el cardenal Joseph Ratzinger, decano del Colegio de Cardenales, mantienen perfectamente en marcha la maquinaria vaticana y han transmitido un mensaje de serenidad- -pase lo que pase- -al resto de los cardenales de todo el mundo, que han reaccionado con llamativa calma a la situación de emergencia. Por tratarse de una ausencia por enfermedad, el cardenal camarlengo, Eduardo Martínez Somalo, no interviene en la administración del Vaticano, que asumiría sólo en caso de fallecimiento del Pontífice. Mientras el arzobispo Giovanni Lajolo, responsable de Asuntos Exteriores, mantiene los contactos con los Nuncios y con los gobiernos de todo el mundo, los jefes de los dicasterios romanos despachan los asuntos ordinarios con el cardenal Sodano, quien, a su vez, someterá al Santo Padre algunas de las cuestiones más importantes, en el hospital o durante la convalecencia. Como siempre, el vicesecretario de Estado, Leonardo Sandri, personaje clave en el organigrama vaticano, controla todos los papeles y traslada algu- AP nos al Santo Padre, personalmente o a través del secretario del Papa, monseñor Stanislaw Dziwisz, quien actúa de poderoso cancerbero para evitar que se agobie a Juan Pablo II con problemas secundarios o con más asuntos de trabajo de los que puede sobrellevar. Las visitas de autoridades al policlínico Gemelli se han reducido al mínimo, y ninguno de los visitantes ha saludado o tan siquiera visto de lejos al Papa. Suben al décimo piso en el ascensor privado y saludan a los prelados que estén allí en ese momento. Mien- LOS ALTOS MANDOS DEL VATICANO Angelo Sodano Cargo: Secretario de Estado Papel: Número 2 del Vaticano Rasgos: Diplomático y político Nacionalidad: Italiano Rango: Cardenal Edad: 77 años Perfil: El veterano prelado piamontés es un hombre práctico, con larga experiencia diplomática como nuncio en el Chile de Pinochet, jefe de la diplomacia de la Santa Sede y, desde 1990, primer ministro del Vaticano. En los últimos años sustituye al Papa, cuando no se encuentra bien de salud, en funciones litúrgicas Habla español con soltura. Stanislaw Dziwisz Cargo: Secretario del Papa Papel: Colaborador más cercano Rasgos: Vela día y noche Nacionalidad: Polaco Rango: Arzobispo Edad: 65 años Perfil: El tenaz montañero polaco ha pasado la mayor parte de su vida al lado del Papa como secretario desde que era arzobispo de Cracovia. Ha visto, al lado de Juan Pablo II en todo momento, estos 26 años de Pontificado. A medida que el Papa perdía la capacidad de caminar e incluso de moverse, su papel ha sido también el de enfermero y acompañante.