Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 2 2005 Opinión 5 El juez, el hombre Con un hilo de voz emocionada, el juez que investiga el 11- M, Juan del Olmo, prometió a las víctimas que la Justicia va a dar respuesta a muchas cosas. No nosotros individualmente, sino la suma de todos Ayer, en unas jornadas sobre terrorismo, habló el magistrado, pero también lo hizo el hombre, orgulloso de ser ciudadano español y de la respuesta de la sociedad ante la matanza Efectos colaterales A diecisiete días de la celebración del referéndum sobre la Constitución europea, el debate y el extensísimo corpus declarativo que está generando el plan Ibarretxe corren el riesgo de fagocitar, del primer plato al postre, toda la campaña que la mayoría de los partidos realizan en favor del sí Y todo ello mientras las previsiones de participación que determinan las encuestas vaticinan un entusiasmo perfectamente descriptible de los españoles en esta cita con las urnas. El adelanto de las elecciones vascas hace prever un ninguneo mayor del debate europeo en estos días en favor del monotema. De nuevo el Caúcaso La muerte del primer ministro de Georgia, Zurab Zhvania, a consecuencia de un supuesto escape de gas en la casade un amigo íntimo se debate entre la casualidad trágica que observa el presidente Saakashvili, y la incredulidad en la versión oficial de algún ministro. Que el fallecido fuera el ideólogo de la revolución que echó al pro- ruso Shevardnadze atiza la incertidumbre. De Le Carré, vamos. EL BAILE DE LOS BENDITOS JESÚS LILLO ÁNGEL DE ANTONIO No hay billetes para U 2. Miles de seguidores de U 2 se congregaron ayer en el centro de Madrid para guardar cola desde primeras horas de la mañana y poder adquirir entradas para el concierto que la banda irlandesa dará en el estadio Vicente Calderón el 11 de agosto. La saturación de llamadas y entradas hizo imposible la venta a través de la línea telefónica e internet, medios que fueron incapaces de asimilar el volumen de peticiones. España se suma así a la fiebre desatada con la venta de las entradas de Vertigo la nueva gira del grupo, cuyos pases se agotaron en numerosas ciudades de Europa a las pocas horas de ponerse a la venta. O hay en la inmaculada biografía de U 2 ningún episodio- -sobredosis, suicidio, muerte, arresto, violación, ruptura, etcétera- -digno de interés para los afiliados al malditismo, condición que, de Elvis Presley a los Rolling Stones, pasando por los Beatles o Nirvana, Pink Floyd o los Sex Pistols, ha impregnado la historia de las grandes bandas de rock y disparado su cotización mitológica, tanto o más relevante que su propia valoración musical. Nació con el viejo blues- -la música del diablo- -esa extraña devoción popular por el lado oscuro que desde mediados del siglo pasado no han dejado de frecuentar las estrellas del rock, pero la leyenda de la banda irlandesa se ha construido sin ningún tipo de aditivos ni estimulantes, sino sobre simples y llanas canciones de amor y paz, fotografías en blanco y negro realizadas por Anton Corbijn y apabullantes escenografías de Brian Eno. Política y a menudo irritantemente correcto, el líder del cuarteto interpreta desde hace años el papel de apóstol de los Derechos Humanos en los principales foros internacionales, interviene en cualquier proyecto benéfico con el suficiente eco mediático y cada dos o tres años graba un disco y sale de gira con su grupo para satisfacer a sus seguidores, millones de clientes de una multinacional del sentimiento que, como ayer se pudo comprobar en Madrid, han desarrollado alrededor de los autores de One una de las místicas más singulares- -extrema pureza- -de la historia del pop. Casi 400 euros se pagan estos días en la casa de subastas Ebay por una entrada de reventa para uno de los conciertos de Vertigo la nueva gira de U 2. Tuvieron suerte quienes las consiguieron a su precio oficial. Ayer fueron unos cuantos miles de fieles, protagonistas en el centro madrileño de un fenómeno anunciado y sostenido desde que en 1987 los autores de New Year s Day llenaron el Santiago Bernabéu. Desde entonces, sólo canciones; sin aditivos, ni estimulantes. Quizá no sean los más grandes, pero sí los que más alto han llegado sin pisar ese lado oscuro donde habita la fiebre- -trágica y rentable- -del rock, hijo natural del viejo blues. N