Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 JUEVES 3 2 2005 ABC Sociedad Sodano y Dziwicsz, personajes clave En la Iglesia católica no existe un vicepapa por lo que nadie puede ejercer los poderes de Juan Pablo II durante su enfermedad. En cambio, en estos casos sí asumen una mayor responsabilidad sus dos colaboradores más directos: el cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano, y el secretario personal del Papa, monseñor Stanislaw Dziwicsz. El cardenal Sodano se ocupa de los asuntos ordinarios de la Iglesia como Institución, mientras que monseñor Dziwicsz se ocupa de su elemento más importante, que no es otro que el Pontífice. El discreto Don Stanislao como se le conoce desde hace 26 años en la Curia ante la dificultad de pronunciar correctamente su apellido, ha dedicado su vida a Karol Wojtyla desde los tiempos de obispo de Cracovia, y cuida del Papa como lo haría un hijo, sin perderle de vista de día ni de noche. Hace un par de años, Juan Pablo II encajó un serio disgusto cuando su ayudante tuvo que ser internado en el Gemelli por un problema cardiaco. Aunque nadie lo dijo, buena parte del stress de Don Stanislao procedía de su preocupación por la salud del Santo Padre en aquellos momentos. Un grupo de monjas portan velas en la Basílica de San Pedro del Vaticano AFP El Papa mejora, pero permanecerá ingresado una semana en el hospital Los cardiólogos ya habían pensado en marzo realizarle una angioplastia b Navarro- Valls pide mantener la calma ante las especulaciones sobre la salud de Juan Pablo II, aunque reconoce que recibió terapias de ayuda a la respiración JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Juan Pablo II se encuentra mejor pero deberá permanecer ingresado en el hospital Gemelli durante varios días hasta que supere la grave insuficiencia respiratoria causada al sobreponerse una inflamación de laringe y tráquea a un problema de edema pulmonar y falta de tono muscular debido al parkinson. El portavoz del Vaticano anunció ayer que las terapias de ayuda a la respiración habían permitido estabilizar el cuadro clínico y situar los parámetros cardiorrespiratorios y metabólicos dentro de los límites normales Joaquín Navarro- Valls quitó dramatismo a la situación afirmando que el Papa tiene sólo un poco de fiebre invitando a los centenares de periodistas reunidos en el Gemelli a mantener la calma y bromeando sobre el hecho de que había sido trasladado en ambulancia puesto que el metro no llega hasta aquí El portavoz añadió que el Santo Padre participó ayer des- provocada por la gripe, la insuficiencia respiratoria del Papa era visible desde hace meses. La imposibilidad de enderezar la espalda- -una de las consecuencias del parkinson- -rebaja la funcionalidad de sus pulmones y del diafragma, según reconoció el cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Salud. No a las especulaciones Al ligero edema pulmonar, llamado también enfisema senil que limita aún más su capacidad respiratoria, se ha añadido un problema de irrigación cardíaca, que los médicos pensaban abordar en marzo mediante una angioplastia (utilizando un catéter con un minúsculo dilatador hinchable) y la colocación de dos tubos internos metálicos (stent) dentro de los vasos sanguíneos, visto que la edad y condición del Papa convierten en arriesgada una operación de by- pass A pesar de ese cuadro, el Santo Padre continuaba trabajando a ritmo muy intenso, que deberá reducir cuando vuelva al Vaticano. Según sus colaboradores más cercanos, el Papa de los enfermos no considera molesto ni humillante que se conozcan sus limitaciones físicas. En cambio, le duelen las especulaciones sobre su capacidad para desempeñar su ministerio, y en al- Un carabiniere con el parte médico del Papa, en la clínica Gemelli de su cama en la misa celebrada en la habitación por su secretario personal, Stanislaw Dziwisz. Con todo, es posible que la hospitalización se prolongue casi una semana, pues una recaída por un precipitado regreso al Vaticano sería muy peligrosa. El pasado martes por la tarde, a pesar de que empeoraba a ojos vistas, Juan Pablo II se resistía a trasladarse- -por octava vez- -al hospital Gemelli. REUTERS Sólo la insistencia de su médico, Renato Buzzonetti, y la gravedad de los espasmos de laringe, que amenazaban sofocarle, le obligaron a aceptar el traslado tras la cena. Joaquín Navarro- Valls precisó que el Papa no perdió el conocimiento en ningún momento, y no había sido sometido a un TAC (tomografía axial computerizada) como se difundió en los primeros momentos. Aunque la hospitalización ha sido