Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 2 2005 Internacional 29 Gerry Adams, en presencia de McGuinness, se dirigió ayer a la prensa en Belfast AP Londres y Dublín descartan atentados tras la renuncia del IRA al desarme definitivo El proceso de paz en el Ulster queda paralizado hasta las elecciones británicas de mayo b Gerry Adams, presidente del Sinn Fein, no se pronuncia sobre si el IRA puede volver a atentar, algo que su negociador, Martin McGuinness, descarta por completo EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Nadie teme que el IRA vuelva a los atentados, pero tampoco nadie sabe cómo va a resolverse la situación creada con el anuncio de la organización terrorista de retirar de la mesa su disposición a un total desarme y un definitivo adiós a la lucha armada. Los mensajes cruzados ayer entre los Gobiernos británico e irlandés, y los líderes unionistas, por un lado, y los dirigentes del Sinn Fein, brazo político del IRA, por otro, dejaron el proceso de paz de Irlanda del Norte en un punto aún más muerto del que se encontraba. De todos modos, en realidad tampoco se esperaba su revitalización hasta que pasen las elecciones generales británicas, previstas para mayo. La insistencia esta misma semana del primer ministro británico, Tony Blair, y de su homólogo irlandés, Bertie Ahern, en culpar al IRA del robo de 40 millones de euros de un banco de Belfast el pasado mes de diciembre, autoría que el IRA niega, había dejado sin capacidad negociadora al Sinn Fein. Los republicanos ya habían que- dado en mal lugar al aparecer como responsables, días antes del robo, del fracaso de un acuerdo prácticamente ultimado que iba a suponer la restitución de la autonomía del Ulster. Acusados por Blair y Ahern de ser el obstáculo para un acuerdo duradero al no eliminar ni todas sus armas ni su actividad criminal, los republicanos ya no tenían más remedio que ceder en las negociaciones, sin contar con ninguna baza propia. Con el paso atrás dado por el IRA, el Sinn Fein vuelve a ganar margen de maniobra y puede pedir contraprestaciones para volver a ofrecer el punto final del IRA. Acusado de robo En este sentido habría que interpretar el comunicado hecho público el miércoles por la noche por el IRA, cuyo tono no es de amenaza, sino de queja por verse insistentemente acusado de un robo que niega haber realizado. Dado que la Policía del Ulster asegura que tiene pruebas de que militantes del IRA lo perpetraron, cabría la posibilidad de que éstos hubieran actuado por su cuenta, sin mandato de la organización. Por más que el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, declinara ayer pronunciarse sobre si el comunicado significa que el IRA puede volver a la vía de los atentados, el negociador del partido, Martin McGuinness, negó que haya tal amenaza.