Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 BIOGRAFÍAS VIVAS MARADONA JUEVES 3 2 2005 ABC 30 octubre 1960 Diego Armando Maradona nace en Lanús (Buenos Aires, Argentina) De familia humilde. Estudios primarios. Empieza a jugar en el Estrella Roja, de Villa Fiorito. 1976 Debuta como profesional con Argentinos Juniors. En 1977 es convocado para la selección. Campeón mundial juvenil en 1979. Ya en Boca Juniors, en 1981, es campeón de Liga 1982 Después de jugar el Mundial 82 en España, ficha por el Barcelona (1.200 millones) Sufre una hepatitis y una grave lesión. En 1984 (hasta 1991) va al Nápoles, que nunca había ganado una Liga y con él conquista dos veces el scudetto italiano 1986 Campeón del mundo en México. Contra Inglaterra marca un artero gol con la mano (la Mano de Dios, según él) y otro tanto, el más célebre, tras regatear a muchos rivales DIEGO ARMANDO MARADONA Buenos Aires, Argentina 1960 La Mano de Dios, y sobre todo el Pie Creador supremo para el fútbol, su paraíso natural era la hierba, pero después, para su vida, buscó un paraíso artificial en la cocaína. Joven aún, su futuro está en juego ano de Dios un día fue tu mano (hiciste de aquel gol acto de fe) mas no dijiste nada de su Pie para explicar tu Juego sobrehumano. Acierto celestial o error pagano, jamás el mundo supo lo que fue, si plan divino (Dios sabrá por qué) o plan... teamiento suramericano. Escucha esta oración, ambiguo Diego, en el nombre del Fútbol te lo ruego: revela si eres Él o tu persona. Aclara tu atributo, nimba o suda, y no nos atormentes con la duda de si honramos a Dios o a Maradona. El tiempo no tardaría en despejar la incógnita expuesta en este soneto de Ignacio Torrijos, publicado por ABC cuando Diego volvió a un Mundial (Italia 90) cuatro años después de ganar el anterior (México 86) con el gol manual que el genio argentino había atribuido a la Mano de Dios. Su historia mostró muy pronto que Maradona no era casi divino, sino demasiado humano. Sumo hacedor del meR A TIS jor de los juecon gos, acabó por convertirse en DO MI MARADONA. LA un juguete roto. MANO DE DIOS El Argentina- Inglaterra de Jimmy Burns del Mundial 86, el de la Mano de Dios, ha pasado a simbolizar el claroscuro de Maradona. En ese partido, Diego Armando el Pelusa marcó dos goles: uno luminoso, con el cuero relampagueando de regates, y el otro sombrío, con un borroso manotazo. El mago que poseía todos los trucos buenos del fútbol tiró de prestidigitación mala. Y en la vida, donde también lo tenía todo, como en el campo, asimismo hizo trampa. Mientras en público iba basureando su omnipotencia balompédica al dar positivo en tres controles antidopaje, sus andanzas privadas seguían derroteros similares por culpa de su adicción a las drogas. De la idolatría a la denuncia, de la aclamación a la condena, Maradona, rodeado siempre de satélites rapaces que orbitaban en torno al astro, se ha deslizado desde la gloria bendecida por todos hacia la autodestrucción maldecida a solas. Jimmy Burns, autor de un libro sobre lo humano (el fútbol) y lo divino (Maradona) ofrece a los lectores esta biografía después de haber ofrecido su devoción al personaje, ese Diego que a sus 44 años, inflado y a veces grotesco, leyenda irreconocible, espera sin duda que Dios le eche de verdad una Mano... M G NG O CÓMO CONSEGUIR EL LIBRO Domingo 6 de febrero, gratis con ABC Con los tres cupones del jueves, viernes y sábado EL La Mano de Dios fue, según Maradona, la que palmoteó el balón a la red de Shilton, el portero de Inglaterra, despejando así el camino hacia el título mundial de 1986 1981 Boca Juniors. El equipo gana la Liga con el nuevo astro argentino 1988 Nápoles. Diego, en plenitud, da el scudetto a su squadra 1993 Argentina. Ya le acosaban los problemas, pero mantenía su 10