Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 2 2005 Nacional IBARRETXE LANZA LA CAMPAÑA ELECTORAL TRAS EL NO A SU PLAN 15 El líder socialista corrige a Felipe González G. L. A. MADRID. Son muchos, y algunos tan importantes como la propuesta del Pacto Antiterrorista, los asuntos en los que José Luis Rodríguez Zapatero no ha coincidido en el criterio con Felipe González, pero prácticamente inéditas las ocasiones en que el presidente del Gobierno lo ha reconocido públicamente. Ayer ocurrió. Zapatero no comparte con González la opinión de que convocar un referéndum sobre la Constitución Europea sea un error, como insinuó el lunes el ex presidente del Gobierno. Y explicó por qué. Por un principio general: Nada se repite en la Historia. Son situaciones y referendos distintos Pero, sobre todo, por una diferencia que González no tuvo en cuenta al juzgar este referéndum con el recuerdo del que él convocó sobre la integración en la OTAN: En esta ocasión, primero hablará el pueblo y después lo harán las Cortes González había advertido de que el Parlamento puede quedar deslegitimado si apoya la Constitución el 80 por ciento de sus miembros, pero sólo votan en el referéndum el 35 ó el 40 por ciento de los ciudadanos El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE no quiso fijar objetivos de participación y se limitó a señalar que yo voy a hacer lo que pueda para que la gente vaya a votar De hecho, su agenda de campaña se ha engrosado con dos actos no previstos inicialmente- -en Extremadura y Aragón- Esta noche dará el pistoletazo de salida en Madrid. Rodríguez Ibarra clama contra las reverencias a quien se quiere ir de España Los pobres no tenemos tiempo de discutir sobre gilipolleces se quejó el presidente extremeño b Juan Carlos Rodríguez Ibarra criticó con dureza el talante de Zapatero hacia los nacionalistas y aseguró que España es una mala madre y una buena suegra JOSÉ ENRIQUE PARDO MÉRIDA. El presidente del Gobierno de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, no pudo ocultar su malestar por el trato que el Gobierno de Rodríguez Zapatero da a los nacionalistas y ayer se despachó a gusto criticando duramente las contemplaciones dispensadas al lendakari Juan José Ibarretxe en el Congreso de los Diputados. Ya va siendo hora de levantar también un poquito la voz dijo el dirigente socialista tras preguntarse ¿quién se preocupa de los que quieren quedarse en España? Este país es una mala madre y una buena suegra añadió Ibarra, una de las escasas voces dentro del PSOE que ayer, públicamente, habló contra la línea oficial que mantiene su partido, consistente en destacar el ambiente de normalidad en el que transcurrió el pleno sobre el plan Ibarretxe. EFE para que esa situación se produzca ya que, según recordó, la Ley de Partidos está vigente, si bien señaló que, en su caso, corresponde decidir al Supremo. y todos los demás rezando para que no se vaya añadió. Rodríguez Ibarra hizo estas declaraciones en la inauguración de la feria agrícola Agroexpo, que se celebra en la localidad pacense de Don Benito, y ante varios centenares de agricultores dejó más que clara su indignación por lo que está ocurriendo en la política nacional. Están siempre discutiendo sobre aquellos que se van y sobre aquellos que se quedan, pero los pobres no tenemos tiempo de discutir sobre gilipolleces se lamentó Ibarra, Los pobres nos tenemos que levantar todas las mañanas a trabajar para ser capaces de sacar esta región adelante, gracias al esfuerzo que se nos negó sistemáticamente a lo largo de la historia aseguró. Siguiendo con esa argumentación, el dirigente socialista instó a los diputados del Congreso a discutir sobre Agricultura con la misma intensidad con la que se debatió el miércoles el Plan Ibarretxe. ERC: radicalidad sin trascendencia Por lo que se refiere a la radicalidad del discurso pronunciado por el portavoz de ERC, Joan Puigcercós, se le restó trascendencia tanto desde el Gobierno como desde el PSOE y el PSC. Zapatero evitó comentarlo con el argumentó de que hubo de ausentarse durante parte de su intervención y dijo que tengo que leerlo pero fuentes de la dirección del Grupo Socialista descartaron que vaya a influir en la negociación en marcha para cerrar un acuerdo anual de alianza parlamentaria. ¡Qué respeto, qué reverencias! En ese sentido, Rodríguez Ibarra pidió para sí el mismo trato que se dio el martes en el edificio de la Carrera de San Jerónimo al que se quiere ir de España ¡Qué respeto, qué reverencias! dijo el barón socialista en tono mucho más que irónico. Uno que se quiere ir, ral, ilegal e ilegítima como los referendos que convocaba Franco. Y no exagero en la comparación. En aquéllos también la pregunta era una trampa, también se hacían en ausencia de libertad y también entonces la no participación era perseguida y sancionada. Sólo que esta hipotética consulta sería permitida por un Estado democrático que tiene la obligación de defender la igualdad y la seguridad de sus ciudadanos. Espero que a nadie del espacio de los demócratas se le ocurra aceptar que las elecciones del próximo 17 de abril sirven a modo de referéndum, con la ventaja de que no nos vemos en la obligación de suspenderlo. Sería una perversión aún más peligrosa y doblemente dolorosa. Ningún proceso electoral sirve para legalizar leyes ilegítimas. Nunca y en ninguna circunstancia. Pero en el caso del País Vasco, menos aún. Porque ya hace demasia- do tiempo que una parte importante de la ciudadanía vasca tiene mermados sus derechos. Ya hace demasiado tiempo que vivimos en libertad vigilada Ya hace demasiado tiempo que en el País Vasco no se dan las condiciones democráticas para celebrar elecciones. ¿Qué clase de campaña se puede hacer si para organizar un mitin en Ondarroa, por ejemplo, has de movilizar a más policías que te protejan que a ciudadanos que te puedan escuchar? ¿Qué clase de democracia es ésa que ve como normal el que muchos políticos no puedan pasear tranquilos por determinados barrios de Bilbao, San Sebastián, o por pueblos como Oyarzun, Beasain o Bermeo? Sin contar con la anomalía que supone que el diez por ciento de la población se haya exilado, y no por motivos económicos. No, no hay condiciones democráticas para ir a las urnas desde hace ya demasiado tiempo. Y mucho menos para plebiscitar una propuesta rechazada por los representantes legítimos del pueblo soberano. Espero que el paso del señor Ibarretxe por las Cortes haya servido para que no puedan llamarse a engaño ni siquiera los malabaristas de la política o los que pudieran ir de ingenuos, más que nada porque la realidad es muy dura. Aquí estamos muchos que apelamos y confiamos en la democracia y en el Estado para que defienda nuestros derechos. Aquí estamos muchos que no olvidamos, que estamos dispuestos a ser la memoria viva de los que ya no pueden hablar. Aquí estamos muchos- -o pocos, yo qué sé- -que no nos vamos a callar. Muchos que hacemos nuestras las palabras de Primo Levy: Si comprender es imposible, conocer es necesario. Y recordar es un deber