Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional IBARRETXE LANZA LA CAMPAÑA ELECTORAL TRAS EL NO A SU PLAN JUEVES 3 2 2005 ABC Zapatero contrapone su discurso para hoy y mañana al sólo para ayer de Rajoy El presidente del Gobierno no ve margen para que Batasuna concurra a las elecciones vascas b Los socialistas rechazan dar carácter de plebiscito a los comicios autonómicos y también su planteamiento como un enfrentamiento entre bloques G. LÓPEZ ALBA MADRID. Gobierno y PSOE confían en que sea la propia sociedad vasca la que fuerce al PNV a abandonar los planteamientos rupturistas del plan Ibarretxe, pero rechazan que los próximos comicios autonómicos sean un plebiscito sobre una propuesta que no tiene ninguna viabilidad legal como certificó el martes el Pleno del Congreso. En este sentido, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer que las elecciones en democracia son importantes, pero no son definitivas Zapatero, durante una conversación informal con periodistas, destacó el enorme valor cívico de la forma en que se desarrolló el debate en el Congreso, sin bronca ni insultos, de modo que el lendakari no puede tener ninguna queja del comportamiento del Parlamento español De hecho, en fuentes del PNV se reconoce que esperaban un clima de mayor tensión y agresividad, especialmente por parte del PP, por lo que el sosiego y respeto desbarató el victimismo de Ibarretxe y situó fuera de contexto el discurso de su portavoz, Josu Erkoreka. La entrevista con Bush que nunca se planteó G. L. A. MADRID. El presidente del Gobierno aseguró ayer que en ningún momento se planteó formalmente la posibilidad de que celebrara en Bruselas una entrevista con el presidente de EE. UU. George Bush, aprovechando la visita que éste realizará a la OTAN e instituciones comunitarias. Zapatero explicó que Bush le había comentado telefónicamente a Su Majestad el Rey: Veré al presidente en Bruselas. Ya hablaremos Pero circunscribió este comentario al hecho de que coincidirán allí durante todo un día, junto a otros mandatarios europeos. Ni Bush ni nosotros teníamos intención de celebrar ese encuentro, que no procede dijo aludiendo a las circunstancias reseñadas, con independencia de que en algún momento puedan intercambiar algunas palabras. Agregó que tampoco hay motivos urgentes ya que la relación es tranquila Zapatero y De la Vega conversan en un momento de la sesión de control al Gobierno cer a su propia parroquia electoral o para responder a Ibarretxe, sino también para trasladar un mensaje a la sociedad vasca de que el entendimiento es posible. Zapatero no quiso pronunciarse sobre las posibilidades de que el PNV rectifique, alegando que en política nada es enteramente previsible, pero sostuvo que si se cree en algo ha de trabajarse para llegar a esa situación. En este sentido, defendió que las próximas elecciones no deberían ser un enfrentamiento entre bloques sino la ocasión para abrir un camino para convivir juntos y se mostró convencido de que el PSOE concurre en unas condiciones clarísimamente mejores En esta línea, el candidato socialista a lendakari, Patxi López, adelantó que no vamos a entrar en el juego de los frentes y recordó que su primera promesa ante una hipotética victoria es la convocatoria inmediata de una Mesa de Partidos para elaborar conjuntamente una propuesta de reforma del Estatuto de Guernica. El PSE confía en movilizar a todos sus votantes de las generales, recibir el voto útil no nacionalista y también el de nacionalistas moderados que se sienten alarmados por la deriva rupturista del PNV. Además, destaca que- -tras el PNV- -es la segunda opción entre los nuevos votantes. En cuanto a la posibilidad de que Batasuna pueda presentar listas, el presidente del Gobierno dijo no ver margen La batalla de la imagen A juicio de los socialistas, Ibarretxe acudió al Congreso sobre todo para librar una batalla de imagen y la perdió con rotundidad a tenor del exquisito comportamiento de todos los diputados, a los que Zapatero consideró merecedores de un aplauso colectivo El presidente del Gobierno, que se mostró satisfecho por el desarrollo del debate, señaló que también es bueno que el PP esté contento con la intervención de su líder, Mariano Rajoy, que incluso mereció elogios procedentes de la bancada socialista. Pero al mismo tiempo- -quizás preocupado por que los elogios se decanten a favor de Rajoy- intentó mejorar la valoración de su intervención al dibujar un claro contraste entre el discurso del jefe de la oposición, que- -según dijo- -fue de ayer y para ayer y, por tanto, sin más recorrido; y el suyo propio, que definió como un discurso para hoy y para mañana es decir, de más largo alcance y pensando no sólo para satisfa- EL DEBER DE RECORDAR ROSA DÍEZ D EL debate de hace dos días en el Congreso de los Diputados se pueden extraer diversas consideraciones, pero se han constatado, con absoluta claridad, dos cuestiones clave para el futuro. Una: que la política de apaciguamiento ni ha tenido ni tiene ni tendrá ningún éxito con el PNV y con Ibarretxe. Dos: que Ibarretxe sigue estando dispuesto a saltarse la ley y que muestra el más absoluto desprecio por el sistema democrático. Así las cosas, propongo que, más que preguntarnos sobre cómo transcurrió o debiera haber transcurrido el debate, conviene- -urge- -que em- pecemos a decidir cómo hemos de actuar a partir de ahora. Resulta evidente que Ibarretxe se va de Madrid con su capacidad de iniciativa intacta. Si se me apura, no me extrañaría que creyese que lleva una bala en la recámara. Nada más finalizar el pleno, con los fotógrafos aún trabajando y las crónicas sin pasar a la redacción, ya estábamos todos esperando ansiosos cuál sería su próxima jugada. Lo que yo quiero proponer es que nos movamos, que apliquemos ante este nuevo atropello la tan aplaudida propuesta de democracia preventiva Ya sé que hay una doctrina política que sostiene que determinadas cosas han de hacerse, pero no conviene decirlas. En general suelo compartir ese criterio, pero en concreto y a estas alturas del chantaje nacionalista, sostengo que es oportuno y necesario clarificar el panorama. Me explico. Ya le hemos dicho a Ibarretxe que no acep- taremos el chantaje, ni ahora ni nunca. Él nos ha vuelto a amenazar con dar la voz al pueblo vasco Hoy, con elecciones anticipadas que quiere convertir en plebiscitarias. Mañana, si nos callamos ante el atropello, con un referéndum. La respuesta del Estado no puede ni debe esperar. Ha de confirmarse la supremacía de la democracia. Ha de garantizarse a los ciudadanos españoles- -y de entre ellos a los vascos en particular- -que se utilizarán todos los instrumentos de la política y del Derecho para evitar que en el País Vasco se siga pervirtiendo la democracia. Hablando claro: si el señor Ibarretxe convoca una consulta, el Estado deberá impedir que se celebre. ¿Cómo? Ni lo sé ni necesito saberlo. Sólo quiero estar segura- -y, como yo, cientos de miles de vascos- -de que no se permitirá una farsa electoral más. De que no se nos violentará con una consulta tan inmo-