Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 2 2005 47 Un tercio de los toxicómanos se inician en el consumo de drogas antes de los dieciséis años REACCIONES José Luis Rodríguez Zapatero Presidente del Gobierno El jefe del Ejecutivo manifestó haber seguido con interés la evolución del Pontífice, e indicó su intención de telefonear al cardenal Rouco para interesarse por la salud del Papa Scott McClellan Portavoz de la Casa Blanca Nuestros pensamientos y plegarias están con el Santo Padre, y le deseamos una rápida recuperación Lech Walesa Ex presidente de Polonia No convirtamos la hospitalización del Papa en una tragedia. Oremos por nuestra salud y, sobre todo, por la del Papa, y todo saldrá bien Girolamo Sirchia Ministro italiano de Salud El Sumo Pontífice se está recuperando y tanto sus médicos como nosotros nos sentimos optimistas ante su próxima mejoría Historia clínica de Juan Pablo II Desde el atentado de 1981 la salud del Papa emprendió un lento deterioro, al que se ha sumado su avanzada edad y el parkinson que padece desde 1991. Su fuerza de voluntad ha logrado ocultar sus dolencias 1999. Una nueva caída durante un viaje a Polonia le abre una herida en la frente que necesita puntos de sutura 1993. Sufre una caída que le produce una luxación en el hombro derecho 2003. En septiembre, durante su viaje a Eslovaquia, muestra un estado aún más débil: no puede dar ni un sólo paso, es incapaz de leer sus discursos y le cuesta respirar. A finales de año padece una oclusión intestinal 1991. El temblor de la mano revela los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson 1981. El atentado que sufrió el 13 de mayo en la Plaza de San Pedro fue el primer y más grave contratiempo para su salud. Recibió dos impactos de bala y le tuvieron que extirpar 55 centímetros de intestino 2004. Son cada vez más llamativas sus dificultades para respirar, hablar y sobrellevar sus obligaciones 1992. Es intervenido de un tumor benigno en el colon guna ocasión ha hecho notar que la Iglesia no se gobierna con las piernas sino con la cabeza Protegido por un fuerte cordón de seguridad, Juan Pablo II ocupa las habitaciones en el décimo piso del hospital Gemelli que él mismo bautizó jocosamente como el Vaticano Tres visto que se convertía en su residencia más frecuente después del Palacio Apostólico y la Villa de Castelgandolfo. El ala del Papa Junto a su habitación y la de su secretario, el ala del Papa incluye una capilla, una enfermería, una pequeña cocina, el alojamiento para sor Tobiana y las demás religiosas que le acompañan, así como espacio para los dos servicios de seguridad, el italiano y el del Vaticano. El hecho de tener accesos limitados y disponer de un ascensor exclusivo mantiene a raya a posibles intrusos en un complejo gigantesco, pues el Policlínico Gemelli, dependiente de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, cuenta con 18.000 camas, 5.000 empleados y 4.000 estudiantes. Aunque los médicos han reducido las visitas al mínimo, el Papa recibió ayer a su vicario para la diócesis de Roma, Camillo Ruini; al alcalde de la ciudad, Walter Veltroni, y al ministro de Sanidad italiano. 1994. Un resbalón en la bañera le fracturó el fémur de la pierna derecha. Desde entonces lleva una prótesis de titanio 2002. Se le diagnostica una grave artrosis de rodilla y su salud empeora. En mayo, durante su viaje a Bulgaria, empieza a tener problemas para caminar y aparecen problemas respiratorios. Todos sus desplazamientos los hace en silla de ruedas 1996. Durante la primavera sufre varios trastornos intestinales que le obligan a guardar reposo. En octubre es necesario extirparle el apéndice La silla de ruedas encaja en la plataforma móvil, más alta para trayectos largos El reposapiés es casi invisible, y de altura regulable El Papa utiliza una silla con ruedas ocultas y altura regulable eléctricamente FERNANDO RUBIO