Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 2 2005 Internacional 27 Los religiosos suníes creen ilegítimos los comicios Continúa la violencia, pero se observa una relativa inactividad de la insurgencia A. SOTILLO BAGDAD. Los religiosos suníes agrupados en la Asociación de Clérigos Musulmanes reiteraron ayer que consideran ilegítimas las elecciones a la vista del reducido número de suníes que habrían acudido a las urnas. E insistieron en que estas elecciones no son legítimas ni para negociar una Constitución ni para firmar acuerdos de seguridad y económicos. En principio, este pronunciamiento complica los llamamientos a la unidad y la concordia lanzados por los principales partidos que participaron en las elecciones. Pero los clérigos tampoco dieron esquinazo al resultado ni cerraron plenamente la puerta a la posibilidad de sumarse al proceso político en marcha. Dan a entender más bien que, para ellos, se trata de un momento político provisional: Vamos a respetar la elección de quienes votaron y a considerar al nuevo Gobierno como un Gobierno de transición con poderes limitados Aunque planteen la imposible exigencia de que el nuevo Ejecutivo no tome decisiones estratégicas. La Asociación de Clérigos Musulmanes es considerada como la organización a la que se podría recurrir para tender un puente hacia la guerrilla nacionalista. Una posibilidad que ya ha sido alguna vez evocada por quienes abogan por aislar a la insurgencia más nihilista e intentar ampliar la base social del régimen en territorio suní. Pero su integración no parece nada fácil en tanto se mantengan las tropas norteamericanas en el país, ya que la salida de las mismas es puesta siempre por los clérigos como condición indispensable para su participación en el juego. Y por el momento, las tropas van a seguir, de forma que la invitación para que los suníes participen en el nuevo poder se dirigirá sobre todo a los partidos suníes pronorteamericanos. nía a Irak, cuando se formó el Gobierno transitorio encabezado por Iyad Alaui, hubo un periodo similar de relativa calma, que se rompió después en Faluya, y que degeneró al cabo de pocas semanas en otra orgía de atentados y matanzas. Un marine estadounidense llora la muerte de sus compañeros en Irak REUTERS Replanteamiento de la estrategia Tras las elecciones, se observa, además, una relativa inactividad de la insurgencia. Hay los consabidos tiroteos y el lanzamiento de alguna que otra granada de mortero. Siguen las emboscadas y la sed de secuestros. Pero todo ello parece poca cosa comparado con el paroxismo de violencia y atentados terroristas que precedieron a los comicios. Hay especulaciones de todo tipo para explicar el fenómeno, pero la más frecuente es la de que la insurgencia está haciendo un replanteamiento de su estrategia. Señal de que incluso ellos reconocen que las elecciones abren una nueva etapa, aunque los problemas permanezcan. Ya después del traspaso de sobera-