Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional VIERNES 4 2 2005 ABC Alonso asegura que se enteró por Rajoy de las detenciones del PP b El PP pide el envío de las diligen- cias policiales al Congreso tras negarse el ministro a dar explicaciones, presentar disculpas o admitir responsabilidades A. C. MADRID. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, en su afán por desmarcarse del caso de las detenciones irregulares de militantes del PP tras la manifestación de la AVT del pasado 22 de enero, llegó a asegurar ayer ante la Comisión de Interior del Congreso que se enteró de lo sucedido cuando le llamó Mariano Rajoy para pedir explicaciones. Alonso, en una comparecencia parlamentaria parca en palabras- -despachó el asunto en primera instancia en menos de dos minutos- -negó que detrás de las detenciones hubiera órdenes del Gobierno. El ministro limitó sus explicaciones a narrar los hechos ya conocidos y sostener que, según el director de la Policía y el delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, se podía deducir que había motivos racionales y suficientes para interrogar a los dos militantes del PP porque podían haber participado en una presunta comisión de los delitos de amenazas y atentados Según Alonso, la actuación de la Policía fue correcta y profesional no se puede poner en duda la versión sobre la gravedad de los hechos que hizo el ministro de Defensa, José Bono- -pese a que la propia Policía descartó que sufriera agresiones- -y el delegado del Gobierno tampoco se enteró de nada ni tuvo participación alguna en las detenciones. Víctor, mira lo que ha ocurrido Así contó Alonso la primera gestión que hizo con la Policía- -llamar al director general, Víctor García Hidalgo- -tras la llamada de Rajoy para pedir explicaciones por la detención de dos militantes del PP que estaban en una foto cerca del ministro. Pérez Rubalcaba y Zaplana en la presentación del acuerdo sobre la reforma del Reglamento del Congreso EFE PSOE y PP acuerdan negociar la reforma del Congreso sin contar con las minorías Pactan no modificar el Reglamento de la Cámara sin el acuerdo de ambos aparecen juntos en una rueda de prensa con el objetivo de quitar protagonismo al presidente del Congreso en el proceso de reforma J. L. LORENTE MADRID. Insólita rueda de prensa la que protagonizaron ayer los portavoces del PSOE y el PP en el palacio de la carrera de San Jerónimo. Insólita por el hecho de que Alfredo Pérez Rubalcaba y Eduardo Zaplana no suelen aparecer juntos ante los medios de comunicación (no lo han hecho nunca en lo que va de legislatura) E insólita también porque los dos partidos mayoritarios están más cerca que nunca de alcanzar un acuerdo para reformar el Reglamento del Congreso, después de más de quince años de negociaciones frustradas. La imagen de Rubalcaba y Zaplana juntos en la sala de ruedas de prensa de la Cámara baja tiene varias lecturas. La primera, que se ha enterrado la etapa de aislamiento parlamentario al PP que los socialistas y sus socios en el Congreso han fomentado desde que comenzó la legislatura. La segunda, que los acuerdos que alcanzaron Zapatero y Rajoy en la Moncloa para frenar juntos el plan Ibarretxe se extienden a otros ámbitos. Y, la tercera, que el protagonismo en el proceso de reforma de las Cortes Generales corresponde a los grupos y no al presidente del Congreso, Manuel Marín. ¿Qué es lo que ha cambiado en la vida parlamentaria para que los dos grandes partidos estén a punto de alcazar un acuerdo? La respuesta hay que buscarla en el cambio de actitud de la dirección del Grupo Socialista. El PSOE está molesto con la decisión de b Rubalcaba y Zaplana Principio de acuerdo PSOE- PP -Control al Gobierno: Ampliación de plazo de preguntas en el Pleno; reducción del cupo de preguntas del partido del Gobierno; y interpelaciones al jefe del Ejecutivo. -Debates de actualidad en el Pleno. -Agilización de los debates y generalización del derecho de réplica. -Facilitar la creación de comisiones de investigación por la oposición y agilizar su funcionamiento. -Mejora del procedimiento legislativo, potenciando el debate político en el Pleno. -Creación de la Oficina Presupuestaria para el control del gasto público. -Acceso de los ciudadanos a los debates e informaciones parlamentarias. -Flexibilizar la constitución de grupos parlamentarios, en cuanto a número mínimo de diputados, sin perjuicio de los derechos de los grupos en función de su tamaño. -Búsqueda de fórmulas que, sin afectar a la composición de la Cámara, permitan las bajas por maternidad de las diputadas. las minorías de acordar por su cuenta los ejes de la reforma- -como hicieron hace unos meses en la localidad barcelonesa de Sitges, en especial lo relativo al uso de las lenguas cooficiales en el hemiciclo. A su vez, en la dirección del Grupo Socialista no ha gustado la intención de Marín de atribuirse en exclusiva el protagonismo del proceso. Las palabras de Rubalcaba ayer, durante la rueda de prensa, no dejaron dudas al respecto. En primer lugar, el portavoz socialista quiso dejar claro a las minorías que existe una gran difi- cultad para llegar a un pacto en al ámbito lingüístico y resaltó que ya existe una Cámara- -en referencia al Senado- -donde se puede sustanciar este asunto. En cuanto al protagonismo de Marín, Rubalcaba recordó que fue el presidente del Gobierno quien enseñó el camino en su discurso de investidura. Zaplana, por su parte, hizo hincapié en que fue Rajoy quien planteó hace varios meses las primeras propuestas en firme para acometer la reforma. El calendario de la negociación Tanto los plantes de las minorías (el último el pasado miércoles, cuando Marín se vio obligado a retirar una pregunta oral de ERC por ser formulada al Gobierno sólo en catalán) como la intención de las direcciones de los grupos mayoritarios de asumir el protagonismo en la reforma han acelerado el principio de acuerdo de PSOE y PP. En menos de un mes se han desbloqueado las negociaciones gracias al trabajo de Rubalcaba y Zaplana, ayudados por el socialista Diego López Garrido y los populares Vicente Martínez- Pujalte y Manuel Atencia. El principio de acuerdo consiste en una declaración de intenciones y diez ejes sobre los que pivotará la reforma. Con la declaración de intenciones- -lo que más preocupaba al PP- los dos partidos se comprometen a no modificar ningún aspecto sustancial del Reglamento sin el acuerdo de ambos. En cuanto al calendario, PP y PSOE han pactado tener listo un borrador antes de Semana Santa, que la ponencia trabaje en este periodo de sesiones y que la reforma acabe su tramitación antes de fin de año. Fuentes parlamentarias dan por hecho que los dos partidos tienen prácticamente acordado el texto de la reforma. Los tres instructores El ministro, además de no aclarar nada, devolvió la pregunta al portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, para que señalara el nombre del cargo político que pudo dar la orden política y también la del funcionario que se prestó a seguirla. El dirigente del PP dijo saber que en las diligencias policiales del caso constan que hubo tres instructores porque los dos primeros se negaron a efectuar las detenciones por falta de indicios de delito. Zaplana cerró la sesión con la advertencia de que el PP seguirá adelante con el caso y, para empezar, pedirá que se remitan a la comisión de Interior las diligencias.