Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 JUEVES 3 2 2005 ABC Cultura y espectáculos ARCO 05 apuesta por internacionalizarse, en detrimento de las galerías españolas Desde 1994 no había tan escasa presencia nacional, mientras la extranjera alcanza asistencia récord b En esta edición, la feria tendrá destacadas ausencias de galerías extranjeras de peso, algunas de las cuales no han sido invitadas, inexplicablemente NATIVIDAD PULIDO MADRID. A punto de abrir sus puertas (se inaugurará el día 9) las cifras de ARCO 05, que hoy presentan oficialmente sus responsables, requieren una reflexión. Las galerías participantes son 291, catorce más que en 2004 y récord absoluto de asistencia a la feria. Que ARCO siga creciendo en expositores es para algunos una buena noticia; para otros, no tanto, porque no lo consideran necesario. De esas 291 galerías, 204 son extranjeras, veinte más que el año pasado (otro récord) mientras que las españolas (87) siguen bajando año tras año. De hecho, es el número más bajo desde 1994, año en que hubo 86 galerías españolas en el certamen. La tendencia, pues, parece clara: la internacionalización de ARCO sigue su marcha imparable. El número de países representados en esta edición supone el tercer récord estadístico: hasta 35 países distintos se darán cita en Madrid la próxima semana. Pero son muchos los que no ven con buenos ojos esta caída en picado de las galerías nacionales. En especial, claro, las propias galerías que se ven privadas de asistir al mejor escaparate internacional del arte español. De las 204 galerías extranjeras, el núcleo principal procede de países tan potentes en el mercado como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Alemania. Resulta lógico. Sin embargo, podría parecer un esnobismo incluir en el programa una galería de Etiopía (Asni Gall of Contemporary Ethiopian Art) De ese aumento de galerías foráneas, los países asiáticos y del Este tendrán su espacio, como Japón, Tailandia, Corea, China, Eslovenia, Estonia y la República Checa. El cuarto récord en caer podría ser el de visitantes, aunque en las últimas ediciones no ha aumentado considerablemente: de mil en mil cada año (198.000 en 2002, 199.000 en 2003 y 200.000 en 2004) Pero este dato no preocupa, pues los responsables del certamen no han ocultado nunca que su deseo es que sea elitista. Se mima al coleccionista, pero no al público. De hecho, su directora, Rosina Gómez- Baeza, siempre se ha mostrado contraria a esas aglomeraciones de gente que acampan junto a los pabellones. Precisamente, una de las peticiones más repetidas por los galeristas a la dirección de la feria en los últimos años ha sido que retiraran los molestos chi- Evolución de las galerías expositoras en ARCO en la última década 300 Total galerías expositoras 250 200 150 100 50 0 258 233 204 157 137 272 279 261 277 291 213 189 168 143 86 57 17 92 76 23 101 98 25 114 99 30 Galerías extranjeras 184 166 158 103 169 204 110 94 31 96 101 106 Galerías españolas 110 87 93 Países representados 27 28 28 31 28 32 35 1994 Infografía ABC 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 ll- outs (zonas de descanso) cada vez más sofisticados y que molestaban a los coleccionistas. Pues dicho y hecho. Este año sólo habrá uno instalado fuera de la feria y otros dos, al final de cada uno de los pabellones (7 y 9) Los grandes ausentes Un comparación del listado de galerías participantes en 2004 y 2005 nos lleva a otra reflexión. Se echa en falta a determinadas galerías extranjeras de peso, que en anteriores ediciones se ha- bían convertido en algunas de las más visitadas. Unas no han sido invitadas y otras han decidido no acudir. Así, no estarán presentes, por ejemplo, Thessa Herold, de París; Gmurzynska, de Colonia; Bruno Bischofberger, de Zurich; Pudelko, de Colonia... En la nómina de estas galerías figuran los principales artistas del siglo XX. Thessa Herold es una de las que más ha potenciado el arte español desde París, Bischofberger era una de las atracciones con su stand situado en un lugar privile- giado de la feria y plagado de cuadros de Barceló. Tanto Gmurzynska como Pudelko cuentan en su nómina artistas de la talla de Picasso, Leger, Sonia Delaunay, Arp, Gargallo, Gris, Klein, Miró, Mondrian, Tàpies, Kandinsky... Otra de las megaestrellas, Jan Krugier (es el representante de Marina Picasso, la heredera del artista con mejor obra de su abuelo) dudó si acudir o no a ARCO este año. Han estado en la feria de Bolonia e irán después a la de Palm Beach. Finalmente, como les in- La modernidad de Ignacio Pinazo ilumina la Fundación Mapfre N. P. MADRID. Desde la monográfica que le dedicó en 1981 la Biblioteca Nacional, no se había revisado en una exposición la obra de Ignacio Pinazo, que ya en la segunda mitad del siglo XIX puso los cimientos de la modernidad. La Fundación Cultural Mapfre, empeñada- -feliz y plausible empeño- -en sacar del olvido a los nombres propios que hicieron posible el origen de las vanguardias, ha querido, 24 años después, mostrar el trabajo del artista valenciano con un centenar de obras (lienzos, dibujos y pequeñas tablas) en una completa exposición, comisariada por Javier Pérez Rojas. Son dos en una: las salas reúnen las grandes obras, mientras que en las vitrinas de afuera se exhibe el pequeño formato. El retrato, la pintura decorativa y el desnudo (totalmente escandaloso para la época su Desnudo de frente son los tres grandes bloques temáticos en torno a los cuales gira la antológica de este maestro de pintores, que se adelantó a su tiempo y llegó a tener rendida a sus pies a la burguesía valenciana. Entre las obras expuestas podemos destacar tres de las cuatro pinturas de su serie Las Cuatro Estaciones o los cuatro grandes paneles que Pinazo hizo para la cervecería El León de Oro. Parte del material expuesto procede de la Casa- Museo del artista en Godella, la localidad valenciana donde pasó sus últimos años. Aunque en menor medida, también se aborda su faceta de paisajista y pintor de escenas de costumbres, así como los lienzos de historia que hizo como becado en la Academia de España en Roma. Uno de ellos, Las hijas del Cid abre la muestra. Especialmente exquisitos e intimistas, sus retratos infantiles. Ignacio Pinazo 1849- 1916 Fundación Cultural Mapfre. Hasta el 3 de abril El comisario, admirando un pinazo