Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión JUEVES 3 2 2005 ABC Mañana en Cartas al director Nuestros políticos En el debate del plan Ibarretxe en el Congreso, ¿por qué los diputados del PP no aplaudían cuando hablaba el presidente del Gobierno? ¿Por qué los diputados del PSOE no aplaudían cuando hablaba Rajoy? ¿Acaso no están unidos los dos grandes partidos en el rechazo al plan independentista? Hubiesen dado una imagen mucho más civilizada y unida de la sociedad, en lugar de parecer que populares y socialistas siempre tienen que estar enfrentados, por encima de todo. Y no siempre es así, afortunadamente. Qué gran momento hubiese sido ése en el que Acebes o Zaplana aplaudieran a Zapatero, o ése en el que Rubalcaba o López Garrido aplaudieran a Rajoy. ¿No defendían, en esencia, lo mismo? ¿O temían algo? Isabel Aguilar. Puertollano (Ciudad Real) Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Fiebre olímpica El proyecto de Madrid 2012 ha reactivado una zona que permanecía en el olvido. San Blas y Coslada han experimentado en los últimos años una revalorización en el precio de sus viviendas motivada por los futuros desarrollos olímpicos. -Juanjo, te lo recuerdo: llámame, por favor, si queréis volver al Parlamento para además celebrar bodas, bautizos y comuniones. comenzado, con su discurso, lo que se vislumbra como el inicio de una imposible cabriola, de triple salto mortal con tirabuzón invertido, que contente a todos. Cabriola que le dé alguna posibilidad frente al PNV en las próximas elecciones vascas, que le permita mantener la estabilidad del Gobierno nacional, que no espante a su electorado español que atraiga al foráneo que el tripartito no se convierta en, simplemente, partito y que, en definitiva, dentro de tres años y parafraseando a Guerra, don Alfonso, a España la siga conociendo al menos la madre que la parió, que visto lo visto, vaya usted a saber quién fue. Así pues, el presidente de la todavía nación tendrá que hacer un hueco en su apretada e incumplida agenda para que, entre clase y clase de inglés, entre cita y no cita con presidentes y multinacionales, pueda tomar algunas lecciones de acrobacia y malabarismo. Joaquín Jiménez. Cáceres. rio una propuesta ilegal como la que presenta Ibarretxe y, sin embargo, aún no hayan dado ni fecha para poder entregar los tres millones de firmas recogidas por la Concapa a favor de la enseñanza de la Religión. Javier Cámara B. Granada. La cabriola En el debate sobre la propuesta del plan Ibarretxe quedaron varias cosas claras que, por obvias, no mencionaré, y otras, no tan evidentes, se manifestaron como llamadas por conjuro. Nueve meses llevamos de nuevo Gobierno y nueve meses han tardado los sectores nacionalistas que lo soportan y dan sustento en dar a luz, y taquígrafos, a la verdadera esencia de la deuda contraída por el Ejecutivo. Puigcercós terminó, con su discurso, de dejar listo el modelo de Estado, o más bien de no Estado, que van a exigir al presidente Zapatero como peaje sustentador de su Gobierno y, probablemente, del tripartito catalán. Caro, o más bien Carod, se lo han fiado. El presidente Zapatero ha Comparaciones Me sorprende que el Gobierno admita a trámite parlamenta- A pie de calle Al hilo de la celebración de la XXIV edición de ARCO, Guía de Madrid recorre los circuitos más alternativos del arte. Nada escapa a su influjo: desde tiendas a locales de copas. Ambigüedad y falta de coraje Una vez más Rodríguez Zapatero se mostró no como un presidente de Gobierno, sino como alguien que en cada ocasión- -la del martes era importante- -ve la posibilidad de obtener votos sin importarle el país ni el pueblo al que ¿gobierna? Frente a la altura de miras, la claridad meridiana, la contundencia desde la serenidad y el buen estilo, la posición de hombre de Estado antes que de hombre de partido, la gallardía y la honradez de Rajoy ante el desafío de Ibarreche, Rodríguez Zapatero se movió, como suele hacer, en la ambigüedad, la maquinación, el equilibrio inestable, el disimulo, la intriga y la especulación, buscando tan sólo réditos electorales y, olvidándo que es presidente de España, obtener beneficios partidistas antes que beneficios de Estado. Sus movimientos son los clásicos del especulador, del tahúr, del jugador de póker que siempre esconde una carta; en el caso de Rodríguez Zapatero, las cartas del talante y del diálogo ad nausean talante y diálogo que más tarde empleará o no según sus intereses y los de su partido, nunca según los intereses de España. Que sepamos, todavía no hemos visto ni una sola decisión de nuestro presidente orientada a fortalecer España dentro y fuera de nuestras fronteras y como consecuencia de ello España ha pasado de jugar en primera en el campo internacional a jugar en segunda B. El último varapalo en la indefinible política nacional está por llegar y está muy cerca, más cerca del próximo mes de mayo porque se han adelantado al 17 de abril: las elecciones autonómicas vascas. Manuel del Rosal García. Talavera de la Reina (Toledo) Números locos Esta semana, Guía de Televisión lleva a su portada a Carlos Sobera, presentador del concurso de Antena 3 Números locos Además, una entrevista con Álex Barahona, nuevo actor que se ha incorporado a Los Serrano Y un reportaje sobre los famosos y la publicidad.